Claro, Reta y Orense

Claromecó

La urgente necesidad de estatizar el edificio del Instituto Secundario

28|01|20 09:35 hs.

La presidenta de la Asociación Cultural y Educativa de Claromecó, Laura Castro, junto a la secretaria Andrea Castro y Vanesa Sallago, primera vocal de la entidad, en una entrevista con este medio subrayan la preocupación frente a la situación económica que está viviendo la única institución educativa de nivel secundario con que cuenta la localidad. La carpeta para el pase la presentó la inspectora Marina Moullia, quien está a cargo y el trámite está avanzando, aunque siempre “se presentan cuestiones” que lo demoran. 


El colegio funciona desde el año 1973 y en el 2005 pasó al edificio actual en calle 20 y 11 “levantado a pulmón”; con 170 alumnos de los cuales solo el cincuenta por ciento abona la cuota societaria no obligatoria que tiene un valor de 350 pesos, “la situación se pone insostenible” define Castro. 

Si bien el mismo está subvencionado en un cien por ciento por el Estado en cuanto a sueldos y las cargas sociales, los gastos de servicios, materiales de todo tipo y roturas que puedan presentarse pasan por la comisión integrada por once personas que “no pueden sostener un colegio” y trabajan a diario para que todo se mantenga. La necesidad de estatizar el Instituto Secundario de Claromecó ya no es un deseo, es una necesidad por parte de las autoridades del mismo pero también de la sociedad en general que “lo pide a gritos”.

Las entradas con las que cuenta el colegio son, dicha recaudación inestable de las cuotas por inscriptos sumado a un dinero por parte de la arenera privada que funciona en el Vivero, la cual por un convenio son cuatro instituciones que reciben la misma suma, de 17.500 pesos. Además, hasta hace tres meses percibían un aporte por parte de la Municipalidad tresarroyense pero fue “suspendido” sin aviso ni motivo. “Se rendían las cuentas como correspondía”, explica Castro. A partir de los cheques obtenidos para la construcción del playón deportivo que comprendió la base, el piso y las bridas para el futuro tinglado “que el intendente se comprometió a realizar” se llevó a cabo la suspensión, por una supuesta incompatibilidad en el cobro de dos subsidios en forma simultánea. Ellas explican que la investigación corrió el curso y la definición fue que no existía tal discordancia pero asimismo el dinero nunca más llegó y “para nosotros es muy importante, todo suma”. 

A raíz de toda esa situación fue que las cuentas empezaron a acumularse sumado a los aumentos que sufrió el país en los años pasados y “es desgastante”, definieron. Por lo que luego de varias reuniones y de mucho tiempo “peleándola” decidieron comenzar con los trámites pertinentes. 



Así fue como en noviembre pasado, la inspectora Moullia, la cual “ha acompañado, codo a codo” es quien digitalizó la carpeta y se presentó en la ciudad de La Plata para pedir el traspaso. Laura, Andrea y Vanesa explican que los legisladores que representan a Tres Arroyos “van a acompañar, ya se han comunicado” y esperanzadas aseguran que lo lograrán. Un punto más que positivo e importante, es que desde la órbita del Estado en Tres Arroyos ya se aprobó el pase por lo que éste sería inminente aunque define que “la estatización de una institución es siempre una decisión política y apelaremos a eso”. Los veintidós profesores con los que cuenta el instituto ya fueron notificados por medio de un acta que estuvo firmada por ellos de manera unánime.

“El momento es ahora”
La situación difícil por la que está pasando el colegio viene de hace mucho tiempo, de comisiones anteriores que siempre lucharon para hacerlo crecer, cuidándolo y abonando los gastos pertinentes. Asimismo explican que con mucho esfuerzo “las cuentas están al día”; pero que en diciembre por ejemplo, se les juntaron tres boletas de luz de un abultado monto.

“No es lo mismo entregarle al gobierno provincial un espacio con los números al día que uno desfasado económicamente”, por lo que aseguran que “el momento es ahora”, que cuentan con el edificio en condiciones y sin problemas de infraestructura. En funcionamiento, con una sala de informática con quince computadoras y con los materiales en muy buen estado. 

Ir por más 
Con la voluntad como bandera y las ganas de que los chicos sigan aprendiendo explican que el año pasado “ellos salieron como nunca” visitaron el diario, la Fiesta del Color y otros eventos que costaron mucho pero se lograron. Todo eso, que tan bien les hace y les permite ampliar la perspectiva, crecer y ver otros escenarios es en base a rifas. Si bien parte de ello lo abonan los padres, el restante sale de la comisión que impulsa éstas actividades para conseguirlo. 

Orgullosas, indican que cuando asistieron a las Olimpiadas de Economía los alumnos tuvieron “muy bueno resultados”, habiendo hecho una muy buena presentación en la que recibieron cantidad de elogios y eso es completamente positivo para ellos y gratificante para el núcleo de la comisión; pero la cara detrás de todo eso son los gastos casi imposibles de sostener. “Ya la gente conoce que hacemos el chancho móvil y otras cosas porque es la única forma de recaudar dinero para que puedan salir y asistir”. Con positivismo y visión a futuro, explican que tienen ganas de cambiar la orientación a turismo entre otras cosas; pero refuerzan que para lograr cuestiones más allá es necesario que no existan deudas, que el Estado tome el colegio para impulsarlo hacia adelante. “Queremos seguir como cooperadora y que todo lo recolectado pueda estar invertido en el colegio” en vez de que lo absorban los costos operativos mensuales.