Con las manos en la huerta. Durante los 3 años del proyecto, los niños tuvieron acceso a una gran he

Claro, Reta y Orense

Huerta agroecológica en Orense

Sueños que se alimentan saludablemente

02|07|20 09:35 hs.

El trabajo estadístico hecho por una trabajadora social de Orense, generó un proyecto pensado para mejorar la calidad de los vecinos que formaron parte de ese relevamiento. 


La idea surgió “a partir de las demandas” que personas de su comunidad le hicieron a Evelyn Huth a lo largo del año 2017. Fue entonces como pensó en la necesidad de fomentar la creación de huertas en las casas de esas mismas familias “apuntando a la autosubsistencia, el consumo saludable, especialmente a tenerlo como un futuro emprendimiento”, dijo a La Voz del Pueblo.

Así comenzó a funcionar un sistema que se retroalimentó a lo largo de tres años, y que se enriqueció del trabajo hecho en las huertas de los participantes del proyecto, ya que establecía que aquellos que quisieran permitir el ingreso de todos a su huerta, estaba permitido, como método de experimentación y enseñanza.



El nacimiento 
En mayo de 2018, a partir de un proyecto presentado por la trabajadora social de Orense, Evelyn Huth, germinó “Huerta Agroecológica Orense”, un grupo de adultos mayores y jóvenes que comparten aprendizajes, sueños y expectativas sobre alimentación y producción saludable. 

Desde el inicio la propuesta generó una amplia convocatoria, por ser de carácter abierto y gratuito para toda la comunidad local. La asistencia general en cada encuentro ronda los 25 a 30 participantes, siendo el grupo estable 10 personas, las que proponen los temas y actividades. 


Analía Belaus y Evelyn Huth, son las primeras desde la izquierda. Las acompañan Patricia, Carmen, Graciela, Verónica, Karin y Ana María


El proyecto cuenta con el acompañamiento de Analía Belaus (lic. en Aprovechamiento de Recursos Naturales Renovables), que junto al activo grupo de participantes comparten saberes, experiencias e inquietudes sobre las huertas, frutales y alimentación saludable. 

La experiencia 
En estos tres años se han abordado, mediante talleres teóricos y prácticos, diferentes temas que hacen a la producción agroecológica de hortalizas para consumo familiar. ¿Cómo cuidar las plantas para que no se enfermen?, ¿por qué no usar agroquímicos?, ¿existen "remedios caseros" y formas naturales de controlar “plagas”?, son parte de las preguntas que poco a poco van encontrando respuestas y son aplicadas en la práctica cotidiana. 



Las impulsoras de la iniciativa creen que “cada sueño particular crece y se concreta año tras año, desde el apoyo mutuo, compartido en este colectivo, donde los integrantes ensamblan sus expectativas y necesidades individuales, aportando energía que nutre y alienta en conjunto”. 

En esta experiencia se combina el acompañamiento permanente brindado desde el municipio y el INTA, con el intercambio entre los participantes de Orense. 



A su vez confiaron que junto con grupos de otras localidades se amplían y reafirman los saberes, se armonizan opiniones y se logran cosechas cada vez más saludables. “Semillas que se comparten y reparten, huertas que se amplían, invernaderos que se construyen y llenan de plantas coloridas y ricas, alimentos que se preparan e intercambian con amor, plenos de salud”, son una parte de los resultados que va generando la experiencia, según expresaron. 

“Y como todo ser vivo bien nutrido, este grupo no se limita a su entorno individual. Atento a invitaciones e iniciativas, contagia sus energías y esperanzas en espacios de uso público (mantenimiento del predio saludable, acomodar canteros, poner plantas, control de hormigas, riego)”, explicó Analía. 


Experiencia práctica realizada en el invernáculo de uno de los integrantes del proyecto


En tanto Evelyn contó que el aprendizaje “también se comparte con alumnos de la EP Nº47, que son alentados por sus maestros en una educación integradora y el crecimiento en contacto con el aire libre”. Dijo a este diario que “las enseñanzas y aprendizajes circulan para cuidar las semillas plantadas, lograr que crezcan vigorosas, para alimentar, curar y embellecer jardines y patios”. 

Y apuntó que “para este año se ha previsto la colocación de árboles que además de sombra y belleza, aportan alimento y medicina, como robles, nogales y sauces de producción propia, en veredas y en el predio saludable”. 



“Vuelve a nosotros” 
Este trayecto de conocimientos finalmente deja una firme enseñanza para sus referentes. “Cada semilla, como todo ser vivo, necesita su espacio, sol y agua para crecer. Si nosotros además colaboramos en su crianza, brindando amor y atención, el resultado vuelve a nosotros y nos nutre con lo que lo hemos alimentado”, sostuvieron.

Los participantes de la “cosecha 2019” fueron: Yamila, María Elena, Ana María, Benigno, Carmen, Juan, Graciela, María, Patricia, Ricardo, Josefina, Karin, Analía y Evelyn. Ellos fueron acompañados por la Secretaría Municipal de Desarrollo Social, y el programa ProHuerta INTA/Barrow.