La Ciudad

Con el mismo equipo de trabajo

Comenzó una nueva etapa en la estación Shell de avenida San Martín

01|09|20 11:35 hs.


 Desde este martes, Combustibles Tres Arroyos S.A. es propietaria y administra la estación de servicio Shell, ubicada en avenida San Martín y Rocha. El lugar perteneció a Mario y Tomás Di Tommaso durante 23 años; fueron los hermanos quienes realizaron una inversión importante en la década del ’90 para recibir allí a los clientes con amplias comodidades y prestaciones de avanzada. 

Gastón Cannestracci comienza formalmente con la tarea en este nuevo centro de expendio a su cargo. Cabe recordar que el empresario posee Petrotres S.A., estación Axion ubicada sobre ruta 228; las instalaciones que también operan con Axion en avenida San Martín y Ruta 3; la distribuidora Raiser; la estación de Claromecó; la representación de Shell en San Cayetano, donde inició su intervención en este rubro hace 15 años. Del mismo modo, en 2019 inauguró junto a Sebastián Bruzzese una estación Shell en Adolfo Gonzales Chaves. 

La etapa naciente tiene muchos aspectos por destacar. Mario y Tomás Di Tommaso dejan la actividad luego de una extensa y valiosa trayectoria, de la mejor manera, “por la puerta grande”. La venta no obedece a apremios económicos, sino a la decisión de disfrutar de más tiempo libre en otro período de la vida. El personal continúa, se mantienen las fuentes de trabajo. 

Gastón Cannestracci valoró la experiencia que tienen los empleados y por supuesto, buscará dar su impronta al funcionamiento del lugar. Con el tiempo, se podrán ir apreciando las modificaciones para adaptar las instalaciones a las características que pretende Shell, en la versión 2020. 

“Se va a incorporar el nuevo formato con iluminación totalmente Led, hay que actualizar los baños, lo que llamamos shop se va a convertir en un ‘Shell select’ muy parecido al de Gonzales Chaves. Esta versión es más nueva aún, será la de 2020. Estamos contentos porque va a ser una de las pocas en el país”, indicó en recientes declaraciones a La Voz del Pueblo. 

Un ciclo finaliza y otro surge. El movimiento continúa y no hay consecuencias negativas sobre los operarios, en un año particularmente complicado. Cuando se dan todas estas características en un acuerdo comercial, vale la pena ponerlo de manifiesto.

Te interesaría leer