Sociales

Mañana se reestrena “Compañía” en Quelaromecó

“Este es un homenaje a Juan Fuentes”

16|02|20 17:27 hs.

Mañana a las 21.30, en el espacio de arte Quelaromecó, se reestrenará la pieza teatral “Compañía” del afamado autor Eduardo Rovner. 


Una obra que para los tres protagonistas de la misma, Marifé (María Fernanda) Martínez Canel, María Melián y Gerardo Christensen tiene un sentido más que especial. 

Los tres estuvieron en LA VOZ DEL PUEBLO contando aspectos de esta reposición por su hondo contenido emocional y afectivo para el trío actoral. Ya que la misma subió a escena hace diez años atrás (el 14 de septiembre de 2010) con la dirección del desaparecido Juan Fuentes, esposo de Marifé Martínez Canel. 

Esta cuenta que la primera y única vez la hicieron “con mi marido, Juan Fuentes, que era el director del Grupo Teatral Gea. Gerardo y yo la actuamos en esa oportunidad junto a Antonela Ridino que hacía el tercer personaje. Después, a mi marido se le agravó la enfermedad y ya no pudimos reponerla nunca más. Pero nos quedó el sabor de volver a hacerla porque es una obra preciosa”. 

Esta “cuenta” les quedó pendiente y siempre por determinadas circunstancias no se pudo volver a retomar. Pero el año pasado “Gerardo me insistió y nos pusimos en marcha”, agrega. 

Es que como dice Gerardo les había “quedado esa cosa que era la última obra de Juan y esta es una forma de homenajearlo, ya que se había hecho una sola vez. En diciembre del anteaño pasado la llamé a Marifé y le pregunté ‘¿qué planes tenés para este 2019, querés hacer de nuevo ‘Compañía’?”. 

Ante la respuesta afirmativa de ésta la llamaron a María Melián, para que fuese la tercera actriz y en diciembre de 2018 comenzaron con los ensayos. 



Luego de un año de desarrollo decidieron ponerla en escena mañana, en Claromecó. La obra contará con la misma musicalización de la primera puesta en 2008, la misma voz en off que es de Pasty Christensen. “El hace como si fuese un programa de radio así que es un momento muy lindo y ameno. Va a haber muchas sorpresas en distintos pasajes que seguro llenarán al espectador, más allá de lo que es la obra misma. El guión se respeta tal cual, la puesta en escena es la original, hecha por Juan y es un disfrute la obra en sí misma”. 

Acá, quien se siente más tocada y por lo tanto se expresa así es Marifé por lo que para ella significa; “con cada lectura, con cada vez que la hacés le vas encontrando distintos matices. Es hermosa, a mí de todas las que he hecho es la que más me gusta”. 

El ingreso de María Melián es más que particular porque además recuerda que “cuando ellos la estrenan, hace 10 años, yo estaba sentada entre el público. Yo compartía otro espacio de teatro con Gerardo y cuando me avisa del estreno vamos a verla con una amiga. Yo ví el estreno de la primera vez y nació la curiosidad de ir a conocer a Juan Fuentes y a tomar clases con él. Fuimos con mi amiga una vez y después él se enfermó no pudiendo dar más clases. Para mí es un compromiso gigante y un homenaje a uno de los grandes del teatro en Tres Arroyos. Por otro lado es un trabajo de amigos porque yo con ellos me siento como en mi casa”. 

Aquí, los tres destacan que durante los ensayos se pueden ayudar, criticar sanamente, que en muchos casos es más que difícil de lograr entre los actores, tanto arriba como debajo del escenario. “Acá no existe el hecho de que el otro se moleste”, cuenta Marifé. 



Los tiempos de ensayo fueron de dos veces por semana arrancando con mates de por medio, charla previa, catarsis de cada uno por diferentes situaciones o problemas personales. “Yo este año pasado perdí a papá y ellos me acompañaron mucho”, señala María Melián sobre estas situaciones particulares. 

