Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Carillón, otra cosa para agendar

05|10|19 16:26 hs.

Señora directora: 


Una amiga me decía que ya no suena hermosamente el carillón que hace años donara la comunidad holandesa a la ciudad. Conveníamos en que son muchas las veces que dejamos que algo no funcione, dejando su compostura para más tarde, y terminamos dándolo por sentado, como si nunca hubiera existido, es que nos acostumbramos a su falta o a su mal funcionamiento. 

Claro que no es algo de vital importancia, pero quizás sea una especie de símbolo que nos muestra cuántas cosas se van deteriorando y dejamos que así continúen (un picaporte que se traba, un vidrio rajado, la canilla que gotea…). Pasa en nuestros hogares, en las escuelas, en todas partes.

¡Qué bueno sería que, también como un signo de que aceptamos el desafío, el carillón del Palacio Municipal volviera a sonar como cuando se inauguró, el mismo día en que la misma colectividad inaugura otra donación: el molino de viento!

Ya sé, ya habrán pasado las elecciones, o sea, no estarán en campaña, pero no me digan que no estaría bueno recibir un regalo mientras vuelven a acompañarnos las bonitas campanas. 

Les dejo la idea. 

Alicia Hurtado