Claudio Bonavita, delegado de San Francisco de Bellocq

S.Mayol y Bellocq

Especial Fin de Año

Para su delegado, Bellocq, “es un pequeño paraíso”

04|01|20 16:10 hs.

“Bellocq para los que vivimos acá es un pequeño paraíso”, afirma el delegado de este poblado de aproximadamente 650 habitantes. 


Claudio Bonavita apoya esa afirmación con algunos datos que enumera con firmeza, pero a su vez con un tono amable de voz. “Hoy tenemos todavía las bicicletas afuera, es tranquilo, vivimos con la suerte de no tener desocupación y por eso no se ve miseria. Es un pueblo limpio y ordenado”, dijo. 

Y agregó: “generalmente lo hace la misma gente, no es que lo haga el municipio ni el delegado, cuando la gente es limpia y ordenada te ayuda muchísimo”. 


Asfalto, acceso a la localidad y reformas en la delegación, son algunas de las últimas obras efectuadas


En la actualidad, San Francisco de Bellocq, un poblado que se encuentra de paso a las localidades de Claromecó y Orense, registra como una de sus últimas obras públicas el encarpetamiento de dos cuadras sobre calle 15, a finales de 2018. En ese sector resultaron beneficiados la biblioteca popular, el Centro de Jubilados, una panadería tradicional, y la famosa Casa Chedrese.



Proyectos
Sin ser un pueblo turístico, Bellocq recibe un lógico rebote de parte de personas que viviendo lejos de destinos costeros –por ejemplo- ven en su proximidad, una ventaja para estar cerca lugares como Claromecó y Orense. Es por eso que hasta ha despertado de manera indirecta, interés turístico, el tener un pedazo de tierra donde construir.

“En lo inmediato siempre nos toca en ésta época la preocupación del turista que apuesta a la localidad y quiere conseguir un terreno y no se lo podemos dar porque no hay muchos con papeles”, contó Bonavita. 

Dijo al respecto que junto al municipio intentan gestionar “para poder sacarlos a remate, porque siempre ocurre que en estas épocas -o en marzo cuando se empieza a ir el turista- ven la localidad y quieren construir, o se quieren quedar”. A propósito contó que en los últimos tiempos “hemos tenido la suerte de tener gente que en total ha construido alrededor de 10 o 12 casas, que para un pueblito de 250 medidores es muchísimo”. 

Mientras ello ocurre se esperanza como disponer de un nuevo tubo de gas licuado de BAGSA con lo cual podría aumentar la capacidad de brindar servicios básicos, junto con el agua, y con ello lograr mejores condiciones para la calidad de vida de los habitantes. “Hay cuatro o cinco casas de turistas y otras de gente joven que apostaron a quedarse en la localidad. Son personas que vinieron por circunstancias, les ha gustado y se empezaron a quedar. Otros se casaron y vivían en Tres Arroyos, se compraron un terrenito y construyeron acá, hasta hay turistas que han hecho una casita toda en madera, muy novedosa. Trabajan en Buenos Aires, se vienen a veranear y esperan la jubilación para venirse a vivir acá”, describió el delegado al referirse al perfil de los nuevos vecinos con los que cuenta la localidad. 

En relación a los terrenos que necesitan disponer en Bellocq, contó que trabajan con el municipio en conseguir un recurso legal. “Llegamos a una instancia en la que fueron a juicio, se trabaron más, ahora vemos sí los podemos sacar más rápido. Hay gente que quiere apostar acá, la idea es hacer algún tipo de remate con derecho de construcción, que no venga ningún grupo inversor y compre terrenos para el día de mañana”, avisó el delegado. 

Asfalto, acceso a la localidad y reformas en la delegación, son algunas de las últimas obras efectuadas


Necesidades
El delegado que recientemente recibió el apoyo popular para continuar con su gestión en Bellocq, contó a este diario que sus vecinos necesitan las obras de cloacas y cordón cuneta. De hecho destacó que su intención es estar “preparado” para cuando salga una nueva posibilidad de construir la rotonda para el cruce de las rutas 72 y 73. 

Dijo además que “tenemos que estar preparados para el cordón cuneta, arrancar con eso que le da otra vista a la localidad y empezar a hacer más desagües. Proyectos hay muchos, todo depende de la situación que tengamos”, sostuvo. 

Consultado por cómo piensa financiar obras como la del cordón cuneta, respondió que “la idea es que arranque el municipio con el cordón cuneta -por ejemplo- hoy el frentista está más castigado. Comenzar con dos o tres cuadras y después empezar a cobrarle al frentista para seguir ampliando la obra”, explicó el delegado que remarcó la necesidad de contar con el servicio de cloacas.