Alarmas y monitoreo. No restan ganas de robar a los delincuentes

Policiales

Se llevaron neumáticos y herramientas

Esperaron que se vaya el monitoreo para seguir robando en una gomería

17|07|20 09:01 hs.

Cuando a Pedro Elorza la advirtieron que se había disparado el sistema de alarma de la Gomería Centenario, al igual que en otras oportunidades, pensó que se trataba de la acción de algún roedor. 


Eran poco más de las 3 de la mañana y el propietario de la empresa ubicada en la intersección de ruta 3 y Balcarce esperó el llamado del empleado del monitoreo que, sin entrar a la propiedad (sólo lo hacen con anuencia o presencia el propietario), le informó que no se veían movimientos y decidió seguir descansando. 

Horas más tarde, cuando llegó a trabajar, constató el faltante de numerosas herramientas y algunos neumáticos que el distribuidor de las firmas Firestone y Bridgestone tenía a la venta en su salón comercial. “Se llevaron todas las herramientas neumáticas que nosotros usamos en la gomería, dos o tres clases de pistolas, todos los tubos neumáticos y unas cubiertas, no muchas. Ya acomodamos todo de vuelta y seguimos trabajando”, dijo en ese sentido el damnificado a LA VOZ DEL PUEBLO. 

La proximidad a un baldío que, a su vez, conecta con dos propiedades deshabitadas donde encontraron algunos elementos robados, permiten suponer que, en principio, algunas cosas deben haber sido llevadas ahí, “ahora, a dónde se las llevaron, es lo que nos gustaría saber”, comentó. 

Al recordar la advertencia que generó la activación de la alarma en la madrugada, el denunciante reconoció que, “yo no le dí importancia al llamado del servicio de monitoreo, que no entra al lugar si uno no va. Ellos (por la empresa de seguridad) me dijeron que no se veía nada, pero seguro que (los ladrones) estaban escondidos, esperando que se vayan los empleados de seguridad. Yo no fuí porque pensé que había sido algún animal, como me ha pasado mil veces”.

“Veníamos zafando” 
Muchos años después de radicarse en ese punto del barrio Ruta 3 Sur, Elorza asegura que, en materia de inseguridad, “veníamos zafando”, ya que está enterado que a otros vecinos le sustrajeron cosas en los últimos días, “a nosotros hace dos o tres años que no nos robaban. El otro día le pasó a un vecino que vende garrafas, también a otro de la calle San Lorenzo al 1700, es un barrio donde hay de todo, mucha gente de laburo, pero también hay delincuentes”. 

Al ser consultado sobre la valuación de lo sustraído, Elorza estima que la cifra supera ampliamente los 300.000 pesos, “(entras las cosas robadas) hay una pistola neumática que vale alrededor de 100.000 pesos, otras que valen 60 o 70.000 pesos, llaves de mano, tubos que también valen otro tanto. Más de 300.000 pesos tranquilo”, estimó. 

A pesar del duro golpe, Elorza aseveró que pudo trabajar en la jornada de ayer y se mostró confiado acerca de lo que pueda recuperar con el seguro, “le dijimos a nuestro proveedor de herramientas que nos bajara lo básico para poder trabajar, así que ahora vamos a ver qué pasa con el seguro. Lo que se llevaron son herramientas para trabajar en gomerías, no sirven para otra cosa”. 

Luego de valorar la posibilidad de difundir lo ocurrido porque “esto dificulta la comercialización, porque todo pasa un poco por ahí”, Elorza mantiene la calma y, antes de despedirse, reflexiona, “no me vuelvo loco con estas cosas. Hay que seguir trabajando, nos vamos a adaptar y ya está. No te vas a amargar por un par de vagos que se meten a robar”.