Juan Carlos Di Luca y Horacio Morrone

Sociales

Personajes

A Horacio Morrone “seguro” la letra del tango no se le olvida

04|08|19 14:53 hs.

La historia de Horacio Morrone, este tandilense de pasado muy relacionado con nuestra ciudad, comienza cuando desde chico tuvo que salir a trabajar. Había dejado el Secundario y buscando salidas laborales empezó a estudiar teneduría de libros, máquina y contabilidad, en una academia de su Tandil natal. 


Su profesor le dijo que había “una posibilidad de trabajo donde él lo había hecho de chico. Con un señor, Mario Bassi, que hacía seguros y era representante de La Previsión. Por entonces, la misma ofrecía seguros de granizo, agropecuarios y de accidentes del trabajo, y este hombre tenía otras compañías más en su cartera. Fui acompañado con mi mamá, ella me hizo un saco porque en ese tiempo era de saco y corbata. Fue el 1° de junio de 1960, allí lavaba pisos y vidrios y tomaba algunas denuncias. En el 68-69 pasé a El Centinela pero continué en relación con Bassi, pues él me había ofrecido que siguiese con su cartera cuando se retirase”.

Su historia con La Previsión
La vida de daría una nueva oportunidad de crecer a Horacio Morrone. Esta fue pues, “una noche, Bassi me llamó y me dijo que La Previsión quería armar una organización de zona, era la primera que tenía la compañía. Esto era para atender Tandil y la región; a mí me gustó el desafío y lo acepté, en julio del 71. Empezamos y fuimos creciendo hasta ser la más grande de las organizaciones de la compañía. Al año Bassi, falleció y yo quedé con su esposa. En el 93 se inauguró la oficina de La Previsión en Tandil; parecía que había tocado el cielo con las manos. Estaba incorporado como empleado, tenía productores a cargo, pero luego de 33 años me desvinculé de La Previsión cuando esta comenzó a reestructurar la compañía y yo tomé a Sancor Seguros y Federación Patronal. Fue una cosa de locos, lo es hasta el día de hoy que paso por el edificio de la esquina de la Plaza San Martín y se me cae alguna lágrima. No lo puedo creer… La Previsión era Tres Arroyos…”. 

A Horacio le quedaron muchos amigos en nuestra ciudad, todos por su relación con La Previsión, como, por ejemplo, Juan Carlos Di Luca. Cuando se fue de la desaparecida aseguradora tresarroyense tenía 13.000 pólizas y las vueltas de la vida han hecho que llegue a las casi 200.000 hoy; “que podrían ser de La Previsión si existiera”, dice con un dejo de tristeza. 


“Fue una cosa de locos, lo es hasta el día de hoy que paso por el edificio de la esquina de la Plaza San Martín y se me cae alguna lágrima. No lo puedo creer… La Previsión era Tres Arroyos…”, recuerda siempre 


El tango 
Desde chico el tango está en su vida; ya a los 8 años empezó a tocar el bandoneón y participar con un primo en la Banda Municipal de Tandil. Allí lo hizo con el redoblante, el contralto y la trompeta, alternando en los dos. A los 12 empezó a venir a nuestra ciudad con la banda, a las fiestas de aniversario; también habían hecho un conjunto con el que cuando estaban acá hacían música sinfónica, tango y folclore. Así empezó a cantar tango en los bailes y después de unos cuarenta años de tocar en la banda se vinculó con Miguel Ferragine, un pianista tandilense.


Sus presentaciones en La Aurora le permitieron debutar en la histórica Esquina Homero Manzi porteña




El municipio de Tandil desde hace unos 12 años –de marzo a octubre- organiza Tango por los Bares y en una de esas noches Ferragine lo invitó a cantar. Desde ahí comenzó a hacerlo con él y luego terminaron grabando juntos un CD. “A partir de ahí me incorporan a Tango por los Bares e incluso he venido seis o siete veces a Tres Arroyos, con Miguel Ferragine primero y ahora con Norberto Matti -un bandoneonista- a cantar y espero volver pronto. Con él me he presentado en muchas partes… este año estuvimos en Paraguay. En Tandil canté a dúo con Chiqui Pereyra, también me he presentado en La Cumparsita y La Aurora (capital federal). Estoy cantando allá pero la gran sorpresa fue que hace unos días me invitaron a hacerlo en la Esquina Homero Manzi (San Juan y Boedo) que es como jugar en primera”. 

Hablando de esta circunstancia, la compara con el día en que La Previsión inauguró la oficina en Tandil, “sentí la misma emoción. Como dice el tango ‘se me estruja el corazón’; hasta el día de hoy me parece increíble. En Tandil seguimos cantando con un grupo y armamos algo que ya va por la séptima edición, que se llama ‘Entrelazando tangos’. Somos varones y mujeres que alternamos, hacemos también algunos sketchs humorísticos. El otro día nos presentamos en donde fuera Yamó allá, junto a otros cantantes. Esto me mantiene activo”. 

Lo suyo hoy por hoy transcurre entre el seguro y el tango. Siempre a Tres Arroyos “hemos venido con fines benéficos. Gracias a Dios no vivimos de la música, entonces está bueno hacerlo por el otro, ayudando. Tres Arroyos es mi segunda ciudad”. 

Con sus jóvenes casi 75 años hace el tango con “el mayor profesionalismo posible. Yo amo el seguro pero esto es la pasión que se pone en expresarlo. A mi edad trato de hacerlo lo mejor posible… Milagros ya no puedo”, cuenta sonriendo en el final.