Policiales

Elogios de las autoridades

De La Garma: hallaron 56.000 pesos robados en un baldío y los restituyeron a la víctima

18|09|19 15:58 hs.

La policía de De La Garma protagonizó un episodio que alimenta las esperanzas de una sociedad que se resiste a dejar de dormir la siesta con la puerta abierta. 


Poco después de un robo de dinero, armas y otros elementos en una vivienda de la pequeña localidad chavense ubicada a pocos kilómetros de la ciudad cabecera del vecino distrito, se montó un operativo durante el cual fueron hallados 56.000 pesos en efectivo escondidos en un baldío, además del resto del botín que fue devuelto en su totalidad a la víctima del hecho, cuyo entorno está siendo investigado por el ayudante fiscal Juan Carlos Ustarroz. 

El procedimiento estuvo a cargo del oficial Maximiliano Spitz, quien en las últimas horas se llevó todos los elogios de sus superiores, la subcomisaria Yanina Eliceche y el comisario inspector Aldo Caminada, titular de la Jefatura Departamental de Tres Arroyos.

Todo comenzó el sábado cuando se recibió la denuncia de una vecina a la que le habían sustraído dos paquetes con dinero, uno con 56.000 pesos y otro sobre con 2000, además de dos escopetas, un revólver, dos teléfonos celulares, y prendas de vestir.


El botin recuperado por la policía


La víctima, cuyos datos personales se mantienen en reserva, es la propietaria de la casa en la que hace poco más de un año vive con su sobrino de 40 años y su hermano de 70. Tal como se indica en las actuaciones policiales, si bien nunca deja la casa sola, el sábado la mujer fue a un cumpleaños entre las 15 y las 17 y dejó la casa al cuidado de los dos anteriores. 

En ese interín, sus familiares le dijeron a la policía que habían acudido a hacer unos mandados y dejaron la casa sin llave, una costumbre de no pocos vecinos de este pueblo. Ese lapso de 15 minutos habría sido aprovechado por sujetos desconocidos para llevarse el dinero, las armas, los celulares y las prendas de vestir. 

Según informó a LA VOZ DEL PUEBLO el oficial Maximiliano Spitz, si bien no se detectaron aberturas dañadas, el responsable de la sustracción violentó una valija para llevarse lo que había en su interior, una circunstancia que motivó el inicio de actuaciones por “robo”. 

Poco después de la denuncia, el equipo de uniformados comenzó a realizar un rastrillaje en terrenos y un baldío vecinos, donde encontraron intacto el bulto de dinero más grande y las armas que estaban guardados juntos.

Honestidad policial
La inmediata restitución del dinero y la continuación de la búsqueda de elementos robados al día siguiente fueron elogiados por la jefa Yahnina Eliceche y el jefe departamental Aldo Caminada, “destacaron la honestidad y la voluntad de seguir trabajando con el hecho a pesar de haber encontrado las cosas y devolver el dinero en su totalidad. Todo lo que se pudo encontrar, se encontró y se devolvió”, le dijo Spitz a este diario, sin dejar de reconocer que aún restaría encontrar el otro sobre con 2000 pesos. 


La labor del oficial Maximiliano Spitz fue reconocida por sus superiores


“Acá (por De La Garma) la gente está muy confiada porque todavía sigue siendo un pueblo y, como el índice delictivo es muy bajo, hay mucha gente que es muy confiada y deja su bicicleta en la vía pública, el auto abierto y motos con las llaves puestas. Es gente muy de pueblo que no tiene eso de desconfiar de alguien o de pensar que hay alguien capaz de llevarse lo que no le pertenece”, comentó refiriéndose al grado de confianza que terminó motivando el ilícito investigado y, agregó, “además tenemos un personal que respondió a todo lo solicitado y realizaron un gran trabajo”. 

Víctima e imputada
Por otra parte, en el marco de la investigación, los investigadores no descartan que el responsable del hecho sea del entorno de la víctima. Una persona que tenía acceso a sus bienes. En ese sentido, la causa fue caratulada “robo y hallazgo” por el ayudante fiscal Juan Ustarroz, quien a su vez inició un proceso para acreditar la procedencia de las armas de fuego, ya que su propietaria no contaba con ningún tipo de documentación. 

Al respecto, fuentes oficiales le informaron a este diario que, cuando la policía le solicitó a la mujer el listado de las armas sustraídas y sus respectivas documentaciones, se encontró con que las armas eran viejas y no tenían numeración ni marcas, e incluso la mujer hizo alusión a que había comprado un revolver de manera reciente en Tres Arroyos, aunque sin los papeles correspondiente, situación que derivó en el inicio de actuaciones por “tenencia ilegal de armas de uso civil”, por no contar con el respectivo permiso. Circunstancia que transformó a la denunciante en víctima e imputada simultáneamente.