Deportes

Por Martín Orsili

Arrupe: una nadadora cristalina como su elemento, el agua

07|07|20 11:07 hs.


Si a Carolina Arrupe le dan para elegir un elemento no hay duda que será el agua el que elija. Es que desde que empezó a nadar a los 5 años construyó una larga y brillante carrera en el cristalino mundo acuático que tuvo su punto final, o al menos por el momento, en el 2018 con 31. Entre medio pasaron títulos regionales, viajes a Bahía Blanca para entrenar con el equipo de Olimpo, consagraciones en la región patagónica, provinciales, un breve receso y un retorno con aún más fuerza que la catapultaron a los lograron nacionales y sudamericanos. 

Siempre con su humildad, la nadadora local cosechó desde el silencio, el esfuerzo y la dedicación una incontable cantidad de medallas doradas, plateadas y de bronce, reconocimientos y un gran trofeo que guarda con orgullo y se destaca en el centro, cuando fue elegida deportista del año por el Círculo de Periodistas Deportivos de Tres Arroyos en el 2014, su gran año. 

La conexión entre Carolina Arrupe y el agua estaba predestinada desde antes de su nacimiento, ya que su mamá y su hermana mayor se destacaban en la pileta, y como no podía ser de otra manera ella se sumó al deporte. Fue por 1992/1993 cuando tenía apenas 5 años que comenzó a nadar, y la pasión se apoderó de ella y la llevó a realizar una extensa carrera de más de un cuarto de siglo. 

Sus inicios fueron en Costa Sud, donde nadaban su mamá y su hermana, y solo en el verano ya que en ese momento no había piletas climatizadas en Tres Arroyos. Fueron más o menos cinco años los que tuvo que conformarse con estar en la pileta solo algunos meses, hasta que en 1997 se inauguró la pileta Neptuno y su mundo cambió. 

Con las nuevas instalaciones, “para fomentar un poco el deporte hicieron un Gran Prix, un torneo, cuando tenía 10/11 años, eran siete fechas y era por puntos, el que tenía más puntos en la categoría se ganaba la mitad de la beca para la pileta y así formaron el equipo de natación”, recordó Arrupe, que fue una de las ganadoras y se sumó al plantel que tenía como entrenadora a Laura Carranza. “Ahí empezamos a competir con el equipo, nuestro objetivo, porque no teníamos federación en ese entonces, eran los Bonaerenses, se preparaba todo el año, por ahí íbamos a algún torneo en la zona, para llegar a los Bonaerenses, esto cuando tenía 10 años”, contó la nadadora que ya empezaba a encontrar su estilo, “nadaba en los cuatro estilos pero siempre el mejor era pecho”. 

Tres Arroyos no tenía equipo federado, por lo que los representantes locales iban a torneos de la zona y luego a los Bonaerenses, certamen que le abrió nuevas puertas. “Cuando gano los Bonaerenses con 13 años me ve Gabriel Giménez que era de Olimpo de Bahía Blanca. Vio que nadaba bien, se acercó y le preguntó a mi entrenadora por qué no iba a los nacionales, ella le comentó que en Tres Arroyos no teníamos federación, y si no sos federado no podés concurrir a los torneos provinciales. Entonces ellos me propusieron nadar para el club Olimpo”, comentó sobre ese hecho clave en su carrera.

Con la propuesta hecha, Arrupe tuvo que pensar muy bien su decisión. “Lo charlé con mi familia porque era todo un proceso, viernes y sábados me tenía que entrenar con el equipo allá (por Bahía Blanca). Entrenaba toda la semana acá, el profesor me mandaba los planes, yo los adaptaba acá y el fin de semana me iba a Bahía Blanca, a entrenar con el equipo y practicar posta o algo de eso", recordó la nadadora de un proceso que lo empezó a los 14 años y se extendió hasta los 17.

En Olimpo
El paso a un club federado le abrió nuevas oportunidades, ya que empezó a competir en los Provinciales y Patagónicos. “Lindos torneos”, fue la descripción. “Corrí con ellos hasta los 17 años. En ese entonces me ayudaban el Supermercado Planeta y la Dirección de Deportes, Olimpo solo propuso la idea y era agarrar eso o quedarme acá y seguir con los interzonales y los Bonaerenses que ya los había ganado y antes una vez que los ganabas no podías volver a correr la misma distancia en el mismo estilo”, agregó. 

Por ese tiempo se hablaba de federar a Tres Arroyos, “pero ningún club quería, siempre se habló pero nunca dijeron 'Fulano quiere la federación', así que no me quedó otra", aseguró Arrupe. En su ciudad también le faltaban compañeros, ya que había nadadores más grandes con edad para emigrar para estudiar carreras universitarias y los más chicos que recién empezaban. “A mí me gustaba, así que quería ir un poquito más allá", fue la razón por la cual decidió hacer el sacrificio. 

Sobre su estadía en la ciudad sureña, Arrupe describió: “Seguí ganando, siempre en pecho primera. Títulos provinciales, los Patagónicos todos los años, era Cadete. Llegué hasta Juvenil, hasta los 17". 

 Un descanso para llegar más alto 
Con la mayoría de edad, un largo recorrido por piletas de diferentes localidades y una gran cantidad de medallas, Carolina se tomó un descanso del agua. Fueron cuatro años en los cuales se alejó un poco de la actividad, período donde fue mamá de Tiziana que hoy tiene 13 años y también recuperó fuerzas para llegar más lejos. 

El descanso fue “hasta que Tizi tuvo tres años y me volvieron las ganas de volver a nadar”, explicó Arrupe, pero aclaró: “Pero no de competir, de ir a nadar a la pileta”. 

