El Campo

Está presente en muchos aspectos de la vida cotidiana

Opciones de valor agregado para el cultivo de maíz

06|07|20 11:28 hs.

En la actualidad, Argentina transforma entre el 30 y el 40% del maíz que produce. Este porcentaje tiene que ver con valor agregado en carnes, huevo, edulcorantes, molienda seca y biocombustibles. El resto del volumen producido se exporta en forma de granos. Pero este porcentaje también tiene su valor agregado ya que detrás de la semilla hay todo un desarrollo para lograr una buena producción. Esto tiene que ver con que el productor invierte en tecnología para maximizar los rendimientos. Fue Alberto Morelli, presidente de Maizar, quien brindó una completa radiografía del cereal en el congreso sobre el cultivo que se realizó el último martes. 


La economía detrás del cereal 
El maíz está considerado como una economía regional, ya que es capaz de producir mano de obra y valor agregado. “Es un cultivo que va desde el norte hasta el sur del país, es el producto más federal”, aseguró Alberto Morelli, presidente de Maizar. Es un cultivo de pura transformación que se convierte en carnes bovina, porcina y aviar. La transformación en proteína animal tiene una buena participación en la producción total de maíz. Por su parte, desde Maizar destacaron el rol de la cadena de producción y abastecimiento que permitieron que transformaciones del maíz llegue a la mesa de los argentinos en un contexto de pandemia. 

 Además de estos destinos, también se transforma en snacks, molienda seca, cereales, galletas y hasta cerveza. “El maíz tiene un lugar destacado porque está en la mesa de los argentinos todos los días a través de distintos alimentos y sus transformaciones”, grafica Morelli. 

A pesar de tener esa participación en la vida de los argentinos, aseguran que aún hay mucho por mejorar. Argentina es un gran exportador de maíz, pero también puede pensar en sumar mayor valor agregado fronteras adentro. 

Hoy entre el 60 y 70% del maíz producido se comercializa como grano. “Es muy bueno como comercio, pero parte de ese maíz se debe transformar dentro de las fronteras argentinas porque eso significa obviamente mayor instalación de plantas mayores procesos y todo eso es mayor mano de obra”, aseguró el presidente del espacio, Morelli. 

Argentina se encuentra rezagada en cuanto a transformación. Estados Unidos, principal productor de este cultivo, solo exporta el 10 % como grano y destina una gran parte a la producción de biocombustibles. Por su parte, Brasil exporta el 35 por ciento como grano y el 65 por ciento restante lo transforma dentro de sus fronteras. 

Maíz transformado en carnes 
Del porcentaje destinado al consumo interno, el 75% se destina a forraje para ganadería. Esta cifra surge de la estimación realizada por la Bolsa de Comercio de Rosario para la campaña 2019/20. 

 El sector de mayor demanda es la producción avícola, que se coloca en el primer lugar, con un 36%. Luego le sigue la producción bovina con el 35%, la lechería con el 17% y la producción porcina con el 12%. 

El consumo total estimado es de 12,4 millones de toneladas. Bajo este proceso, el cereal es transformado en proteína animal que se destina a consumo interno y también se exporta. 

En el caso del consumo de la producción avícola incluye carne de pollo y huevos. La BCR señala que el consumo de este sector se mantiene similar año tras año.

Según la Cámara Argentina de Productores Avícolas, existía un stock de gallinas en postura de 44,48 millones de cabezas que produjeron 13.175 millones de huevos. El informe publicado por la BCR, destaca que la faena viene en crecimiento. Aunque cabe destacar que estos datos son previos a la declaración de la pandemia en Argentina. 

En lo que respecta al maíz destinado para la producción bovina, el consumo de maíz depende del sistema de engorde que predomine ese año. En el engorde a corral hay un mayor uso de maíz como alimento. 

El informe elaborado por Rosgan, señala que en 2019 la faena nacional proveniente de feedlots llegó a representar entre el 65% y el 85% del total. “La participación del consumo de maíz de feedlots podría estar entre un mínimo del 30 % y el 65 %”, detallaron desde el mercado ganadero de Rosario. 

La lechería es otro sector que transforma maíz en alimentos. En este sentido, la BCR realizó una estimación de 10,7 millones de litros de leche durante el período comprendido por el ciclo comercial de maíz 2019/20, proyectando un consumo de maíz de 2,1 millones de toneladas. “Representa el 17% del consumo forrajero nacional de la campaña”, destacaron. 

 La producción de cerdos viene creciendo traccionado por la situación sanitaria que atraviesa China. La fiebre porcina provocó una mayor demanda y desde la BCR se estimaron un aumento en la faena que alcanzaría 7 millones de cabezas en 2020. 

En este sentido, el consumo de maíz también va a ir en aumento. Previo a la pandemia en Argentina, se estimó un consumo de 1,4 millones de toneladas de maíz.