La Ciudad

Feria del Libro

“No veo al uso del lenguaje inclusivo como una moda”

10|10|19 09:48 hs.

La presentación del escritor bahiense Guillermo Martínez fue el plato fuerte de una nueva jornada de la 27ª edición de la Feria del Libro de la Biblioteca Sarmiento. 


Ayer por la tarde, el autor se robó todas las miradas cuando se sentó en la sala principal de la mencionada entidad y, ante una buena concurrencia, habló sobre “Los crímenes de Alicia”, la novela con la que obtuvo en enero pasado el Premio Nadal 2019, convirtiéndose en el quinto latinoamericano en quedarse con el prestigioso galardón. 

En forma previa a su exposición, Martínez, quien es dueño de un currículum notable con respecto a producciones literarias, dejó conceptos más que atractivos en cada una de sus respuestas. 

- ¿Qué le genera la presencia en la Feria del Libro de la Biblioteca Sarmiento? 
- La última vez que vine a Tres Arroyos fue hace 45 años. A los doce años jugaba al ajedrez y por eso viajé bastante por torneos. Tres Arroyos, además, es un lugar que tengo en la memoria por los viajes que de madrugada hacía de Buenos Aires a Bahía Blanca. De Tres Arroyos tengo recuerdos casi fantasmales. 


Un momento de la presentación de Guillermo Martínez, junto a la periodista Andrea Elgart. Habla el escribano Martínez (Marianela Hut)


- En esta oportunidad llega para ser parte de la Feria del Libro... 
- Me habían hablado mucho de la Biblioteca Sarmiento. Hace poco estuve con Mempo Giardinelli y él estaba muy impresionado con esta biblioteca. Estoy muy contento por haberla conocido.  

- ¿Que le genera el contacto con el público cuando es parte de encuentros como las que organiza la Biblioteca Sarmiento?  
- Estuve varios años fuera del circuito. Con la novela "Los crímenes de Alicia" fue como una vuelta al ruedo. Y lo que me resulta interesante y, a la vez curioso, es notar que en lugares muy diferentes del país hay lectores imprescindibles, que son aquellos que conocen todo lo que uno ha escrito. Encontrarme con esos lectores es una gran emoción. 

- ¿Qué significado tiene para usted el género policial? 
- Es una parte de lo que hago. En la juventud, pensaba que nunca iba escribir una novela policial. De hecho, en una encuesta a escritores contesté que nunca escribiría una novela policial. Era género que yo había leído mucho en la adolescencia y que lo había abandonado. Entonces, no lo considero como lo más interesante de lo que hago, pero sí me resulta interesante del género policial la posibilidad de tocar temas lógica matemática, de filosofía del lenguaje. Es un género que se presta muy bien para esa clase de discusiones cuasi-filosóficas y sin que sean pesadas o ensayísticas.  

- A principio de año usted fue galardonado con el Premio Nadal 2019, ¿Qué valor le da a ese reconocimiento que recibió? ¿Y qué significado le otorga a las anteriores distinciones recibidas? 
- Fue un gran honor haber obtenido el Premio Nadal. Hay una lista muy impresionante de la literatura española y, por otro lado, hay muy pocos escritores no españoles dentro de esa nómina. Realmente fue un honor inmenso. Yo no tenía la dimensión de lo importante que ese premio es en España. La noticia del Premio Nadal, al día siguiente, apareció en la tapa de todos los diarios españoles. Ahora, a partir de eso, mi nombre se conoce mucho más en España y el libro "Los crímenes de Alicia" va por su cuarta edición. Hay una frase que dice: los premios no tienen ninguna importancia, pero mejor es ganarlos. Así es que para mí, sobre todo los primeros, fueron importantes. Gracias al primer premio que recibí, pude publicar mi primer libro de cuentos. Cada premio, de todos modos, tiene su sentido. 

- Hace poco firmó una carta destinada a Alberto Fernández en la que se pusieron de manifiesto las urgencias de los escritores, ¿Cuáles son esas urgencias que existen? 
- En realidad, la carta fue pensada para el próximo presidente de la Nación. No la hicimos para una persona en particular. Incluso, es un tema que vamos a hablar con candidatos a legisladores de otros partidos. La idea es juntarnos como colectivo para decir cómo quisiéramos nosotros que fueran algunas cuestiones. Entre los objetivos está la restitución del Ministerio de Cultura. Si hay una jerarquización en Cultura, surja la posibilidad de la existencia de un área destinada al libro en particular y a las políticas de fomento de la lectura en los colegios secundarios. Lo que más queremos es que el Estado vuelva a promover la lectura y que se retomen algunas buenas experiencias que se dieron en gobiernos anteriores en el sentido de actualizar la literatura que llega a las escuelas.


Buen marco de público en la Sarmiento


Además, hay una parte que tiene que ver con la figura del escritor como trabajador. Hay un rol para el escritor en la industria cultural que no siempre es reconocido. En la Ley del Libro se prevé un par de lugares para los escritores pero quedan en total desventaja con respecto a los libreros y cámaras editoriales. Entonces, creo que se debe reconocer el papel del escritor y de sus condiciones de tipo jubilatorias e impositivas. Estamos pensando en alguna forma de tributar que tenga en cuenta que pasamos mucho tiempo sin percibir dinero hasta que se publican nuestros libros. En general, los escritores son monotributistas y todo ese tiempo tienen que tributar sin tener la posibilidad de contar con ingresos mensuales. 

- ¿Qué opinión tiene con respecto al lenguaje inclusivo? 
- Depende con qué énfasis se quiera imponer o discutir. Me parece razonable. La letra "e" en muchas situaciones abrevia la distinción que hay que hacer entre "todos" y "todas". Considero que tiene un sentido gramatical que va hacia la síntesis, que es una de las reglas que se busca en el lenguaje. Otras veces, el afán de la inclusión lleva a que existan frases muy largas y que quedan un poco ridículas en la intención de, a cada sustantivo, ponerle todas sus posibles denominaciones. El algo que está germinando. Y todavía no sabemos cuánto va a quedar de todo esto. En principio no me opongo, pero tampoco lo uso naturalmente. 

- ¿Ve al uso del lenguaje inclusivo como una moda? 
- No. No lo veo como una moda. Algo va a quedar. Estos cambios llevan un tiempo propio. No es cuestión de puro voluntarismo.  

- Al momento de escribir, ¿Se imagina usando el lenguaje inclusivo?
- No. No me imagino escribiendo con lenguaje inclusivo. De todas formas, no me parece mal que se vaya incluyendo en documentos oficiales. A partir de ahí, considero, sería más fácil para que entre en uso.