La conjunción actoral lograda entre Marifé y Gerardo se fue dando a través de actuar mucho tiempo juntos, algo que reconocen que han logrado incorporando a María. Los tres destacan que luego de mucho tiempo haciendo teatro entienden que “en una obra cada uno de los que participan es protagonista. No hay un único rol, todos están para apoyarse”. 

Coincidiendo en que al teatro lo hacen para pasarla bien, dentro del mayor profesionalismo y es para eso pero por supuesto que siempre está en el recuerdo Juan Fuentes.  

            ----------------------------------

Sentido especial de la obra

El significado emocional de “Compañía” para Marifé es muy fuerte: “Yo me acuerdo de muchísimas cosas que me decía Juan. Como que tengo en la cabeza un director que de algún lado me está guiando en qué sí y qué no. El trabajaba mucho la naturalidad, el que no parezca que estás actuando, algo que involucra al espectador y no le permite relajarse vinculándolo en el texto. Con ‘Compañía’ se juntan muchas cosas muy fuertes porque Juan para el teatro de esos tiempos era transgresor, no le gustaba eso estructurado y tradicional”. 

Tanto para Marifé como para Gerardo este “reestreno” tiene una situación más que especial. María Melián destaca que “lo que veo es que ellos lo están disfrutando. En todo momento está presente el recuerdo de Juan, es un poco lo que dice Marifé: ‘Juan está en todo momento’. Yo nunca fui dirigida por él pero es como que veo lo que a Juan le gustaba, lo que Juan hacía, como Juan lo ponía. Es como normal que se de en el ensayo eso”. 

Y quien más lo recuerda y tiene presente es Gerardo Christensen porque para él “los juegos de improvisación reales que hacía Juan de una escena te los hacía llevar al extremo que sean creíbles. Eso siempre lo tenemos en cuenta”. 

Además de tener un sentido muy especial porque todo lo que la vida no les permitió en aquella oportunidad ahora lo van a llevar a cabo, eso de hacer gira con “Compañía”. 



“Para mí -dice Marifé- es un poco vengarlo a Juan de que la vida no le permitió hacer una gira con esa obra que a él le gustaba tanto”. 

Quien no deja de recordarlo y seguro mañana lo tendrá más que presente como una “Compañía” más en el escenario es Gerardo Christensen. Ya que el mismo cuenta que “yo venía de hacer ‘Andar sin pensamiento’ y un día Juan me dijo: ‘Ahora yo te voy a pedir algo, vos me tenés que hacer un regalo a mí. Vas a hacer una obra con Marifé que yo siempre quise y nunca pude hacer’. Cuando me da el texto y lo leo le dije que estaba loco, porque es una obra bastante complicada. Que tiene escenas amorosas, violentas, hermosas y más que la tenía que hacer con la mujer de él. Y esa cosa es la que me quedó a mí, sabía de sus ganas pero a pesar de que él la había ensayado mucho nunca la había puesto en escena. Nosotros llegamos, la hicimos pero sólo una vez. Ahora la reestrenamos en Claromecó pero el 15 de abril, que es el día que falleció Juan, la vamos a hacer en Tres Arroyos como un homenaje a él”, señala en el final. 

            ----------------------------------

El argumento de Compañía

“Compañía” plantea el conflicto entre los deseos del hombre, sus pasiones y las estructuras culturales que no le permiten expresar y vivir muchos de ellos. También trata de cómo la posibilidad de la pérdida del afecto de un ser querido o la desesperada necesidad de compañía pueden transformar a la persona más generosa y aparentemente más inofensiva, en alguien capaz de llegar a situaciones límites de violencia con el fin de retener al otro o de no sentir la humillación y la angustia de ser abandonado y, en definitiva el miedo a la soledad. De una u otra manera el espectador tomará partida desde la platea. Sin duda “Compañía” es una pelea legítima por la felicidad.



Los personajes tomarán vida a través de María Fernanda Martínez como Ana, Gerardo Christensen como Osvaldo y María Melián como Magda. La fotografía es de Juan P. Osses, los diseños de Antonella Galván, la voz en off de Pasty Christensen y la publicidad de Adriana Gaitán. 

Coordinación general de la obra Gerardo Christensen.