Di Carolis realizó la atención recibida tanto en el Hospital como en el Centro de Salud de Orense

La Ciudad

Oscar Eduardo Di Carolis, uno de los infectados

“En un día estaba sentado en el Hospital”

03|09|20 10:33 hs.

Oscar Eduardo Di Carolis es un hombre que trabaja y vive junto a su mujer Laura Alicia Giménez en la vecina localidad de Orense. Hace aproximadamente 15 días contrajo coronavirus y hoy, luego de atravesar “la peor parte” del virus, se animó a contar su experiencia. 


A través de su perfil de Facebook, el vecino publicó una carta en la cual describió sus vivencias, tratando de hacer llegar un mensaje de positividad y agradeciendo, además, la atención recibida tanto en Orense como en Tres Arroyos. 

Para ahondar aún más en cómo transcurre su vida con el Covid, La Voz del Pueblo dialogó con Di Carolis. “La llevamos bien, la vamos llevando… ya hemos superado la peor parte y ahora ya es ‘robo’ digamos” comenzó diciendo, al ser consultado sobre cómo estaba viviendo estos días.

La carta 
En un contexto tan dispar como este, Di Carolis se animó a contar su experiencia y a decir, públicamente, que es uno de los vecinos que contrajo el Covid-19. “El motivo de la carta no es culpar a nadie, simplemente la hice porque hay una trastienda detrás de todo esto que es desconocido para todos nosotros y me pareció justo de mi parte informarlo. Me comprometí a expresar lo que es mi experiencia pero desde el lado positivo de las cosas” explicó. 


Di Carolis realizó la atención recibida tanto en el Hospital como en el Centro de Salud de Orense


Otra de las cosas que lo llevaron a exponer su situación, fue el descreimiento de algunas personas respecto al virus. “Yo lo contraje involuntariamente” dijo y explicó que “me motivó a contarlo que ciertas personas, por su soberbia y su forma de ser, pensaron que jamás les podía tocar, que eran intocables porque tienen un poco más que otras”. 

Para Oscar, el virus le llegó rapidísimo: “Pasé de estar bien, a no tener fiebre pero sí dolor de cuerpo y cuando quise acordar, en un día, estaba sentado en el Hospital. La mente del ser humano no está preparada para ciertos cambios bruscos. Hay quienes lo podemos superar como gracias a Dios me sucede a mí que lo puedo ir superando, lo puedo contar y lo puedo compartir, pero hay gente que, pobre, no llega a eso. Escuchar como escucho o veo que la gente comparte videos de un médico diciendo que esto es todo mentira, que es toda una fábula la vacuna me hace a pensar en las esperanzas que podemos tener nosotros, los seres humanos, porque estamos esperanzados en esa vacuna para tener una vida mejor… tenemos que respetar a los médicos y a los que estudian para conseguir algo que nos haga estar más tranquilos”. 

El contagio 
“Esto es prevenible. Yo me cuidé de todas las maneras, usé todos los protocolos” dijo Oscar, mientras explicó que el virus llegó a ellos por un mínimo descuido. “Por la soberbia de algunos, por el hecho de decir ‘a mí no’, hoy estoy pagando lo que estoy pagando” sostuvo. 

En lo que respecta al contexto, explicó que “estuve trabajando en un lugar junto con mi señora, que está relacionada con otras personas; esas personas descreen, con la soberbia de que 'a ellos no', y por más que te estés cuidando, en un mínimo descuido que vos hacés, te lo agarraste”. 

- ¿Cómo sucedieron los siguientes días?
 - Y, yo empecé a tener síntomas un jueves… el jueves 20 sentí los primeros síntomas y llamé al doctor para ver si iba al consultorio o me atendía en otro lado porque tuve hasta esa precaución y automáticamente me aislé. Al segundo o tercer día me sentía mal, con mucha tos, mucha carraspera, dolor de espalda... entonces llamé nuevamente al doctor para ver si había algo para el dolor y ahí me trasladaron a Tres Arroyos; me hicieron el hisopado a la mañana y a la tardecita me trasladaron a Tres Arroyos. Estuve hasta el domingo en el Hospital. 

El viernes, mi señora sufrió una descompensación por mala alimentación, la llevaron al Hospital y justo dio la casualidad que nos pusieron juntos así que el domingo salimos juntos. Ella sufrió mucho menos, sintió dolores muy fuertes de garganta, lo más complicado fue lo mío porque se me produjo una tipo neumonía… 

En lo que respecta a los síntomas, Di Carolis explicó que “ninguno de los dos tuvo fiebre, nunca. Sí dolores de cuerpo y después a raíz de la tos mucho dolor de espalda y pulmones”. 

Controles 
En la nota escrita en su Facebook, Oscar Di Carolis reivindicó la atención recibida por parte de todo el personal sanitario tanto en Orense como en Tres Arroyos. “No quise pasar por alto la labor de los médicos. Cuando uno transita por cosas así, está ajeno a la realidad, a la trastienda de todo esto, porque por ejemplo tenés desde los enfermeros hasta la mucama… las enfermeras y mucamas que me tocaron a mí me dieron una atención espectacular, están continuamente encima tuyo, están controlando continuamente, te roban sonrisas, te hacen sentir uno más, estés como estés te hacen sentir bien”. 

En el cierre de la nota, y luego de pedir que “dejemos de ser tan discriminativos y tratemos de aportar porque el personal de salud también arriesga su familia para atenderte a vos”, Di Carolis la agradeció “al médico de Orense, al ambulanciero, al almacenero que me trae las cosas hasta la puerta de mi casa y quiero agradecer infinitamente a todas las mucamas del Hospital y a las enfermeras, a las de mesa de entrada, a todos... una atención espectacular, me hicieron sentir bien”.