Deportes

En el estadio Roberto Lorenzo Bottino

Colegiales cayó 3-1 con Liniers, en su despedida del Regional

10|03|20 11:04 hs.

El andar de Colegiales por el Torneo Regional de Federal Amateur Grupo 2 de la Región Pampeana Sur, terminó ayer con una nueva derrota. El Escolar se despidió con un adverso 3-1 frente a Liniers de Bahía Blanca en el estadio Bottino, resultado que condenó al equipo de Guillermo Sauce a cerrar su “balance” sin sumar punto alguno. 


Todo lo contrario para el Chivo, que anoche se volvió a Bahía ganador, dominando el grupo que se adjudicó de manera invicta y donde en su última presentación dio en los 45’ finales una demostración de superioridad con un fútbol y un ritmo distinto al de Colegiales. 

Pero mucho de eso fue diametralmente inverso en el primer tiempo; en ese lapso, el equipo tresarroyense tuvo un buen juego, y hasta fue superior; de hecho, se fue al descanso 1-0 arriba gracias al gol de Maldonado a los 18’. La primera emoción no tardó en llegar, sólo 2 minutos, aunque la conquista de Colonna fue anulada por posición adelantada. 10’ después tuvo un par de cabezazos que llevaron peligro, mientras que el buen manejo de pelota (usado de manera colectiva, no individual) le dio réditos positivos. 

Pero con el correr de los minutos, Liniers fue encontrando la pelota que, dicho sea de paso, maneja muy bien. Así tuvo un par de llegadas claras que conjuró Alonso. A esto, el Escolar se refugió en su campo, cerró espacios y apostó a la contra. 

Le dio resultado en ese tiempo, pero en el complemento la presión del Chivo fue asfixiante; con otra intensidad y decisión, no sólo metió al local cerca de su arco. En 4’ le había generado dos claras llegadas, la movilidad generaba espacios en una defensa que sin la protección de sus volantes, comenzó a perder las marcas. 

Y a los 9’, Colegiales empezó a complicarse el partido; Quintela le cometió un innecesario penal a Cerato que entró al área lanzado en velocidad con la pelota. La falta la ejecutó Martínez, y si bien fue defectuosa, terminó siendo certera. Como para corroborar su “credencial” de puntero e invicto, a los 17 y 22 minutos, Ramírez primero y Onorio después, se encargaron de anotar dos goles de otro partido, de otro nivel. El primero por una jugada colectiva y definición tremenda, el segundo por una exquisita concreción. 

En los instantes siguientes, Colegiales se mostró confundido y recurrió a la reiterada infracción, y después de varias amarillas recibidas, recuperó la calma y metió un par de profundas y muy claras contras que pusieron a Biera y Melgarejo de cara al gol, pero el “1” visitante ganó. 

El resto casi que estuvo de más; Colegiales vio en los últimos minutos como esta aventura terminó de una manera inesperada, aunque también deseando una nueva oportunidad a corto plazo para aprovechar esta experiencia y cambiar la historia.