Policiales

.

Apartan al fiscal que investigaba crimen de Verón: sospechan que “apretó” testigos

14|07|20 17:54 hs.

Fiscalía General de La Matanza resolvió apartar de forma provisoria al fiscal que tenía a su cargo la investigación por el crimen de Lucas Verón, el joven que en su cumpleaños fue asesinado durante una persecución en ese partido bonaerense y por el cual hay dos policías detenidos. 


Si bien hay un pedido formal de los padres de la víctima que recusaron al fiscal Juan Pablo Tathagian, el cual deberá ser resuelto por la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Guerra, la fiscal general Patricia Ochoa decidió apartarlo de manera preventiva y poner al frente de la pesquisa a los fiscales Claudio Fornaro y Marcos Borghi. 

Más temprano, los padres de la víctima, Graciela Aguilar y Cristian Verón, estuvieron reunidos con la fiscal general Ochoa, a quien le solicitaron que sean apartados de la investigación la Policía bonaerense​ y Tathagian. 

“Pedimos que se aparte el fiscal porque él, junto al comisario de la comisaría Segunda de González Catán, apretaron a un testigo para que diga que fue un homicidio en ocasión de robo”, aseguró Cintia, en relación al amigo de su hermano, con quien iba al momento del hecho. 

Fuentes judiciales aseguraron que la policía provincial ya está separada de los peritajes que se realicen en el marco de la causa, ya que por protocolo no pueden ser realizados por la misma fuerza cuando hay un efectivo involucrado. 

Ezequiel Benítez y Cintia Duarte, quienes fueron imputados por el fiscal Juan Pablo Tahtagian por el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego” por el crimen de Lucas Nahuel Verón. 

En tanto, la recusación del fiscal Tathagian deberá ser resuelta en las próximas horas por la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Castillo. 

La Subsecretaría de Derechos Humanos bonaerense emitió un comunicado en el cual aseguró que continúa acompañando a la familia de Lucas y de su amigo, el joven de 17 años con el que volvía tras festejar su cumpleaños. 

Además, agregó que en la reunión de la fiscal general Ochoa con los padres de la víctima se solicitaron otras medidas de prueba, como rastrillajes, los monitoreos de los vehículos policiales (AVL) y las modulaciones radiales de los agentes que esa noche estaban en funciones, tanto en la comisaría interviniente como del Comando de Patrullas y la Policía Local. 

Por otra parte, los familiares y amigos del joven asesinado realizaron una manifestación en la puerta de los Tribunales de La Matanza en la que reclamaron el esclarecimiento del hecho y protagonizaron una serie de incidentes con efectivos policiales que custodiaban el lugar. 

La hermana de Verón pidió que los policías detenidos, Ezequiel Benítez y Cinthia Duarte, sean condenados a prisión perpetua. 

“Tranquila voy a estar cuando le den perpetua a los asesinos de mi hermano”, señaló la joven, quien agregó que los incidentes en la puerta de los tribunales se originaron porque fueron “provocados por los policías”. 

“La policía se nos burlaba, se reía de todos nosotros”, afirmó la mujer, que a su vez desmintió las versiones de los familiares de los policías detenidos que indicaban que fueron amenazados por los amigos de Lucas. 

“Solo queremos justicia, que le den cadena perpetua para los asesinos de Lucas y que se pudran en la cárcel”, dijo Cintia. 

Lucas Verón fue asesinado el pasado viernes por la madrugada tras recibir un disparo de arma de fuego cuando circulaba en moto junto a un amigo y eran perseguidos por dos policías. 

Según las fuentes, el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media. 

Aparentemente, el policía Benítez, quien iba manejando, bajó del vehículo e hizo entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima. 

De acuerdo a los voceros, Lucas continuó corriendo pero a unos 20 metros cayó al piso gravemente herido, por lo que su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima, a una cuadra y media del lugar, quienes lo llevaron al hospital, donde finalmente falleció. 

 Según la autopsia al cuerpo del joven, el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda. Los policías Benítez y Duarte están imputados por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. (DIB)