La Ciudad

Apreciado vecino, panadero y ex concejal por el PJ

El adiós a Ismael Guerrero

22|01|20 17:09 hs.


Este martes tuvo lugar la desaparición física de Ismael Guerrero, destacado comerciante del rubro panadería, recordado concejal y presidente del Concejo Deliberante, con una extensa –y plena de convicción- pertenencia al peronismo. También era hincha de Boca. 

 Estaba casado con Mabel Vivas y tenía tres hijos: Horacio, Adriana y Luciano. Adriana es la actual presidenta del Partido Justicialista de Tres Arroyos. 

La panadería 
En una entrevista publicada por este diario el 26 de agosto de 2018, Ismael Guerrero señalaba “me parece mentira que pasaron 50 años, se me han ido volando porque estuve ocupado siempre”. Es que en abril de 2018 se cumplieron 50 años desde que se hiciera cargo de Panadería Rivadavia y el 18 de agosto siguiente, 45 años desde que le sumaron al negocio el rubro confitería (este último acontecimiento coincidió con la remodelación del local comercial). 

“Los primeros cinco años alquilé la propiedad. En 1973 pude comprarla y decidí remodelarla toda”, señaló. Realizó estas declaraciones parado detrás del mostrador y abrazó luego a su esposa Mabel, imagen que quedó como testimonio de la nota. 

Su hijo Horacio se encuentra a cargo de la panadería desde 2001. Antes de dedicarse al rubro de la panadería, Ismael manejó un taxi, trabajó en campos de la zona e integró una empresa familiar de transporte automotor. 

La política 
Desde muy chico, se sintió atraído por el peronismo. Tenía poco más de diez años cuando se inició el primer gobierno de Juan Domingo Perón. 
Fue electo concejal en 2001, cuando el PJ se impuso en las elecciones a nivel local. Cinco candidatos del justicialismo se sumaron al Concejo: Carlos Alvarado, Daniel Sáez, Valentina Pereyra, Rosa Cuevas e Ismael Guerrero. 

Al producirse el cambio de autoridades en diciembre del citado año, Ismael fue consagrado como presidente del Concejo Deliberante. Desempeño esta función durante dos años, hasta su reemplazo por Ricardo Ravella. 

El vecino 
Además de ser muy respetado en el ámbito partidario, era un integrante de la comunidad muy apreciado por todos quienes tuvieron la posibilidad de conocerlo. Un hombre de barrio, de trabajo, muy dedicado en su tarea por el bien de la familia. 

Su núcleo más cercano había crecido. La vida le dio la alegría de ver a nuevas generaciones, la llegada de nietos y bisnietos. 

Sus restos serán inhumados en la tarde de este miércoles en el cementerio municipal. 

Te interesaría leer