116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 7°
Escasa nubosidad

Nacional

Críticas de Vidal y la Unión Industrial

Quantín denunció a la UOCRA de Bahía Blanca y fue avalado por varias empresas

23|09|17 09:08 hs.

El ingeniero tresarroyense Pablo Quantín, titular de la empresa Vial Agro, realizó una denuncia pública sobre la UOCRA de Bahía Blanca y recibió el apoyo de varias empresas de la mencionada ciudad. Lo hizo como presidente de la delegación bahiense de la Cámara Argentina de la Construcción y se refirió a un conflicto que tiene también alcances políticos, debido a que incluso hubo un cuestionamiento al gremio por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal. 


En declaraciones que dio a conocer el diario La Nueva. y confirmadas anoche a este diario en una conversación telefónica, Quantín indicó que desde la UOCRA de Bahía Blanca y a diferencia de otras delegaciones del país, se reclaman beneficios por encima de lo acordado en los convenios colectivos, por ejemplo en viáticos y premios. 

También aseguró que desde el sindicato se pide que las contrataciones de servicios o la compra de insumos se concreten a determinados proveedores, en muchas ocasiones -señaló- con valores muy por encima de los de mercado. 

En una reacción favorable a estas declaraciones, la comisión directiva de la delegación Bahía Blanca de la Cámara Argentina de la Construcción avaló -en su totalidad- la denuncia y dio a conocer el listado de dirigentes y empresas que manifiestan su apoyo: Néstor Teplitz (Coince Bahía S.A), Fabián Gurrado (Ingeniería y Arquitectura S.R.L), Alejandro Cowper (Geomac S.A.), Jorge Polla (Proa S.A), Gustavo Carcereny (Carcereny Construcciones), Cristhian Ferrero (Carreteras 2000), Luis Medus (Obras Abedul) y Norberto Cerra (Cerra y Moro S.R.L.), Carlos Schlosser (Schlosser Ingeniería), Diego Moguiliansky (Ecosur Bahía S.A.), Augusto Marino (Rimsol S.A) y Esteban De Mirta (Arginde S.A.). 

Según indicó Quantín, en muchas obras "hace dos meses que las horas de trabajo no superan la media jornada" y que eso quita la rentabilidad de las empresas, como también "debilita los ingresos de los operarios". En este sentido, consideró que "es entendible que el gremio intente obtener mejores beneficios, pero todo tiene límites". 

Dos obras 
En una conversación con LA VOZ DEL PUEBLO, Quantín puntualizó anoche que Vial Agro S.A. tiene dos obras en la jurisdicción seccional de Bahía Blanca en la ruta 35 y en la ruta 51, donde se iniciaron los trabajos, pero se registraron numerosas interrupciones. 

Indicó que junto con personal de la empresa, se desempeñan ayudantes que son de la zona donde se desarrolla la obra, así como se toma personal de la bolsa de trabajo de la UOCRA; planteó que esta situación extiende los plazos de los trabajos e impide llevarlos adelante de acuerdo a lo previsto. Describió que muchas empresas padecen inconvenientes similares y por esta razón, manifestaron su respaldo ante la postura que hizo pública por la función que ejerce en la Cámara de la Construcción. 


Maria Eugenia Vidal


Dura crítica de Vidal al sindicato
El miércoles pasado, en su paso por la ciudad de Bahía Blanca, la gobernadora María Eugenia Vidal puso de manifiesto que los trabajadores "no pueden perder su trabajo por la intervención mafiosa de un sindicato", en referencia a los reclamos de la UOCRA en la mencionada ciudad. El alcance político del tema creció durante los últimos días y Vidal se pronunció con dureza e incluso al secretario general de la UOCRA en la ciudad del sur, José Burgos, de quien dijo que "obliga a los contratistas a contratar proveedores de comida, transporte y equipamiento. Eso es un acto corrupto". Y subrayó: "la justicia va a tener que intervenir". De la misma manera, planteó que "un sindicato no puede pedir a una empresa que contrate determinados proveedores, claramente no se está pensando en los trabajadores sino en un negocio propio", así como agregó que Burgos "pide una remuneración que no estaba en el convenio". Por su parte, el diputado Santiago Nardelli y candidato de Cambiemos a renovar la banca, señaló que "no se puede permitir la extorsión. La gobernadora tomó una posición muy clara". 


Fabián Gurrado, de la Unión Industrial


Repudio desde la Unión Industrial 
La Unión Industrial de Bahía Blanca cuestionó a la UOCRA y dijo que afecta con sus prácticas el trabajo de las empresas. En un comunicado de prensa firmado por su presidente Fabián Gurrado y del director ejecutivo Ricardo Rabbione, señala que "ante las diversas y reiteradas presiones por parte de la seccional local de la UOCRA, que fueron denunciadas oportunamente por varias de nuestras firmas asociadas ante el ministro bonaerense de la Producción, Javier Tizado, la entidad expresa su más enérgico repudio a este tipo de prácticas".

 Sostiene que las firmas bahienses "ven comprometido así su normal desenvolvimiento en el mercado". En el escrito, afirma: "Reiteramos la necesidad de finalizar con ese tipo de prácticas impuestas por el gremio, ya que atentan contra la previsibilidad y competitividad de las empresas, impidiendo en muchos casos acceder a obras o prestaciones de servicios tanto en nuestra ciudad como en la región, ya que negociar no es imponer". 

La entidad agregó que frente a la llegada de inversiones en el sector petroquímico, portuario, de infraestructura y energético, "estás prácticas resultan perniciosas para Bahía Blanca, porque impactan negativamente al momento de definir una inversión, perdiendo la posibilidad de generar puestos de trabajo e impulsar el crecimiento económico y social". Por último, indica que "en tal sentido, valoramos la firme posición puesta de manifiesto por la gobernadora María Eugenia Vidal en este tema". 


Guillermo Molina


El sindicato negó aprietes
Luego de las manifestaciones públicas de Quantín, que tuvieron un fuerte impacto esta semana, la conducción bahiense de la UOCRA negó "aprietes" y afirmó que siempre buscaron el consenso. "Recibimos acusaciones públicas por parte de un empresario particular, Pablo Quantín, de Vial Agro S.A., quien describió un supuesto escenario de caos en la relación gremio-empresas, pero sin que las mismas se refirieran a algo concreto en nuestra contra", indicó el secretario de finanzas de la UOCRA, Guillermo Molina. 

El dirigente afirmó que "lo que estamos reclamando es ni más ni menos que un aumento para nuestros trabajadores, para que los 11.000 pesos mensuales que cobra un ayudante pasen a ser 13.000 mil, un salario que así y todo, seguiría siendo inferior a la canasta básica familiar determinada por el INDEC". Sobre este dato, Quantín dijo a este diario que "nuestros operarios perciben 11.000 pesos por quincena, no 5500 como indicó en forma errónea un integrante del sindicato".