La Ciudad

Nación les delegará esa facultad a través de un DNU

Los intendentes tendrán a cargo el control de precios de los pequeños comercios

05|04|20 21:41 hs.

El presidente Alberto Fernández adelantó que el Estado nacional, a través de un decreto de necesidad y urgencia, delegará a los intendentes el poder de controlar los precios en los pequeños comercios. 


“Estoy preparando un DNU, calculó que estará listo el lunes, para cambiar la Ley de Defensa de la Competencia y para declarar autoridad de aplicación a los intendentes, para que puedan aplicar la ley en sus distritos”, contó el presidente en una entrevista publicada hoy por “El cohete a la luna”, el sitio web del periodista Horacio Verbitsky. 

Fernández justificó la medida al señalar que el Gobierno tiene detectado que “ni en las productoras de alimentos ni en los grandes supermercados tenemos aumentos de precios”. “Arcor tiene los precios de diciembre”, explicó. Y sentenció: “Los aumentos ocurren a veces en los distribuidores y, fundamentalmente, en los negocios de cercanía”. 

“El problema que el Estado nacional llegue al negocio de cercanía es detectarlo. Son difíciles de encontrar. A veces son negocios muy chiquitos que están a nombre de monotributistas”, agregó. 

En esta línea, Fernández consideró que “está lleno de comerciantes pequeños que especulan con la necesidad de sus vecinos”. Y pidió: “Espero que ahora sí seamos inflexibles, porque el instrumento que necesitaban (los intendentes) para poder actuar lo van a tener”. 

Según detalló el presidente, las municipalidades podrán ahora aplicar la ley y sancionar a los comercios que hayan incrementado los precios en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. 

Entre los productos sobre los que se aplicaron aumentos, Fernández se refirió a las carnes. “Hay un montón de aumentos de precios que ocurren incomprensiblemente en las carnicerías y distribuidores de la carne y matarifes menores”, aseguró. Y contó que una de las justificaciones que dan los frigoríficos está vinculada a la necesidad de “compensar” ganancias por la imposibilidad de vender cueros en el mercado. “Eso no es una excusa razonable”, evaluó. (DIB) MT