La Ciudad

Se celebra hoy

Día del Metalúrgico

07|09|19 12:47 hs.

Es una jornada especial para una actividad importante, que tiene mucha presencia en nuestro distrito. Hoy, como cada 7 de septiembre, se celebra el Día del Metalúrgico. 


La fecha fue instituida en homenaje a Fray Luis Beltrán, quien le dio un rol protagónico a la riqueza mineral del país para que preste servicio a favor de la independencia. Nació en la provincia de Mendoza el 7 de septiembre de 1784; tenía conocimientos de química, matemática y mecánica y fue designado por el general San Martín como jefe del Parque de Artillería del Ejército de Los Andes. 

En consecuencia, Fray Luis Beltrán tuvo una tarea destacada como fabricante y organizador de la artillería, en una etapa relevante para la formación de nuestra Nación. 

La actividad del metalúrgico tiene protagonismo en todo el país, porque se trata de una actividad económica significativa. En consecuencia, el sindicato del sector –la Unión Obrera Metalúrgica- alcanza también una gran dimensión en distintos lugares del territorio argentino. Posee una muy importante cantidad de afiliados. 

En el Parque Industrial de Tres Arroyos, uno de los ejes del desarrollo es la actividad metalúrgica. El otro, sin dudas, corresponde a la industria alimenticia. 

Fábricas tradicionales y otras de más reciente conformación en la historia local, generan mano de obra y producen para la zona, pero también llegan a otros ámbitos en un vínculo comercial muy positivo. Más allá del contexto difícil por la inestabilidad económica, han sabido superar situaciones críticas y afrontar cada etapa con perseverancia.

El trabajador cuenta con un oficio que es importante defender. Desde la formación en las escuelas técnicas y también mediante cursos específicos. Capacidades que hay que fomentar, porque permiten brindar calidad y llevar adelante un proceso productivo con buenos resultados. 

Cada obrero del sector, todos los metalúrgicos, tendrán un día de festejo. Aunque seguramente muchos hoy estarán trabajando, en relación de dependencia o en un emprendimiento particular. Es una buena oportunidad de reconocer el esfuerzo, la capacitación y la destreza para cumplir con una actividad que no es sencilla. 

Una ocasión además de apreciar la expansión industrial, pese a tantos contratiempos. El espíritu intacto de quienes saben y quieren producir, porque es lo que saben hacer y lo que les gusta.