“Solidaridad enorme”. Es lo que percibió María Carlota Cortés

La Ciudad

María Carlota Cortés

Ante el dolor, una mano bien extendida

15|12|19 11:11 hs.

María Carlota Cortés, vecina de nuestra ciudad y abuela de Benjamín Otero, el niño de cinco años fallecido a principios de noviembre como consecuencia de un incendio registrado en la vivienda familiar del Barrio El Ciclista, manifestó, a través de un escrito, su agradecimiento a toda la comunidad tresarroyense. 


Hizo referencia a la “solidaridad enorme” ante el trágico hecho que, además, obligó a derivar al Hospital a la madre del pequeño y al hermano de ocho meses por la inhalación de humo. 

De tal forma, Cortés expresó sus “infinitas gracias” a Norma y Mario Molina y Alejandra O’Lery, quienes prestaron los primeros auxilios a su hija María Sol Reynoso, a su pequeño nieto Aaron y a Iñaki Olthoff, así como a todos los vecinos del Barrio El Ciclista, que se acercaron a ofrecer su ayuda, entre ellos “a Martín Carioni, quien me llevó hasta mi casa cuando recibí la terrible noticia; a todo el cuartel de Bomberos Voluntarios, a todo el personal del Centro Municipal de Salud, médicos y enfermeras que brindaron las primeras atenciones y contención a los chicos Sol, Benja, Aaron e Iñaki”. 

También extendió su agradecimiento “a la Comisaría Primera, a todos mis compañeros de la Municipalidad, en especial de Despacho General y de Mesa de Entradas, por la contención recibida en tan difícil momento, a la Secretaría de Desarrollo Social, al señor Marcelo León, quien dispuso el vehículo para trasladarnos hacia Bahía Blanca y al señor Gustavo Córdoba, quien nos llevó”. 

También agradeció al Hospital Penna de la ciudad del sur, donde le brindaron los cuidados necesarios al pequeño Aarón. Y “a todas las personas que me llamaron, qee me enviaron mensajes, Whatsapp, a todos quienes colaboraron tanto con aportes económicos como así también con ropa, muebles, ropa de cama, etc”. (Cabe recordar que en el incendio del pasado 7 de noviembre, en la vivienda de Juan Manuel Fangio al 100 se registraron pérdidas totales). 

Cortés manifestó también sus “gracias especiales” a la Secretaría de Prevención y Salud de la Municipalidad “en la persona de Diana Delgiorgio, quien me llevó hasta el Hospital, a las doctoras Barcala, Farizano, médicos y enfermeras que me contuvieron cuando me dieron la triste noticia de que mi pequeño Benjamín se había ido al encuentro de Nuestro Señor Jesucristo. Al señor Francisco Aramberri, a Coca y Omar, al CRESTA; a mis compañeros de Contaduría, por la donación de mercadería; a María Bernardina Gándara; a Enriqueta, Juan y Tini de la Pañalera Tini por sus donaciones, a Carolina y Rosana Gamio y a la señora Evelina Soulé Ucci por su donación”. 

Expresó sus “infinitas gracias por todo ayer, hoy y siempre a mis padres, a mi hermano Alejandro Agustín Cortés, a mi cuñada Alejandra Ciel y a todos los que de una u otra manera me hicieron llegar sus palabras de aliento y por todas las muestras de cariño, ¡gracias, gracias!”. 

Destacó asimismo la actitud de docentes e integrantes de la comunidad educativa de la Escuela de Educación Técnica Nº1, por una donación; así como a “Mirta y su esposo, quienes me dieron una cocina”.

“¡Abrazo gigante y muchas bendiciones para todos!”, es el cierre del texto, mediante el cual además pidió disculpas ante la posibilidad de que hubiera omitido recordar a alguien.