Vuelve a la cárcel. Así como llegó, volvería al penal el vecino acusado de abuso

Policiales

Está con arresto domiciliario en Bellocq

El presunto abusador ya no tiene quien responda por él y vuelve a la cárcel

30|05|20 09:06 hs.

Poco después del escandaloso arribo de un acusado de “abuso sexual agravado” en perjuicio de menores de edad a San Francisco de Bellocq, la persona que actuaba como garante del cumplimiento de las reglas de conducta impuestas mientras dure el proceso con arresto domiciliario, se desentendió del compromiso ante la Justicia de Garantías y ahora el sospechoso debe volver a prisión, informaron fuentes judiciales. 


Según indicaron voceros de la Justicia local a LA VOZ DEL PUEBLO, Eugenio Casimiro, un trabajador rural de 80 años que se encontraba detenido con prisión preventiva acusado de haber abusado sexualmente de varias menores de edad con la que guardaba un lazo parental, ya no tiene quien responda por él y, por eso, la Justicia de Garantías le revocó el beneficio del arresto domiciliario, ya que por su edad, es considerado sujeto de riesgo de contagio de coronavirus. 

Precisamente, ese había sido el argumento que propició su traslado a la antigua casa donde vivía al momento de ser detenido. 

Para acceder al mismo, un vecino de la localidad que no fue identificado, había firmado un compromiso de cumplimiento de las conductas del sospechoso. 

Sin embargo, luego de conocerse la reacción de la madre de una de sus supuestas víctimas, una mujer policía que apenas se enteró la novedad, lo fue a buscar a su casa y terminó golpeándolo, la persona que debía responder por Casimiro, dio marcha atrás en su decisión y motivó que se revise la medida. No trascendió hasta el momento ya fue revocado su arresto domiciliario. 

Cabe recordar que el regreso de Casimiro a Bellocq fue uno de los primeros que se conocieron en el marco de la emergencia sanitaria, a raíz de la cual también se generó una polémica en todo el país, sobre todo, tras la toma de unidades carcelarias en la ciudad de Buenos Aires. 

Al mismo tiempo, no fueron pocos los vecinos de la delegación tresarroyense, entre ellos el propio delegado, Claudio Bonavita, que repudiaron la medida.