Sociales

Mujeres Solidarias 2019

Un premio para reafirmar un proyecto

01|09|19 20:18 hs.

Por Marcos Fersen


“Este premio significa para nosotras la posibilidad de poner en marcha nuestro proyecto, materializar un sueño. Gracias al aporte y la confianza de Fundación AVON podremos dar comienzo a nuestra iniciativa para la inclusión laboral de muchas mujeres”, señaló Brenda Pignol Ramos. 

Esas fueron las primeras sensaciones que experimentó la joven profesional, minutos después de haber recibido un reconocimiento de la Fundación AVON. Fue el pasado martes, cuando la tresarroyense, quien es licenciada en Administración, obtuvo el premio Mujeres Solidarias 2019, una distinción que la reconocida organización otorga a mujeres de todo el país que desarrollan proyectos que mejoran la calidad de vida de las personas de sus comunidades, contribuyendo a conformar una sociedad más justa y equitativa. 

Este año se distinguió a cinco mujeres, entre ellas, a la tresarroyense Brenda Pignol Ramos, quien es codirectora de Libertate, una empresa social -sin fines de lucro- que trabaja con el fin de promover empresas inclusivas e iniciativas innovadoras que generen inclusión de personas con discapacidad. 

Libertate, con base en Buenos Aires, nació en 2016 y apunta a cumplir un valioso propósito: apuntalar a empresas y municipios en la temática de discapacidad. “A su vez, promovemos proyectos de inversión social. Uno de esos proyectos fue el que postulamos para el Premio Mujeres Solidarias 2019”, expresó Brenda en diálogo con este diario. 

En un video institucional efectuado por la Fundación AVON, el que se muestra una reseña de Reciclando con Inclusión, el proyecto impulsado y presentado por Libertate, la joven resumió en pocas palabras el espíritu de la idea a implementar. “Hay demasiada desigualdad, demasiadas necesidades. Y una vez que uno ve eso, no puede hacer como que no sucede”, sostuvo la profesional. 

Imagen 2

Brenda no se quedó en lo discursivo. A sus palabras las transformó en hechos. Desde hace un año, y junto al equipo que la acompaña, trabaja en el proyecto Reciclando con Inclusión. Se trata de una idea que busca desarrollar una línea productiva de objetos de triple impacto para oficinas y que se realiza en base al reciclaje de tapitas plásticas. La iniciativa, además de contribuir al cuidado del medio ambiente, favorece la inclusión laboral de mujeres con discapacidad. 

“Pensamos en generar una línea productiva de triple impacto: económico, social y ambiental. La idea es que a través del reciclaje de tapitas plásticas, se permita la realización de productos comercializables a escala y que sean útiles para el uso en oficinas, tales como cuadernos, separadores, relojes y anotadores. Se busca que los productos no sean sólo de adorno, sino que sean funcionales para su uso”, sostuvo. 

Brenda cursó en Tres Arroyos sus estudios secundarios. Se graduó en la Escuela Agropecuaria y luego emigró hacia Bahía Blanca, donde completó la Licenciatura en Administración (Universidad Nacional del Sur). En la mencionada ciudad, también sumó su aporte, siempre con la idea de apostar por la inclusión. "En Bahía Blanca creamos un catering inclusivo que se llama IncluSer. Ese fue mi trabajo de grado de la carrera de administración y que hoy llevan a cabo mi hermana y compañeras con quien lo fundamos”, señaló. 

Sin embargo, no se quedó ahí. Fue por más. Se instaló en Buenos Aires y allí se sumó a Libertate. "Seguí trabajando en el sector social y estoy desde los inicios de Libertate, una organización que impulsamos junto a Bea Pellizzari y Gabriela Ferreiro, quien es actualmente codirectora. La idea fue darle una mirada distinta a la temática de discapacidad y pensando en las empresas. Buscamos mirarla en forma transversal a las empresas y así nació”, afirmó. 

Réplicas 
El proyecto Reciclando con Inclusión será llevado adelante por Libertate en forma articulada con el municipio de Morón, el taller protegido UPAMM y Dos Puntos DI, una organización dedicada al reciclaje de distintos materiales. 

“La idea es poner el proyecto en marcha en Morón y que luego sea un modelo de negocio que pueda replicarse en otros lugares. Perfectamente, Tres Arroyos puede ser uno de ellos. Personalmente, tengo mucho interés de hacer algo allá”, puntualizó Brenda.

La tresarroyense sólo tuvo palabras de agradecimiento por la distinción recibida desde la Fundación AVON. “Es un voto de confianza muy grande para nosotros. Estábamos buscando el primer fondo inversión que confiara en este proyecto sobre el que venimos trabajando y presentamos. Y finalmente lo encontramos”, dijo Brenda, quien agregó: "Esto nos da un impulso muy grande para la puesta en marcha del proyecto y seguimos buscando financiadores".

La codirectora de Libertate, al igual que las demás cuatro seleccionadas por la Fundación AVON, recibieron una estatuilla y, lo más trascedente, una asignación económica para nada despreciable, la cual se destinará a la ejecución o continuación del proyecto Reciclando con Inclusión. 


Brenda, junto a los referentes de la Fundación AVON y al resto de las mujeres distinguidas


Enorme desafío 
Brenda tiene en claro que, en general, todavía resta mucho por cambiar en materia de discapacidad. “El 80 por ciento de las personas con discapacidad económicamente activas está sin trabajo. En Argentina, hay 5,2 millones de personas con discapacidad. Es un colectivo muy grande, que tiene muchísimos derechos vulnerados”, indicó.

Y agregó: “Cuesta que exista una mirada de diversidad e inclusión seria. Cuesta que se vea a la persona con discapacidad desde sus capacidades. La mayor barrera que vemos que existe es la cultural, y no la física. En general, no es que solo faltan rampas de acceso, falta un cambio cultural sobre cómo concebimos y qué oportunidades les damos a las personas con discapacidad. Eso sigue costando porque es un tema que no está en agenda”. 

En ese sentido, Brenda manifestó: “La temática de discapacidad es todo un desafío para mí. Siento que hay un montón por hacer; y siento que ese montón por hacer es muy urgente. Hay muchas personas con discapacidad con muchos derechos vulnerados”. 

“Nuestro trabajo es acercar oportunidades a las personas con discapacidad. Es como una tarea que no tiene fin. Por eso digo que hay que aprovechar estas alegrías porque sabemos que también hay momentos que son dolorosos. Vemos la necesidad de accionar, pero no siempre es tan fácil sostener una empresa social. Es una motivación permanente, pero sabemos que nunca es suficiente”, concluyó.