Kreplak es especialista en economía de salud pública, sanitarista y profesor

La Ciudad

Nicolás Kreplak, viceministro de Salud de la provincia

“Tenemos que intentar que el virus entre lo más lento y espaciadamente posible”

22|03|20 12:00 hs.

El viceministro de salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, habló con LA VOZ DEL PUEBLO sobre las estrategias que el gobierno de Axel Kicillof lleva adelante frente a la pandemia del coronavirus. El médico sanitarista destacó el trabajo de fortalecimiento que están realizando en los hospitales provinciales. 


“Intentamos conseguir los equipamientos para fortalecer los hospitales municipales -como el de Tres Arroyos- para que estén en condiciones de aumentar sus camas de terapias intensivas. Para ello estamos en la búsqueda y en la compra de insumos, aunque teniendo en cuenta que todos en el mundo estamos tratando de conseguir los mismos insumos”, afirmó el funcionario.

Del mismo modo expresó que “hay un sistema de salud, una estrategia nacional, provincial, municipal en la que todos estamos trabajando en conjunto y articulando, con ninguna mezquindad. Porque todos entienden que es la víspera de una situación que puede ser crítica, que está es una tensa ansiedad”.

Indicó que “no tiene que ganarnos el malestar, tenemos que seguir trabajando en la línea de las autoridades políticas que se reúnen con los científicos e investigadores, médicos especialistas y juntos toman las decisiones en forma coordinada”.

Policoop 
El vice ministro de Salud se refirió a la posibilidad de habilitar al Policoop de Tres Arroyos -ex sanatorio Policlínico- para internaciones. “No nos puede pasar que nos quedemos con camas para utilizar y gente sin cama. El problema no es tanto lo edilicio sino el equipo de salud, por eso necesitamos fortalecer a los hospitales y abrir otros en tanto haya capacidad para incorporar trabajadores y trabajadoras”. 

Kreplak manifestó que lo primero que hicieron desde el área de salud fue limitar las incompatibilidades para los trabajadores de la salud que trabajen en efectores públicos y privados y que puedan ser parte de las acciones de emergencia en los hospitales. Además de que los residentes también puedan hacer guardias extras para que no caiga la capacidad de respuesta y que haya la mayor cantidad de trabajadores de salud.

“Esta pandemia nos obliga a tomar medidas inmediatas. La población de Buenos Aires es el 40% de la del país y donde vive la mayor parte de la población que está bajo la línea de la pobreza. Si esta epidemia se traslada a los sectores populares más vulnerable tenemos muchas menos condiciones sociales para pedir el aislamiento. Hay un porcentaje de la población -que mayormente está en la provincia- con poco margen para achicarse”, expresó. 

Blindar el territorio 
El vice ministro de salud, especialista en economía de salud pública, sanitarista y profesor explicó que “estamos todavía en una fase en la que hay cada vez más casos, pero no se dispararon casos que todavía no sean gobernables, estamos tratando de evitar el pico, es decir aplanar la curva de incidencia y que la cantidad de casos nuevos no sea masiva para que no nos sature la capacidad del sistema de salud que estaba semi saturado desde cero”, aseguró. 


“No nos puede pasar que nos quedemos con camas para utilizar y gente sin cama. El problema no es tanto lo edilicio sino el equipo de salud”, dijo el viceministro


El funcionario bonaerense indicó que las medidas de aislamiento social que impuso el gobierno nacional junto a todos los gobernadores provinciales se recrudecieron porque han demostrado ser efectivas en aplanar la curva y consideró que “mientras nos da tiempo para comprar camas, insumos, respiradores, recuperar las mejoras de los servicios necesarios para frenar el pico de contagio”. Kreplak amplió las explicaciones y dijo “tenemos que intentar que el virus entre lo más lento y espaciadamente posible, sobre todo en los pacientes de riesgo y, para eso debemos reforzar el sistema”. 

Acciones concretas 
Mencionó que entre las medidas concretas realizadas por la provincia inauguraron un primer hospital dedicado a la pandemia con 30 camas de terapia intensiva, además de la ampliación en la producción de alcohol que dispuso el gobernador provincial. 

