La Ciudad

El psicólogo tresarroyense Lucas Noé

Acuerdos para la salud mental

20|08|19 18:52 hs.

La falta de información confiable, sumado a los efectos de una ansiedad negativa, son factores que actúan sobre la resistencia social y de sana convivencia entre las personas, ya sea en grupos familiares, de amigos o hasta en espacios laborales. Más aún cuando todo esto es potenciado por la necesidad de estar permanentemente comunicado. Es entonces cuando resulta oportuno no dejar de hacer las cosas que a uno le hacen bien, y especialmente acordar cómo hacer soportables las horas que se comparten con la familia, amigos y compañeros de trabajo.




“Más ansiosos” 
El psicólogo tresarroyense Lucas Noé desarrolló una teoría para contrarrestar las consecuencias que por estos días transitan los argentinos con los efectos de una gran devaluación generada como consecuencia inmediata después de las elecciones primarias. 

“El uso del celular, hace que estemos más ansiosos. Tratamos de estar en varios lugares a la vez, que es imposible”, afirmó. E inmediatamente explicó que “la ansiedad no es mala, es buena, solo que es malo tener mucha. Si tengo ansiedad ante una entrevista de trabajo voy atento, preparado, si voy ansioso eso me puede jugar en contra”, sostuvo. 



Resaltó que las personas “tenemos un monto de ansiedad que puede estar alimentado del pasado, por algo que no resolvimos y está pendiente, que tiene que ver con el futuro, que está por venir y que desconocemos”. Y agregó que “ese monto de ansiedad empieza a elevarse y como nos impulsa a actuar tenemos que tomar algún tipo de decisión, tenemos que elegir algo. Y ¿qué es lo más importante a la hora de elegir o decidir algo?, lo más importante es la información”, aseguró. 

Los días recientes donde ha reinado la desinformación acerca del futuro económico inmediato -e incierto- que atraviesa el país, que se expresa desde los bolsillos cada vez más flacos de la población, pasa por las góndolas y se proyecta sobre cualquier cálculo que necesite hacer tanto una persona como cualquier empresa, han contribuido para que la sensación entre la gente no sea la mejor.

“Incertidumbre” 
“Hoy vivimos en una realidad donde no tenemos precisión acerca de nada. Todo es incertidumbre. Tenemos un monto de ansiedad elevado, no podemos decidir nada, y terminamos consumidos por lo que sería la ansiedad. Si la ansiedad te empuja al miedo -y al miedo por excelencia- ése sería el miedo a lo desconocido. Y es justamente lo que está pasando ahora, no sabemos lo que va a pasar mañana”, dijo Noé. 

En esta misma línea dijo que “el problema más grave que tenemos en Argentina -sin entrar en detalles sobre ningún partido político- es el efecto de los medios de comunicación y la desinformación que hay. La gente consume información, sin validar si es cierta o no. Si no tenemos información real de las cosas, ¿cómo podemos decidir bien? Un canal te dice que estamos fenómeno, y otro te dice que somos un desastre”, subrayó.

La salida
Ante un contexto que asoma nada sencillo de resolver, existen atajos que desde el psicoanálisis son aconsejados por Noé, para que el impacto del momento cale lo menos profundo en la salud mental. “Lo que recomiendo, más allá que no hay certezas de lo que vaya a pasar desde lo político social y económico, es que las personas siempre busquen hacer las cosas que les hacen bien”.



Entiende que “generalmente cuando andamos mal, a las cosas que nos gustan, las dejamos de hacer y sólo cumplimos con las obligaciones. Si uno anda mal y sólo se ocupa de las obligaciones el cuadro termina muy mal. Uno termina cansado, irritado, enojado y terminamos usando las redes sociales como una especie de catarsis”, apuntó como ejemplo. 

Y añadió que “la ansiedad, la angustia, el malestar si no lo manifestamos por la boca, si no lo podemos decir –expresar- termina repercutiendo en el cuerpo y aparecen las enfermedades”.

Acuerdos 
Otro de los temas que consideró tiene que ver con cómo repercuten los cruces de opinión en estos tiempos. “En esto de decir las cosas aparece el cómo las decís, en qué contexto, cuándo, dónde, cómo y con quién”, dijo. 

En este contexto cuando el escenario resulta incierto y no hay precisiones sobre los temas que nos preocupan, lo mejor que se puede hacer en cuanto a las personas que se tienen cerca, es hacer acuerdos. “La realidad del país es mala, vamos a intentar cosas en casa, en el trabajo -es decir- cómo queremos vivir mientras estemos compartiendo el espacio que nos interese preservar, y que debe funcionar de tal forma”, explicó.

El respeto 
Sobre todo, Noé, le dedicó un espacio especial a reflexionar sobre un recurso básico, que como sociedad, se debe priorizar. Ser refirió a la socialización primaria, que resulta ser aquella que se construye en el marco familiar y más próximo de cada ser humano. “El respeto, el compromiso, la autonomía”, resultan ser valores que se construyen con el origen de cada persona. Y en la actualidad –recalcó- es el colegio el que intenta cumplir con un montón de funciones para las cuales no está preparado”. Por ello mismo, destacó que en los actuales momentos de crisis resulta importante para que la sociedad deje de caer por una pendiente, apuntalar el trabajo “con la familia y los chicos”.