En la casa del acompañante de Santos hallaron frascos con marihuana

Policiales

Habría sido filmado cuando robaba un celular

Tenía domiciliaria, pero volvió a la cárcel tras el hurto de un celular

19|07|20 09:25 hs.

Un tresarroyense condenado a prisión por distintos delitos, pero que estaba beneficiado con un arresto domiciliario desde 2019, fue trasladado nuevamente al penal en horas de la tarde de ayer, luego que la policía constató que no se encontraba en su casa cuando investigaba el robo de un celular. 


Se trata de Braian Santos, de 26 años, quien según informaron fuentes del caso, habría sido filmado cuando aparentemente hurtaba el celular del empleado de la estación de servicio Puma, ubicada en la intersección de la calle Derqui y la avenida San Martín, donde había cargado combustible momentos antes junto a otro joven. 

Además de la filmación, que supuestamente probaba que no estaba en la casa donde debía cumplir con el arresto domiciliario, los miembros de las fuerzas de seguridad lo identificaron y fueron a requisar su vivienda y tampoco se encontraba. 

Enterado de la falta, el Juzgado de Ejecución Nª1 ordenó el regreso de Santos al penal de Villa Floresta, a donde fue trasladado en horas de la tarde, luego de tomarle la fiebre en el Hospital Pirovano, como parte de los protocolos sanitarios para controlar el contagio de Coronavirus. 


Santos le robó el celular a un playero en la estación de servicio Puma


Al mismo tiempo, la policía también identificó al acompañante de Santos, un joven de 22 años que días pasados había sido aprehendido tras un incidente de ribetes violentos en la casa de su madre, a quien le allanaron el domicilio y, además de secuestrarle prendas de vestir, le hallaron marihuana. 

Todo ocurrió en la madrugada del pasado jueves, cuando dos jóvenes llegaron en un Fiat Palio, color negro, a cargar combustible en la estación de servicio Puma.

En momentos que estaban realizando el correspondiente pago al playero, le sustrajeron el teléfono celular al trabajador, valiéndose de un ardid de distracción con una servilleta. 

Cuando el trabajador constató el faltante de su teléfono, inmediatamente solicitó la revisión de las cámaras de seguridad que hay en el lugar, a través de las cuales, ya se han esclarecido otros robos perpetrados en ese lugar. 

Fin del beneficio 
Al observar las imágenes, los investigadores no sólo consideraron esclarecido el hurto, sino que además habrían observado que Santos, el joven que desde junio de 2019 gozaba del beneficio del arresto domiciliario en una vivienda de Urquiza al 600, sería el responsable de la maniobra de sustracción. 

Con ese elemento, la víctima hizo la denuncia y, desde la UFI N°17, a cargo del doctor Gabriel Lopazzo, se dispuso el allanamiento de los domicilios de ambos, uno en la calle Urquiza al 600, donde reside el principal sospechoso, y otro en Aconcagua al 1100, donde lo hace su acompañante, quien aún no tiene antecedentes penales y no fue localizado en el domicilio, aunque encontraron siete frascos llenos de marihuana. 

Una vez enterado el Juzgado de Ejecución N°1, donde tramita el cumplimiento de las condenas que pesan sobre Santos por delitos vinculados al abuso de armas, lesiones y tenencia de estupefacientes para comercialización, se dispuso su inmediato traslado nuevamente a la unidad carcelaria de Bahía Blanca, donde anoche ya estaba alojado para cumplir los meses de condena que aún le tocan purgar.  

           0000000000000000000000000000

Cómo controlan a los presos con beneficios 
Las leyes en general y, en estos últimos meses, las medidas para evitar la propagación de Coronavirus en las cárceles, motivaron el otorgamiento de más beneficios de arresto domiciliario a personas con condena o procesos con prisión preventiva. 

Los controles de los que la policía dispone para el cumplimiento de las medidas que morigeran la situación procesal de los presos son dos. 

Una es el uso de la tobillera electrónica, la cual se activa con una alarma en las oficinas de la comisaría cuando el preso vulnera sus límites y, la otra, por estos días la más común, son las constataciones presenciales a cargo del personal de la seccional a cargo. Éstas son visitas no anunciadas en distintos momentos del día. 

En el caso de Santos, fuentes policiales le aseguraron a LA VOZ DEL PUEBLO que, desde junio de 2019, siempre había estado en su casa cuando se lo visitó.