La Ciudad

Informe Especial

¿Cómo cuidar a los adultos mayores sin ponerlos en riesgo?

16|05|20 21:25 hs.

Por Dolores Pérez Müller


Aislar a los adultos mayores sin ponerlos en riesgo es una tarea compleja en un contexto en el que los transmisores del virus somos nosotros. El médico. La enfermera. El kinesiólogo. Los ayudantes de cocina. La pedicura. La terapista ocupacional. El psicólogo y todos los que trabajan y asisten diariamente en las 29 residencias y hogares sustitutos que hay actualmente en el partido de Tres Arroyos. 

La primera y más imprescindible de las tareas es extremar las medidas de seguridad e higiene para preservar la salud de esas 400 personas. Restringir el acceso y circulación en las residencias, así como proponer a los residentes alternativas para mantener el contacto con sus familiares a través de videollamadas o llamadas telefónicas son algunas de las recomendaciones que contiene el protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud de la Provincia, actualizado el pasado 17 de abril. 

Según la resolución, los adultos mayores forman parte de la población de mayor riesgo al presentar formas graves, complicaciones y muertes por Covid-19. A esto se agrega la presencia de comorbilidades que aumentan este riesgo y diferentes condiciones de movilidad que afectan el adecuado desplazamiento y su autonomía. Según los datos del último Censo Nacional, el 20% de la población de Tres Arroyos son mayores de 65 años. 

Por esto, en los geriátricos y hogares de la ciudad hace más de dos meses que las diferentes actividades y talleres de estimulación cognitiva que realizaban a diario debieron ser suspendidas. Las visitas se prohibieron. Se impuso el uso del barbijo a todo el personal. Cada institución creó la denominada “área sucia”, lugar donde el personal deja la vestimenta al ingresar y adquiere el equipo de bioseguridad. Se incentivó el lavado de manos frecuente. Se establecieron pautas para el ingreso de los alimentos e insumos y se hizo especial hincapié en la limpieza y desinfección permanente de los espacios. 

En el mes de marzo se aplicaron alrededor de 380 dosis de vacunas antigripales entre los adultos mayores residentes y el personal de hogares y geriátricos. 

“El protocolo parte de la premisa de evitar la transmisión porque sabemos que somos nosotros los que se los vamos a llevar. Por eso somos exigentes con nosotros mismos”, afirmó Benicio Arias, jefe de servicios del Geriátrico Municipal Gregorio Araoz Alfaro. En este caso, para disminuir la circulación se vieron obligados a reducir el personal al 50%. “Dejamos solo lo mínimo e indispensable. Y eso tiene un costo también”. 

A su vez, desde el equipo técnico del Geriátrico Municipal se puso foco en suministrar a los residentes un “refuerzo de vitaminas D, C y B12 para estimular el sistema inmunológico, siempre sumado a la buena alimentación y a la estimulación psíquica y cognitiva que contribuye al bienestar de la persona”, explicó Arias. 



De los 29 geriátricos solo dos son estatales: Gregorio Araoz Alfaro, en la ciudad cabecera del distrito, y el que se encuentra ubicado en la localidad de Orense. El resto son entidades privadas que cuentan con un respaldo económico muy dispar entre sí. 

María Esther Di Croce, presidente de la Sociedad de Damas de Beneficencia, que administra y sostiene el Hogar para Ancianos, dio cuenta de momentos de “muchísima intranquilidad” en los comienzos de esta cuarentena. 

“Teníamos dos enfermeras con licencia y nuestros ingresos no alcanzan para incorporar alguien nuevo. Las enfermeras tenían que hacer horas extras, cubrir los francos. Fue muy difícil. 

Solicitamos al municipio una enfermera calificada para que pueda venir a tomarles la fiebre y controlar a los pacientes. Por suerte la conseguimos. Los días previos teníamos lista de espera para poder ingresar pero no disponemos de más camas”. El Hogar cuenta hasta el al momento con 50 residentes. 

Fiscalización 
La licenciada Patricia Crespo, a cargo del área de Adultos Mayores del municipio indicó que "las autoridades de cada geriátrico de la ciudad recibieron el protocolo por escrito y tuvieron que firmar un compromiso de cumplimiento. En la próxima semana se espera la visita de Fiscalización Sanitaria de la Provincia para verificar su cumplimiento".

A su vez, dijo que cuenta con una línea directa de comunicación para responder inquietudes de las autoridades de las residencias: “Frente a este contexto de tanta incertidumbre, piden nuestro apoyo para contener a las familias, sobre todo por el tema de las visitas”. 



                   -------------------------------

Primeros auxilios psicológicos en momentos de crisis 

El personal de salud está realizando capacitaciones virtuales. También concretarán esta actividad quienes trabajan con adultos mayores

En sintonía con las guías impulsadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Departamento de Salud Mental de la Municipalidad estuvo realizando capacitaciones virtuales a todo el personal de atención primaria y continua sobre primeros auxilios psicológicos en momentos de crisis. En las próximas semanas lo harán con todo el personal de las residencias de adultos mayores de la ciudad. 

“Esta iniciativa mundial parte de la información recabada sobre cómo las personas transitan situaciones de incidentes críticos. Y, si bien esta pandemia es inédita, en un primer abordaje psicosocial se observan conductas relacionadas al estrés que son actitudes normales en una situación de crisis”, explicó Liliana González, trabajadora social. 

“Por eso la idea es darles herramientas para la salud mental, con un abordaje psicosocial, para que las personas disminuyan su ansiedad, puedan auto cuidarse y así poder dar apoyo a otras personas que están en la misma situación”, señaló. 

Por su parte, Lennix Díaz, psicóloga del Departamento de Salud Mental del municipio afirmó que: “la gente tiene miedo de contagiarse y de contagiar a sus familias por estar en contacto con personas que pueden llegar a estar contagiadas”. 

Por último, las licenciadas señalan que estos primeros auxilios son de carácter preventivo, es decir, que tratan de “evitar cuestiones que si se hacen crónicas sí tienen que ser abordadas con especialistas de salud mental”.