Policiales

Desvalijaron la casa de Néstor Medel

Salieron por el frente con tres televisores de 49 y 32 pulgadas

25|05|20 00:55 hs.


Una casa del barrio Plaza del Arbol fue desvalijada por delincuentes que se retiraron por la puerta del frente de la vivienda cargando tres televisores 49 y 32 pulgadas (2), además de una valija con numerosos elementos que había en el interior. 

El hecho fue perpetrado entre el pasado miércoles 13 de mayo y el último jueves, en la calle Azcuénaga 325, el domicilio del empresario Néstor Medel, propietario del hotel Su Yay de Claromecó y, en Tres Arroyos, una agencia de venta de automóviles. 

El damnificado, además de mostrar su indignación por la manera en que los delincuentes se manejaron dentro de su casa, no ocultó también su malestar por el tiempo que demoró en trascender el hecho, ya que, asegura, al momento de hacer la denuncia solicitó expresamente a las autoridades que su denuncia sea informada oficialmente a los medios de comunicación locales. 

“Yo vivo un poco en Tres Arroyos y un poco en Claromecó. Con la cuarentena, estoy más tiempo en Claromecó y, cuando fui a mi casa de Tres Arroyos (hacía una semana que no iba), el jueves a la mañana, nos enteramos del tema al llegar a casa”, dijo a LA VOZ DEL PUEBLO haciendo referencia al momento en que constató la dramática novedad. 

Al hacer referencia a la manera en que los delincuentes entraron en la casa, Medel estima que el hecho de estar informados previamente sobre su ausencia, propició la realización de una temeraria maniobra, “creo que entraron por el frente, usaron la reja para llegar al techo de la cochera y bajaron al patio. Se me ocurre a mí que es alguien que conoce la casa. En el patio rompieron la puerta del fondo y entraron a la casa por un ventiluz”. 

No es la primera vez 
El reciente episodio delictivo sufrido por Medel no es el primero que le toca vivir en nuestra ciudad. Años atrás, cuando vivía en otra dirección, sufrió otro robo y con la misma sensación de estar a merced de personas que lo conocen, “había sufrido un episodio muy similar en otra vivienda, hace algunos años, estando nosotros en Claromecó, en calle Belgrano 980. Fue algo similar. Hay alguien que me vigila, que sabe que no estamos, y les permite actuar con más tranquilidad”, comentó. 

Cuando todavía no terminaba de acomodar el desorden que le dejaron los ladrones que entraron a su casa, (“en el quincho quedó un desastre. Seguramente buscaban plata. No quedó un placard sin revolver”), no oculta su malestar y confía en que, por el tamaño del botín, alguna cámara de seguridad pueda haber captado algo, 

“Es un desastre, pisoteraron todo, es una violación y eso es lo que más me indigna. Además, me robaron, entre un montón de otras cosas, tres televisores, uno de 49, y dos 32 pulgadas. Salieron por la vereda con esos bichos y una valija grande. De eso ya tendrían que tener una cámara”, dijo con la intención de complicar una probable venta de esos electrodomésticos en el mercado negro. 

Si bien hizo la denuncia y se mostró conforme con la respuesta de las autoridades a poco de comunicarse con la policía, mostró su disconformidad con el tiempo que demoró en hacerse pública la noticia de esta sustracción, “vinieron muy rápido, pero cuando la chica me toma los datos, le pedí que se diera a publicidad, cosa que no pasó. 

Llamé a la comisaría ayer a la mañana (por el sábado), ya que no había salido el viernes, ni el sábado porque no lo ví ni el diario ni en la radio, y me dijeron que ´por la investigación no sé qué’ , pero yo sé que no es así. El parte diario tiene que estar en los medios, pero bueno”, comentó en el cierre.       

Te interesaría leer