Sociales

Susana Lang, sobre los adultos mayores

“Tienen mucho para contar y a veces, poca gente que los escuche”

12|01|20 17:32 hs.

En el comienzo de un taller de escritura creativa para la tercera edad, Susana Lang, licenciada en Letras que lo brinda en el Centro de Jubilados y Pensionados, planteó su inquietud por poner en marcha un espacio similar dedicado a los recuerdos de esas mismas personas. La idea fue bien vista desde la entidad, debido a que su presidente Roque Di Rocco le expresó su voluntad de hacerlo. 


El taller surgió por iniciativa de Virginia Casellas, una tresarroyense que reside en Estados Unidos, y cuya madre asiste al Centro de Jubilados y Pensionados. 

Aclaró Lang, que el que comenzó el martes último “no es un taller de memorias”, pero explicó que intentó poner uno en marcha con el que no tuvo éxito. “Quise hacer uno. Considero que la gente de la tercera edad tiene mucho para contar y a veces poca gente que la escuche”, afirmó con el tono de quien tiene la experiencia para sostenerlo. 

Agregó que le parecía que “era bueno generar un espacio, no vine acá. Fui a centros culturales, bibliotecas, a todos les parecía muy complicado. Y no lo di. Pero apareció esto, capaz que después continuamos, pero requiere más tiempo, precisamente por las trayectorias de vida”, dijo esperanzándose en tal posibilidad. A lo que Di Rocco respondió: “Tené la plena seguridad”, con un tono afirmativo aseverando que así sería. 

Todo ocurrió instantes previos del primer encuentro en el taller que se impulsa desde la misma presidencia del centro, porque tal como dijo Di Rocco, “soy de los que piensa que tenemos que tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro”. Y para ello afirmó que quiere y que tiene tiempo para aprender. 

Lang contó además que para ello tiene el respaldo de un posgrado en Escritura y Creatividad Humana hecho en la Flacso (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales). Además ocupa mucho de su tiempo realizando capacitaciones como tallerista. “Es algo que me apasiona”, aseguró.

Por su parte, Di Rocco afirmó que “el centro hará lo que tenga que hacer porque el taller estará todo el año”.

En marcha 
En cuanto al taller que comenzó a dictar el martes pasado, Lang, explicó que está organizado para ser cursado durante el mes de enero con textos breves, literarios, para leer y escribir a partir de ellos. 

Además se trabajará con escritores importantes, aplicando actividades que despiertan aspectos emocionales entre quienes participan de la experiencia. 

“Me ha pasado en la Fundación Campano que venía gente de la tercera edad y yo a veces me quedaba maravillada porque era un club de lectura con novelas de 600 páginas. Y las leían, venían y me las comentaban. Despierta y motiva todo eso”, afirmó. 

No se reconoce como especialista en tercera edad, y tampoco como psicóloga. “Puedo dar lo que doy desde la literatura. Para mí es medio nuevo, porque nunca trabajé exclusivamente con un grupo de la tercera edad. Programé esta primera semana y vengo abierta a combatir mis prejuicios. Porque uno no sabe con quién se va a encontrar”, expresó. 

En el transcurso de los primeros encuentros, Lang eligió al escritor portugués José Saramago para trabajar con los talleristas. Una biografía y sus memorias serán el punto de partida para que también sus participantes se suelten a escribir guiados por una experta. 

“Eso es lo que hacen los escritores también, porque lo que dicen lo hacen desde su experiencia de vida”, destacó la licenciada en Letras, a quien le sugirieron no dar más de cinco líneas de texto en este tipo de talleres con adultos mayores. Por el contrario, se mantiene expectante al sostener que “uno puede proponer, pero también tiene que estar atento a lo que pasa ahí porque se trabaja con gente”.  


            --------------------------------------

Perfil

Susana Lang nació en Lanús. Vivió mucho tiempo en la capital federal, donde estudió Licenciatura en Letras, en la UBA, casa de estudios en la que además hizo el profesorado. 

Después se trasladó a De la Garma, localidad a la que llegó por gente conocida que tiene campo en la zona. Se escapó de la “locura de la capital y del agobio de su trabajo” en ese mismo ámbito. 

Durante casi 20 años vivió en De la Garma, sus hijas nacieron allí, pero cursaron sus estudios secundarios en Tres Arroyos. Una vez separada se vino a vivir a nuestra ciudad. Dio clases a nivel terciario y ahora trabaja como administrativa en la Escuela Secundaria Nº1 -ex Media- y también en la Escuela Técnica. 

Los talleres los dicta desde que vivía en Buenos Aires. Lo hizo en De la Garma pero también en La Casona, en su casa y en La Campano con bastante convocatoria. Fue convocada por Virginia Casellas, quien patrocinó la presente experiencia en el Centro de Jubilados y Pensionados.