La Ciudad

.

Municipales: los salarios y la farmacia, ejes de la lista Azul

08|10|19 12:44 hs.

Roberto Fernández es jefe de licencias de conducir y desde hace dos años trabaja en el municipio. Integra la lista Azul como candidato a vocal, para las elecciones que el Sindicato de Trabajadores Municipales que se van a realizar el jueves. Es la lista que se presenta como alternativa a la actual conducción y se encuentra encabezada por Juan Rodríguez, para secretario general. 


“Vemos que el sindicato está muy manso para nuestro gusto, hemos decidido hacer una lista”, señaló en una entrevista en este diario. 

Destacó que, en el trabajo para impulsar esta propuesta gremial, “hablamos con compañeros de todos los sectores, estuvimos también la semana pasada en Claromecó”. En sus apreciaciones, cuestionó la situación salarial de los trabajadores municipales. “Hemos recibido un bono, pero no un aumento. Los bancarios tuvieron un 50 por ciento de aumento con cláusula gatillo, con su buen sueldo que perciben, gracias a Dios. Nosotros en seis meses no hemos accedido a un aumento, solamente 11 por ciento que estaba pautado desde el año pasado, en realidad es lo que recibimos en todo el año. Y este bono de 7000 pesos en negro, los jubilados y gente que no está activa no está alcanzada”. 



Sostuvo que “creemos que estamos entre 10.000 y 15.000 pesos abajo, si bien nadie nos va a dar eso de un día para el otro, si no sumamos todos los años un poquito no vamos a llegar nunca tampoco”. 

Según su parecer, lo que se hizo fue “vender seis meses de aumento por un bono de 7000 pesos dividido, que después no va a estar más”. Dijo que el promedio de los salarios es “de 20.000 a 25.000 pesos. Hay que vivir con eso. Hablamos de lo que cobra el trabajador común, que necesita del sindicato”.

“Cuesta abajo” 
También planteó que “la farmacia del Sindicato Municipal está cada vez más cuesta abajo y es nuestra gran fuente de ingresos”. 

Marcó una diferencia con años anteriores y afirmó: “Había que hacer mucha cola para comprar. Hoy en día vas y está muy tranquila; a veces los remedios hay que pedirlos, si bien te los entregan de un día para otro o máximo dos o tres días, antes estaban en el momento. Los estantes se encuentran vacíos, con dos o tres productos adelante para disimular, pero se ve que no hay stock”. 

Al respecto, argumentó que “si bien comprendemos que PAMI y IOMA tardan en pagar, también creemos que se hace una cadena y entonces siempre se va recibiendo dinero. De lo contrario, el sindicato debería tomar cartas en el asunto para que las obras sociales le paguen, si ese es el verdadero problema”. 

Por este motivo, subrayó que “el primer y único proyecto es salvar la farmacia para el año inicial. Luego tenemos muchos proyectos, pero hay que ver el estado en que se encuentra el sindicato”. 

Los candidatos 
Al describir la conformación de la lista, valoró que “hemos llegado a completar por lo menos uno de cada sector. Tenemos dos chicas de Secretaría de Seguridad, un grupo del corralón, nuestra adjunta que es Marcela Catalano es del Hospital, una gran fuente de afiliados y que siempre es problemático, nunca se los escucha y entiende desde el sindicato”. 

Mencionó igualmente que intervienen “Daniel Peralta en Claromecó, Gigena en Reta, tratamos de tener uno en cada lado, porque queremos que las inquietudes lleguen directamente el sindicato, más allá que después hay elecciones de delegados. No se nos puede escapar ningún problema de Tres Arroyos y las localidades”. 

“No aparecen” 
Aseguró que la recepción por parte de trabajadores municipales a la lista Azul “es muy buena. La gente está esperando un cambio. Obviamente ellos –por la lista Verde- tienen su gente también. En la Secretaría de Seguridad hace más de cuatro años que no aparecen, dicen que son diez secretarios que deberían recorrer todos los sectores y solamente conocemos a (Roberto) García y (Abel) Gómez, muchas veces más por las notas que por lo que realmente van a hablar con el afiliado”. 

Fernández puso de manifiesto que “como tenemos lista opositora están sacando información del convenio colectivo, nadie sabía lo que era y qué nos correspondía. Lo único que sabíamos es que recuperamos el 3 por ciento de antigüedad, ahora está dando bastante información”. 

Como parte de las diferencias con la conducción del gremio, señaló finalmente que “el último aumento de hecho ni siquiera se puso a consideración de la asamblea, fue pasada por alto, pese a que es soberana y está fijada por estatuto. No digo que hay que vivir peleando, pero sí negociando por el afiliado, como debe ser”.