Un equipo de trabajadores voluntarios acompaña a Gustavo en la construcción

Cascallares y Copetonas

Para Gustavo Rivas y sus hijos

Incendio en Copetonas: construyen una nueva casa

10|09|19 09:22 hs.

Si bien transcurrieron pocos días desde que el fuego produjo la destrucción de una vivienda en Copetonas, la respuesta solidaria de muchos vecinos de la localidad y de todo el distrito hizo posible iniciar la obra para construir una nueva casa. 


El damnificado, Gustavo Enrique Rivas, lleva adelante los trabajos con la participación de su sobrino Guillermo y otros vecinos. 

La propiedad se incendió en la madrugada del domingo 1º de septiembre. Allí vivían Gustavo Enrique y dos de sus tres hijos, Ana Lucía y Alejandro, de 11 y 10 años de edad. También tiene un bebé llamado Johan, que se encuentra con su ex esposa.

Ocho bolsas más 
Olga Rivas, su hermana, recibió una importante cantidad de donaciones en su casa del Barrio Canadiense, ubicada en Entre Ríos 864, en Tres Arroyos. 

Ayer indicó en un diálogo con La Voz del Pueblo que “faltarían ocho bolsas de cemento para hacer una pared interna, una división. Esto permitiría avanzar luego con la colocación de los tirantes, el techo y el cielorraso”. 

Por este motivo, pidió a quienes puedan colaborar que se acerquen a la dirección mencionada o bien llamen al teléfono (02983) 463917. 

Sobre las características de los trabajos, dijo que “están haciendo el comedor, cocina, baño y dos habitantes. Juan, un vecino de Tres Arroyos, realizó donaciones muy importantes de material, todavía sobran ladrillos, no hay palabras para agradecer a todos los que ayudaron”. 

Desde Claromecó
En este sentido, agregó que “se comunicó un señor de Claromecó para decir que tiene que desocupar la casa y que cuando lo haga, tendrá muebles disponibles para darle a mí hermano, que contemos con lo que necesitemos”. 

Finalmente, reiteró que “está todo preparado para poner el techo. Una vez que se incorpore la pared interna, podrán hacerlo” y expresó que “los chicos están bien. Recibieron ropa de abrigo, todos tienen donde quedarse hasta que recuperen el techo. Toda la familia está muy agradecida porque desde el mismo día del incendio, la actitud espontánea de tantas personas llevó a que en poco tiempo pueda iniciarse la construcción”.