Imágenes de la anterior sede del cine Tortoni

Opinión

el rincón de Andrés Errea

Para salir a disfrutar de una película

29|03|20 10:32 hs.

En 1904, cuando no existía la luz eléctrica en la ciudad, Pedro Raposo abre un bar al que denomina Tortoni, nombre que proviene del homónimo porteño. Estaba ubicado en la primera cuadra de Hipólito Yrigoyen. 


La primera función tuvo lugar en el Bar Progreso en 1905. Sus dueños eran Bracco y Echurri. 

En 1906, se muda a calle Colón, donde se construye una suntuosa confitería (hoy Regalos Rigó y Carranza Medias), siempre con el mismo nombre y propiedad de Raposo. 



En 1907, la confitería se divide en una sección para hombres y otra para damas. Una fecha significativa es el 5 de diciembre de 1908. Se apagan las luces y se observa la primera función de cine en el que ya se denomina Tortoni. Gratis y con la actuación de la orquesta de Morachio. 

En 1918 se divide el local. Una parte para hacer cine y otra parte regenteada por Pedro Rodríguez, ex empleado de Raposo, queda como bar. 

En 1928, el cine Tortoni y el bar se trasladan a su actual dirección, en terrenos cedidos a su dueño por su suegro don Sebastián Costa. 



En 1930, el cine pasa a ser sociedad anónima, La Cinematrografía del Sud, cuyo presidente fue don Pedro Raposo. A la vez la integraban Pedro Mainero, Eugenio Rivolta, José Zwaig, José Hurtado, José Carriquiry, José Querejeta, Juan Ocaña, Lorenzo García Blanco. Tomás Prozzi y Luis Marino. 

En 1952, la sociedad alquila el cine a Reinaldo Peredo, hasta fines de 1971, año en que pasa a ser nuevamente La Cinematografía del Sud. 


Ricardo Iturralde, el actual propietario


En la actualidad, Tres Arroyos sigue disfrutando del cine Tortoni, hace más de una década se realizó una amplia remodelación y dispone de dos salas con moderna tecnología audiovisual. El propietario es Ricardo Iturralde.

Más cines 
La otra gran sala con la que contó Tres Arroyos correspondió al Cine Americano, ubicado sobre avenida Moreno, donde actualmente se encuentra una cochera. 


Cine Americano. En la avenida Moreno. Una sala que tuvo una amplia trayectoria. Colmada, en las mejores épocas


Se trató de otro espacio con una importante historia, que congregaba a muchos vecinos de distintas edades. Un ámbito donde también se proyectaron películas fue el Teatro Español, un imponente lugar ubicado en calle Colón. 


Una bicicleta que forma parte de la historia


Cabe recordar igualmente que en el auditorio Manyanet, que integra el predio del Colegio Jesús Adolescente, estuvo el Trianon, donde se ofreció a los tresarroyenses funciones de cine y teatro. 

Otro nombre que quedó registrado en las crónicas históricas es el cine San Martín. 


En el cine Tortoni, en plena tarea




En distintas épocas, en la ciudad y el distrito se pudieron apreciar películas de diversos géneros, estrenos internacionales y también grandes títulos nacionales. Los pioneros abrieron un camino en los inicios del siglo XX y ha tenido continuidad, con cambios y novedades, hasta nuestros días.