La Ciudad

“Todos debemos sumarnos al trabajo y al crecimiento de

Carlos Sánchez inició anoche su quinto mandato

11|12|19 08:41 hs.

Ante un colmado Salón Blanco, y tras haber jurado por quinta vez consecutiva como intendente, Carlos Sánchez volvió a pedir “trabajo en conjunto entre la oposición y el oficialismo” con el objetivo de lograr un distrito cada vez más desarrollado. Pero, más allá de eso, el jefe comunal se refirió a la compleja coyuntura social y económica que reina en Argentina, a la cual Tres Arroyos no escapa. “Hoy, la política económico-social del país volvió a pegarnos con una crisis muy profunda, pero aquellos cimientos y estrategias de crecimiento sustentable que supimos construir nos hace todavía sostenernos sin claudicar ante lo duro de la actual situación”, manifestó. 


El intendente, en un discurso de casi 16 minutos, habló ante un recinto colmado. Las presencias estuvieron marcadas por los concejales entrantes y salientes, funcionarios, autoridades policiales, educativas, como así también por familiares y allegados de los protagonistas de la jornada. 



Tras haber jurado ante el flamante presidente del Concejo Deliberante, Werner Nickel, Sánchez dio un discurso sin anuncios pero con premisas claras. Antes de meterse en lo que será el trabajo de la gestión y de contextualizar ese aspecto con la delicada coyuntura social reinante, el jefe comunal agradeció en primer término a su familia, un gesto de gratitud que extendió hacia sus funcionarios, colaboradores más cercanos y al Movimiento Vecinal por haberlo postulado como intendente en cinco ocasiones. Y puntualmente, valoró de especial manera a la figura del concejal saliente Guillermo Salim, quien ayer dejó la función pública tras haber completado dos períodos como presidente del bloque vecinalista.

Comparación
“Allá por 2003 traía hasta este recinto un puñado de sueños, buenas intenciones y unas inmensas ganas de trabajar. Hoy, 16 años después, vengo a ofrecerles lo mismo: mis sueños, mis ilusiones de continuar haciendo grande a Tres Arroyos, mi inteligencia, mis manos y mi vida puestas al servicio del esfuerzo diario. Claro está, que a lo largo de estos años, gracias a Dios y a los aciertos, pero también a los errores, hemos ido acumulando experiencia”, expresó Sánchez. 

Y agregó: “Cuando llegamos a la administración municipal, recibimos un Estado ordenado, austero y con las condiciones necesarias para comenzar a desarrollarse. El país, en 2001, salía de una de las peores crisis de toda su historia, y nuestra comuna había atravesado dicho período recortando gastos y haciendo los duros ajustes que el momento histórico demandaba. De allí en más Tres Arroyos, comenzaría un ciclo de crecimiento sostenido a lo largo de varios años, quizá uno de los períodos de crecimiento nominal más prolongado e importante de su historia”. 

“El desafío consistía en comenzar a reactivar una comunidad golpeada por la crisis, un distrito que había sufrido en su principal potencialidad que es la actividad agropecuaria e industrial, la crisis más dos inundaciones, un Estado municipal que había aprendido a no moverse para no gastar sus pocas energías. Se necesitó tiempo, mucho diálogo, mucha diplomacia y gestión con los gobiernos provinciales y nacionales, mucha comprensión, para que todos empezáramos a entender los nuevos tiempos. Hoy repetimos la historia volvemos a tener crisis económica, social y política", planteó. 

“Codo a codo” 
En sus apreciaciones, Sánchez expuso sus expectativas con respecto a la gestión de Alberto Fernández como presidente y de Axel Kicillof como gobernador. “No tengo dudas que volveremos a trabajar, codo a codo, con la Provincia y con la Nación, con un municipio abierto, como siempre lo hemos hecho, gestionando y convenciendo ante las autoridades las obras que son necesarias para los tresarroyenses, sin mezquindades políticas, como debió haber sido siempre”, mencionó. 

En ese sentido, se mostró convencido en torno a la fórmula señalada. “Es algo que venimos aplicando desde hace 16 años y lo seguiremos haciendo”, puntualizó el jefe comunal, quien apeló a cuatro ejes sustanciales para la etapa de gobierno que se viene: trabajo, honestidad, administración y gestión. 

Y con esa premisa, llamó al trabajo conjunto por nuestro distrito. “No les hago promesas; 16 años de gestión me permiten asegurarles que dejaré hasta el último de los esfuerzos en pos de un Tres Arroyos más grande, con más trabajo, con más producción, más pujante, más lindo y más justo. No es tiempo de pensar en términos políticos partidarios. La situación actual de nuestra querida Argentina no lo permite. La política partidaria es pasajera y efímera. El tiempo de campañas y elecciones ha concluido”, señaló. 

Por último, manifestó un mensaje claro a todo el arco político: “Es tiempo de unirnos a trabajar todos en busca de aquello que nos llevó a aceptar el desafío de ocupar un cargo o una banca: trabajar por nuestros vecinos”.