En los próximos días pondrán a circular más de 20 ambulancias nuevas para el traslado de pacientes con coronavirus, habilitarán nuevos sectores en hospitales, terminarán obras e incorporarán nuevos hospitales dedicados a la problemática. “Habilitaremos efectores de salud para trasladar a pacientes con otras patologías o pacientes crónicos y así poder vaciar los de alta complejidad y hacer salas de aislamiento en los que tienen mayor capacidad. La idea es sacar a los pacientes que se puedan derivar a otros de menor complejidad y evitar también que se contagien”.

Entre otras acciones inmediatas, el vice ministro mencionó que “trabajamos en fortalecer la capacidad diagnóstica para aislar al paciente positivo y separarlo del que no lo es. También pensamos en lugares de aislamiento para que no estén en hospitales porque es una enfermedad que bien atendida tiene enorme posibilidad que se resuelva sin complicaciones. Hay pacientes que ocupan camas de hospitales porque les dio el test positivo que podrían estar en su casa o en algún lugar específico para que no se compliquen los casos”. 

El contexto 
El vice ministro de salud explicó que “querríamos haber tenido un tiempo más para remontar una situación muy compleja porque la Nación no tenía Ministerio, es decir no había cabeza en el sistema de salud nacional y, en la provincia, nos encontramos con un nivel de abandono que toma un tiempo volver a reconstruir”. 

Asimismo, agregó que “casi todos los hospitales de la provincia están con obras y abandonadas y, con una parte de su funcionamiento obstruido como así también deudas enormes con proveedores a los que llamamos y no nos quieren vender porque hay deuda del año pasado”. 

El funcionario se refirió a la cuestión laboral de los trabajadores de la salud de la que dijo que “en los últimos cuatro años no hubo ingresos a la carrera hospitalaria, ni concursos, ni jefaturas, entonces hoy tenemos que asumir una epidemia de estas características -que es la tercera que tenemos desde que comenzamos la gestión- y la primera que necesita de un fuerte aporte hospitalario porque las otra tuvieron más trabajo comunitario como lo son el dengue y sarampión”. 

Señaló que la demanda actualmente la representan las camas críticas, el diagnóstico adecuado, las guardias, el aislamiento, es decir, el sistema duro, “esta parte nos agarra con poco tiempo de recuperación después de mucho tiempo de abandono”. 

Describió el contexto sanitario bonaerense, “hay muchas guardias que quedaron abandonadas y son indispensables ante la pandemia, por eso debemos terminarlas en forma meteórica y se trabaja en guardias alternativas, por eso hay que pensar un circuito de atención de las personas cuando no hay guardias”. 

En este sentido dio el ejemplo del Hospital Provincial Penna, “se inició la guardia, no se terminó, cuando se empezó a trabajar en los quirófanos, no se terminó esa obra y se empezó con el centro obstétrico, es decir, tres áreas en obra no funcionando”. 

Control social y agradecimiento 
El vice ministro habló de los controles sanitarios y del aislamiento social obligatorio, comentó que hay denuncias de incumplimientos, pero hay un control social grande. “Cada uno de los casos pone en riesgo la estrategia de aislamiento, es una enfermedad muy contagiosa que entró por un aeropuerto, si cada uno hubiera hecho lo que tenía que haber hecho, no tendríamos tantos casos que aumentan todavía y están muy relacionados con los viajeros que terminan contagiando a la sociedad”. 

Finalmente el funcionario dejó un mensaje de agradecimiento para los diferentes equipos de salud que trabajan en todo el país, “quiero trasmitir a mis colegas y compañeros que la hora nos llama, la sociedad se resguarda y no entra en contacto con la enfermedad trasmisible, mientras nosotros tenemos que ir a su búsqueda, es un momento donde la defensa de la salud y el rol de los equipos de salud es de gran épica y mística”. 

Concluyó con una frase que define su pensamiento y rol médico profesional, “nuestro sentido de la vida es la salud pública, que no es un problema individual, entendemos que nos cuidamos entre todos y que el Estado es irreemplazable y último responsable del sistema de salud que tiene a los efectores que puedan torcer la balanza respecto a lo que puede suceder. La salud pública es un derecho, un estatus de ciudadanía y que junto a la educación hay que garantizar sea de calidad”, concluyó.