La entrevista en la RCC. Claudio Menéndez recibió a su compañero y amigo Billy Wilson (Caro Mulder)

Claro, Reta y Orense

Guillermo José "Billy" Wilson, delegado de Claromecó

“No voy a cambiar en mi forma de ser”

19|04|20 21:18 hs.

Por Claudio Menéndez


Tengo que hacer esta nota en primera persona. No lo hago casi nunca, pero esta es una de las excepciones. Porque primeramente tengo que decir que la noticia me cayó totalmente de sorpresa, como a todos. No sabía absolutamente nada, lo puedo asegurar. 

Y no es fácil hacerla. Un compañero con quien hasta el día anterior habíamos estado haciendo un programa de humor absurdo, dando consejos del tipo “Cómo hacer para que las visitas se vayan una vez que terminó la fiesta”, o “Cómo tener labios gruesos de manera natural”. Alguien con quien en los últimos 14 años he hablado largamente por sobre todas las cosas de fútbol y música, dos pasiones en común. Un amigo con quien compartimos miles de cenas en familia, con sobremesas hasta la madrugada, en una época 3 ó 4 veces por semana. Esa persona, de un día para el otro, de un momento para el otro, se convierte en director del Organismo Descentralizado Claromecó en un contexto muy complicado, después de una semana convulsionada donde hasta salimos en televisión y no por algo agradable precisamente. 

Entonces tengo que dejar todo eso de lado y advertirle, que ahora tenemos ropa diferente. Yo soy periodista, él es funcionario. Así es como comenzó la nota con Guillermo José Wilson al día siguiente de su designación. Mi amigo Billy, si. Pero también el nuevo delegado. 

Billy comenzó diciendo que “todo esto me hizo recordar a una nota de Ernesto Sábato con la Revista Gente cuando le preguntaron qué le había sorprendido más del año 1983. Él respondió: “la cara de Alfonsín cuando le dijeron que era presidente”, ya que todo el mundo daba por ganador al peronismo. Mi expresión debe haber sido bastante parecida cuando el intendente me hizo el ofrecimiento. Yo fui convocado a una reunión el día jueves por la tarde, en el camino me imaginé algo, pero no lo que sucedió finalmente. Intuía que el cargo de delegado lo iba a ocupar Julián Lamberti, y que a mí me iban a ofrecer la Dirección de Turismo o algo parecido”. 

Agregó en el mismo sentido que “yo ya tenía una relación con el municipio, por Cultura, de hecho hasta ahora fui proveedor del Organismo Descentralizado, ya que mi tarea era hacer sonido en el Espacio de Arte en el verano. Simpatizo con el Movimiento Vecinal, lo decía antes y lo digo ahora, nunca lo oculté. Exhibirse políticamente siempre tiene un costo, eso también se sabe”. 

La designación de Wilson dividió aguas en Claromecó, al menos en un primer momento. Hubo quienes lo felicitaron y le desearon éxito, pero también se produjeron reacciones adversas, sobre todo por la manera traumática y triste en que Carlos Ávila dejó el puesto. Sin escapar del tema, el nuevo funcionario expresó que “vi un nivel de agresión bastante preocupante. Hay un descontento desde el afecto que se siente por Carlos Ávila, y eso lo entiendo porque yo siento lo mismo. Probablemente la gestión de Carlos ha sido la mejor de los últimos 20 años, esto no lo inventé yo sino que lo dice todo el mundo. Pero hay otro nivel de descalificación hacia mí que no lo entiendo. Reitero que yo me enteré en el momento, acepté un cargo que estaba vacante. La charla con el intendente arrancó así, me dijo que había aceptado la renuncia de Carlos. Acto seguido me hizo el ofrecimiento y fue toda una sorpresa. Terminé contestando un par de horas después, tras hablar de muchísimos temas”. 


La entrevista en Radio Comunidad Claromecó. Claudio Menéndez recibió a su compañero y amigo Billy Wilson. Esta vez, en los roles de periodista y funcionario (Caro Mulder)


Continuando con el tema, el ahora director aseveró que “estando en la radio he visto cómo muchas veces se han dicho barbaridades de los delegados, recuerdo especialmente las cosas que decían sobre Mary Souto. Yo no tengo problema, la libre expresión es fundamental en todo esto, pero pretendo que se me juzgue a partir de lo que haga ahora. Algunos hablan de traición, yo no lo comparto ni lo veo así. Tengo una sensación agridulce por lo que pasó con Carlos y tengan por seguro que lo que todavía no hice fue celebrar, porque la situación no está para eso, y en otro momento lo hubiese hecho”. 

