El mural que recuerda los 30 años de impunidad del crimen de Nair Mostafá

La Ciudad

Día Mundial de la Lucha Contra la Violencia de Género

Nair Mostafá: Tres décadas sin justicia

27|11|19 09:13 hs.

Distintas organizaciones sociales desarrollaron un acto con varios segmentos destinados a reflejar su compromiso contra la violencia de género, en consonancia con el día mundial de esa lucha que fue el lunes 25. 


El contexto además sirvió para evocar los 30 años de impunidad que rodean al infanticidio de Nair Mostafá, ocurrido el 31 de diciembre de 1989, en nuestra ciudad. “Si chicas, hagan el mural porque es necesario”, le dijo la madre de Nair, Liliana Fuentes, a las integrantes de Ni Una Menos en Tres Arroyos que gestionaron ante el municipio la construcción de un paredón en el acceso al Centro Cultural La Estación, donde ayer se realizó el evento que contó con muy buena concurrencia.



Ni verdad ni justicia 
“Nair nos grita con sus ojos que son 30 años de impunidad del poder político, judicial y policial. Hoy no hay culpables, no hay verdad ni justicia”, se leyó en el comunicado de Ni Una Menos desde donde además se recordó la pueblada generada durante aquel fin de año cuando “un pueblo estalló por primera vez (…) y por un instante dijo basta”. 

Desde la organización explicaron también que buscaron que el mural “refleje el camino recorrido por los feminismos y por el movimiento Ni Una Menos”. 


Un público muy receptivo de la propuesta se acercó al acceso de La Estación para presenciar en forma completa el acto del Día Mundial de la Lucha Contra la Violencia de Género (Marianela Hut)


Y remarcaron que reencontrarse con Nair “es reencontrarnos ‘todes’ en un territorio de mujer, de niña, de niñez, territorio ultrajado, olvidado y que espera una vida y un futuro digno”. 

Participó en el acto también la comparsa de Puente en la Infancia, quienes le aportaron color y clima de euforia en el arranque, cuando el sol todavía caía con generosidad sobre el predio en el que había personas recorriendo puestos de artesanos, tomando mates en ronda sobre el pasto, y mirando todo lo que iba sucediendo.



“Cantar para Nair” 
En ese mismo marco se sumaron para darle vida y emoción al escenario las chicas de 23 del 7 y posteriormente Belén y Javier Stiglich. 

Conmovió la vocalista cuando anunció –y luego interpretó- canciones de María Elena Walsh que decidió “cantar para Nair y para miles”. Así se sucedieron “En el país del no me acuerdo”, “La reina batata” y “La vaca estudiosa”, todas acompañadas con palmas y bailes por parte de los más chicos.



“Profundizar la acción”  
Desde la Mesa Intersectorial de Mujeres de Tres Arroyos, la concejal del bloque de Todos, Mercedes Moreno tomó la palabra y leyó un comunicado donde se destacó que a nivel local “somos conscientes que debemos pasar de una situación asamblearia a profundizar la acción para que Tres Arroyos sea un lugar mejor para las mujeres y las diversas identidades sexo genéricas”. 

Además en el texto se subrayó que “este 25 de noviembre nos encuentra a las instituciones que conformamos la Mesa Intersectorial frente a inmensos desafíos, como por ejemplo la puesta en vigencia de la Ley Micaela en cada institución de Tres Arroyos, el respeto por protocolos de atención a las víctimas de violencia, llegar con talleres de maternidad a cada barrio del distrito para que podamos hablar de parto respetado, brindar capacitaciones y talleres a cada escuela, a jóvenes sobre la prevención de violencia en los noviazgos, y poner en marcha el observatorio de violencia de género tal como lo plantea la ordenanza”. 


Integrantes de Lunátikas (Marianela Hut)


Por último –y parafraseando el nombre de la canción que Lunátikas presentó en memoria de Nair- afirmaron no querer que “nos vea sólo el sol, queremos construir una sociedad cada vez más justa, cada vez menos violenta, cada vez más inclusiva y cada vez con más derechos”. 

Antes de la marcha que unió el trayecto entre el Centro Cultural La Estación y la Plaza San Martín, Belén Goetta, baterías y coros; Valeria Aristemuño, bajo y coros; Carmela Monlezun en voz y Xaviera Irigoyen en guitarra presentaron un set de canciones con las que militan el aborto legal y gratuito, el feminismo y finalmente presentaron en sociedad “Sólo el sol la vio”, con la que además de recordar el histórico -y atroz- crimen de Nair Mostafá dejan un claro testimonio de la impunidad que rodea al hecho que dejó una herida abierta en la comunidad tresarroyense hace ya tres décadas.