Fabián llegó a nuestra ciudad el 16 de enero (Marianela Hut)

La Ciudad

En la esquina de Alsina y Rivadavia

Fabián, el primer trapito de Tres Arroyos: "estoy enamorado de la gente de acá"

27|01|20 18:04 hs.

En la esquina de Alsina y Rivadavia, Tres Arroyos cuenta con su primer trapìto. Se trata de Fabían, un amable joven que llegó el 16 de enero desde La Plata a nuestra ciudad por la promesa de un trabajo en el rubro de la construcción. Los días pasaron y el trabajo no salió, pero no se quedó de brazos cruzados y apeló a un oficio más que común en grandes urbes, con representantes en cada semáforo céntrico, pero inusual en Tres Arroyos.


Con simpatía y buen trato, rápidamente Fabián se ganó a los conductores, que colaboran y responden a su gentileza de la misma forma. "Estoy enamorado de la gente de Tres Arroyos. La verdad que colaboran un montón y estoy muy alegre de estar acá, más allá de que no me salió el laburo que vine a buscar. La gente me da una mano, y haciendo esto todos los días consigo para dormir en el hotel. Estoy muy agradecido a la gente de Tres Arroyos".


Fabián, entrevistado en vivo por Quique Mendiberri


Consultado sobre ese trabajo por el que llegó a nuestra ciudad y al final no salió, Fabián afirmó sentirse "un poco decepcionado. Pero voy a seguir esperando a ver si hay noticias, y si no hay noticias cuento con la gente de acá que me está dando una mano ´re grossa´".


foto Marianela Hut


Pasó el último tiempo en Santa Fé, donde ofició de carpintero. Pero un llamado por un trabajo en nuestra ciudad lo decidió a volver a un lugar que conoce. "Hace tres años estuve trabajando en tres edificios del centro. Hoy no hay laburo pero sigo para adelante. Me di cuenta que los pibes de acá no tienen ninguna actividad, están medio ´dormilones´. Le tienen que dar para adelante, en la calle hay un montón de cosas para hacer. Sin hacer cagadas la gente puede estar dándole una mano a otro". 
 

foto Marianela Hut


Respecto a los hechos de violencia que se han dado en algunas ciudades, en las que estuvieron involucrados tanto trapitos como limpiavidrios, Fabián afirma que se trata de casos aislados, de personas "sin códigos", afirmando que en su caso "cero violencia. Vengo a buscar un poco de colaboración de la gente, siempre sin molestar a nadie, agradecido y dándole bendiciones a todos". 

Por último, volvió a resaltar su agradecimiento por la comunidad. No sólo por el hecho de aceptar su oficio y colaborar, sino también con quienes le ofrecieron insumos para hacer su trabajo, y a los propietarios de comercios que a diario colaboran con algo de comida.