Tampoco escapó el tema de su salud, a la luz de los sucesos que lo tuvieron como protagonista el año pasado cuando sufrió un importante ACV que hizo temer por su vida, y en un contexto de pandemia mundial inusitado para el mundo entero. En tal sentido especificó que “yo tengo que cuidarme más del estrés. Voy a tener que cuidarme y tomaré los recaudos necesarios ante la pandemia, lógico”. Wilson aseguró más adelante que “quiero hablar con Ávila, con Carlos y Mary Souto tengo una relación de afecto de muchos años, incluso como comerciante”. 

En torno a los proyectos y medidas específicas a tomar, obviamente todas las ideas estuvieron dedicadas al difícil momento que se vive con el aislamiento social, y el Covid- 19. Aseveró Billy en cuanto al ingreso a Claromecó que “seguiremos como hasta ahora, viendo las nuevas disposiciones del gobierno al respecto. Estoy seguro que si no se hubiesen tomado este tipo de medidas, incluso la que generó tanto escándalo, hoy acá habría más gente que en enero”. 

También hizo referencia a la salida paulatina de la cuarentena, fundamentalmente en actividades muy relacionadas con el quehacer cotidiano de Claromecó como la albañilería, el mantenimiento de viviendas, etc. Destacó que “todo eso lo vamos a ir analizando según los casos, siempre hablando de la gente de Claromecó, no de gente de afuera. El corte de leña en el Vivero, en este punto me tengo que reunir con el ingeniero Carabio que es un profesional en el tema. Y otra prioridad es asistir a la gente que no puede trabajar y no tiene dinero para subsistir, eso será lo más importante de todo. Estoy al tanto que hay una red de ayuda que está funcionando, y seguiremos en ese camino. Claromecó tiene una población muy grande de adultos mayores, a los que tenemos que cuidar y asistir”. 

Diálogo con vecinos 
Más adelante anunció Wilson que “quiero reunirme de manera virtual por supuesto, con las entidades intermedias, ver sus necesidades e inquietudes. Cuando todo esto termine me gustaría hacer reuniones periódicas con los vecinos para que se expresen, siempre se sacan cosas en claro de eso. Y si bien no es algo que exija la Ley Orgánica de las Municipalidades, me gustaría volver a contar con el Consejo Asesor, o algún grupo parecido. Me parece muy importante que haya gente dispuesta a colaborar en las necesidades de la gente. No se trata de hacer lo que yo quiero, más allá que tengo ideas para más adelante, sino de escuchar a la gente. Yo vivo en la zona de los barrios, conozco esa realidad, había un proyecto para remodelar la plaza por ejemplo, pero todo eso queda supeditado a esta situación excepcional que tenemos que es la pandemia. Por ahora tenemos que trabajar sobre eso”. 


Por las calles de la localidad, lugar que eligió para vivir y donde formó su familia (Caro Mulder)


En otro aspecto, puntualizo el flamante funcionario que “coincido con la línea de Carlos Ávila de embellecer Claromecó, y pretendo seguir con ese camino. Este lugar vende belleza, nuestra principal industria es el turismo, la gente acá viene por la playa que es de las mejores de Argentina, y el encanto natural”. 

Crecimiento organizado
Indicó también que “estamos en un contexto de crisis, desde mi punto de vista de comerciante y antes de la pandemia, vimos que en el verano vino mucha gente pero con menos dinero. Todos estamos golpeados económicamente, y más los destinos turísticos. Hay que ver cómo queda el presupuesto tras la pandemia, tendremos que trabajar en base a eso. En el Organismo Descentralizado tenemos gente muy preparada, tesorero, contador, jefa de compras. Tenemos un gran equipo en el corralón. Hay que administrar, que no siempre significa no gastar o invertir dinero. Si en mi casa dejo de comprar fruta, sobra plata, pero hay que hacerlo porque tengo chicos que necesitan fruta. Tampoco esto es como administrar la economía de una casa, era un ejemplo nada más. Acá hay que estar muy atento a las necesidades. Y hay realidades diferentes, como el habitante de Claromecó, el tresarroyense que tiene su casa, y el que viene de otros lugares. Todos tienen ideas y necesidades diferentes. Hay que crecer de manera organizada, cosa que se ha logrado en estos años”. 

Wilson asumirá mañana lunes, en un acto muy sencillo por el contexto ya sabido. Sostuvo finalmente que “todos los vecinos viven realidades diferentes, pero me gustaría que aquel que tenga necesidades, que se ponga en contacto, que no sienta vergüenza porque es algo que nos puede tocar a todos. Yo mismo he sido ayudado por la comunidad hace un par de años cuando sufrí un incendio en mi casa, conozco la solidaridad de Claromecó en carne propia. Me ha tocado encabezar diversas movidas solidarias donde he quedado sorprendido por el compromiso de la gente. No voy a cambiar en mi forma de ser, quiero que me acerquen todas las inquietudes”.