Con 21 años se volvió a sumergir en el mundo acuático, y rápidamente se encontró con la nadadora que ganaba en todos lados. “Al poquito tiempo de empezar, no sé si el cuerpo tiene memoria o qué, ya estaba bien, andaba fuerte. Se hizo un torneo en Costa Sud por un aniversario para promocionar el equipo que se iba a federar, la ciudad de Tres Arroyos iba a tener Federación por primera vez en la vida, y me llamaron a mí para hacer una demostración como ex nadadora. Practiqué un poquito en el verano, ya había ido en el invierno a la pileta, y era un torneo, tenía que competir con los más chicos, y gané en pecho”, recordó. 

Tras esa demostración recibió la invitación para sumarse al equipo, rápidamente “me enganché, empecé a entrenar y un día me proponen ir a un torneo, el Argentino de Master de Miramar”. Al principio Arrupe no estaba segura de viajar, pero contó: “Me dicen 'vos tenés que ir a los nacionales y provinciales', pero como que me daba cosas”. Finalmente se decidió, viajó y se consagró campeona argentina por primera vez; “gané los dos campeonatos argentinos, 50 y 100 metros pecho. Fue la primera vez que gané un Argentino, tenía 22 años, en el 2010 más o menos”. 

El logro fue una sorpresa tanto para ella como para los profesores. “Y ahí como que me dieron más ganas, ese (Argentino) fue de verano, el de invierno era en el CeNARD, pileta de 50 metros, ya era otra cosa, y fui también, y pude conseguir el torneo nacional doble, gané otra vez 50 y 100 pecho”. 

Esos logros potenciaron la carrera de la nadadora tresarroyense, que se empezó a preparar de otra manera. “Como que quería otra cosa, me volvieron las ganas de competir. Estaba el Sudamericano que se iba a hacer por primera vez en Argentina en Mar del Plata, 50 metros, entonces empecé a preparar ese torneo, tenía dos años, a nadar doble turno, meter gimnasio, otro tipo de entrenamiento (era de lunes a sábado, tres días dos turnos de una hora y media y tres días un turno). Y la verdad que llegamos re bien porque ahí salí tricampeona sudamericana en las tres distancias de pecho, en el 2014, bajando un montón las marcas, hice record nacional, record sudamericano", recordó con orgullo. 

Para Arrupe el 2014 fue el gran año, pero no fue una casualidad. “Lo re preparé, era un objetivo que teníamos tanto mi entrenador, que era Jaime Guerrero, como yo, que le metimos horas y horas de trabajo para llegar a eso", afirmó. 

Tras ser campeona sudamericana, se le abrió una nueva posibilidad, como fue competir en el Panamericano de Medellín, Colombia. “Ahí eran otros presupuestos y hasta último momento decía que no y después me convencieron y fui. También, una experiencia propia, única, las piletas eran hermosas, pileta 50 metros y salí subcampeona a ‘nada’ de la primera. Una carrera hermosa, bajando las marcas, y sin poder hacer la adaptación a la altura, hay que ir una semana antes y yo fui un día antes, a la gente la sacaban del agua porque, literal, se quedaban sin aire. Sin experiencia ni nada con el tema de la altura puede conseguir una medalla de plata, muy contenta porque me ganó una chica venezolana ‘por nada’". 

Con medallas sudamericanas y panamericanas, en el 2016 Arrupe tuvo nuevamente una oportunidad a nivel continental, y no la desaprovechó. Viajó a Punta del Este, Uruguay, y “fui doble campeona sudamericana nuevamente", concretando así sus cinco medallas doradas a nivel continental. 

 Cierre de plata 
Con los cinco títulos sudamericanos en su cuello, Carolina Arrupe por diferentes motivos en el 2018 analizaba dar por termina su carrera a los 31 años. “Venía hablando que iba a cerrar un ciclo porque mi hija ya tenía 13 años, estaba entrando en la adolescencia y yo a todos los torneos la llevaba, menos al de Medellín. Me daba no sé qué irme yo y dejarla porque mis torneos son largos y en la semana, cuando la tenía que dejar por el tema escuela, porque iba a ir al secundario y no podía faltar tantos días, dije: 'tengo que cerrar un ciclo', tenía que dejar de nadar por lo menos competitivamente”, relató sobre ese momento. 

Pero eso no fue sencillo: “La verdad que es muy difícil cuando tenés una pasión tan grande y con buenos resultados. Así que en el 2018 dije que mi último torneo iba a ser cuando se inauguraba la pileta de Buenos Aires (la Villa Olímpica) que se hacía el Sudamericano”. 

A esa competencia Arrupe no fue “preparada como otros años”, pero su nivel igual le permitió volver a Tres Arroyos con dos medallas más. “Salí subcampeona sudamericana en las dos distancias, 50 y 200, en 100 no me anoté porque no me podía quedar tantos días. Ahí cerré mi ciclo”, finalizó Carolina Arrupe que se movió en el agua demostrando que es su elemento. 

0-0-0-0-0

SUS DATOS

Nombre: Carolina Fernanda Arrupe. 
Fecha de nacimiento: 6 de marzo de 1987. 
Hija de: Susana Odorisio y Néstor Arrupe. 
Hermana de: Silvia Arrupe. 
Familia: casada con Diego Maureli y mamá de Tiziana Maureli de 13 años. 
Un nadador: José Meolans. 
Estilo: Pecho. 
Descripción de la carrera: "Avanzando al éxito, porque sin querer se fue buscando un pasito más, un pasito más, y se llegó al objetivo que se tenía". 

Te interesaría leer