Claro, Reta y Orense

Contrastes en la Estación Forestal

Una postal maravillosa, en un día muy difícil

28|09|20 20:23 hs.


El martes pasado, el fuego afectó nuevamente a la Estación Forestal de Claromecó. Un día triste, en el que más de 300 hectáreas sufrieron los efectos de las llamas a la altura del Segundo Salto y bomberos de Claromecó, otros lugares del distrito y también de Oriente, trabajaron durante gran cantidad de horas. 

Aún en circunstancias muy adversas, cuando es difícil elevar la mirada, la naturaleza se manifiesta. En este caso, mediante un atardecer maravilloso que fue captado por Carolina Mulder con su cámara. 

El incendio provocó bronca. Porque todo indica que no surgió de manera espontánea, hubo un descuido, una intervención humana que derivó en otro daño hacia un paseo público que es emblemático de la localidad. 

 Un lugar con diversidad de plantaciones, símbolo de vida, que lucha por resurgir más allá de los reiterados incendios que significaron un golpe directo en las últimas dos décadas, desde aquel 31 de diciembre de 2000 y primeros días de 2001, cuando una superficie muy importante se vio alcanzada por el fuego. 

De repente, cuando se acercaba el anoche y luego de una jornada de trabajo muy intenso, el sol empezó a inclinarse detrás de los árboles. Luces y sombras, colores y tonos, paisajes que forman parte de nuestro distrito, un verdadero privilegio. 

Belleza, en medio de la destrucción. Contrastes que vale la pena apreciar, aunque lógicamente la preocupación estaba orientada hacia la manera de controlar los focos y evitar consecuencias más graves. 

La foto es un testimonio de un patrimonio natural que dejaron anteriores generaciones. Y que debe ser honrado, con el cuidado que merece. No sorprende, pero confirma las características especiales de Claromecó.     

Te interesaría leer