Claro, Reta y Orense

En calle 26 entre 7 y 9

Tardecitas y noches en Patricio

05|01|20 12:16 hs.

Patricio cumple su cuarto periodo en la ciudad, y siempre con creaciones tanto en su carta como en sus instalaciones invita al turista a disfrutar de ello. Ubicado en calle 26 entre 7 y 9, su dueño explica que el lugar surgió como una cervecería, pero viendo que estaba instalado en un punto neurálgico de la villa no podía dejar de ofrecer el servicio a la familia, es por eso que lo transformó en un restaurante y amplió su mirada a todo el núcleo turista, “costó mucho hacer comprender que no era un boliche”, refiere dado que anteriormente se desarrollaba un local bailable allí. 


El lugar es uno de los más reconocidos por su amplio deck y terraza de madera, ya que no hay uno de esas características en la zona. Lucio explica que “esto costó mucho en la Municipalidad porque no había ninguna reglamentación en lo que a eso respecta; la única ordenanza que hay dice que hay que dejar 70 centímetros al cordón de calle y dos árboles obligatorios. Algunos lo cumplen, otros no, pero yo fui y lo hice”. Cuenta que se ocupó personalmente de que no quedara inhabilitada la pasada para sillas de ruedas, y que en otras ciudades la distancia a dejar era mayor y “yo me adelanté y ya lo hice”, porque pronto se tratará en profundidad. 



Si bien él es optimista a la temporada que recién comienza, decidió hacer unos cambios en referencia a las anteriores. A partir de ahora abrirán de 19 en adelante, porque “si está más o menos lindo la gente va a la playa o elige los paradores de ahí”. Asimismo, invita a recorrer el patio de Patricio porque “es hermoso, el mejor espacio del local”; además decidieron para este año ponerlo a punto con sillones, almohadones, y mucho verde. 

No obstante, otras de las innovaciones para esta temporada recae en lo que es la carta, en la que podemos encontrar desde tapeos y comidas rápidas hasta platos gourmet con salsas variadas, pensadas en conjunto con el chef Lucas Salvatierra; eso se puede acompañar con las más de 10 canillas de cerveza artesanal que ofrecen, y en este ciclo le dieron la bienvenida a las locales Bastiana y Otta. 



Consultado sobre la atención que brindan al cliente –dado que es una de sus mejores calificaciones- Lucio indica que es “un dueño muy particular, yo me mimetizo con los chicos. No sé si es lo ideal pero inculco que haya buena onda, para mí lo esencial de un grupo tan grande es la unión. Tenemos momentos de stress, hay horarios pico donde todos corremos y podemos rozar, pero cuando la jornada finaliza nos pedimos disculpas y todo vuelve a cero”, y sin duda eso se transmite a quien desea sentarse en sus mesas para pasar un buen rato. 



Por último también invita al happy hour que están realizando de 19 a 21 y reflexiona que le gustaría que el horario de cierre del restó se extendiera un poco para poder aprovechar el gran espacio con el que cuenta el local, “que se arme una movida más grande” pero sin molestar a los vecinos. Lucio se muestra muy empático con ello, por lo que asegura que mantiene contacto a diario para saber si la música o el barullo interceden en su sueño.