La Ciudad

Matías Meo Guzmán, emoción y reconocimiento

"Quiero agradecerle a mis viejos"

28|06|19 09:45 hs.


El rigor y frialdad que suelen tener las sesiones del Concejo Deliberante quedaron a un costado en el último tramo del encuentro legislativo realizado este jueves. 

Fue cuando se puso a consideración la renuncia presentada por Matías Meo Guzmán, concejal de Cambiemos y presidente del cuerpo deliberativo, quien por cuestiones particulares decidió ponerle fin a su camino relacionado con la política lugareña. 

Y a la hora de la despedida, las relaciones políticas quedaron al margen. El tema fue tratado fuera del orden del día establecido previamente. Allí, y antes que se ponga a consideración, concejales de los distintos bloques, y en medio de una evidente emoción, expresaron palabras de elogio que tuvieron como destinatarios a Meo Guzmán. 

Lejos de las formalidades propias del ámbito, el momento tuvo una alta dosis de emotividad que se vio en el propio Meo Guzmán como así también en la mayoría de los ediles. 

Fue el presidente del bloque vecinalista Guillermo Salim, visiblemente conmovido, el que rompió el esquema y destacó la figura de Meo Guzmán, quien llegó al recinto en 2017 tras haber sido representante de Cambiemos, que en las legislativas de ese año obtuvo la mayor cantidad de votos en el distrito. 

 Salim no dudó en colocar al ahora ex concejal a la altura de Ricardo Ravella y Luis Aramberri, los últimos dos presidentes que tuvo el Concejo Deliberante. “Me interesa destacar el rol de presidente del Concejo Deliberante en una persona que tiene como principal cometido llegar a los consensos entre los diferentes bloques, incluso del que forma parte. Esa tarea no es fácil porque representa a uno de los tres poderes municipales, y si bien hemos rescatado el nombre de Luis Aramberri o Ricardo Ravella de nuestro partido, me interesa hacerlo en su persona”, subrayó. 

En sus apreciaciones, el edil vecinalista dijo que la decisión de Meo Guzmán se da en un contexto muy difícil, sobre todo en el mundo de la política en general. “Según mi opinión, la política está pasando por una crisis por el nivel de descreimiento de la sociedad con sus representantes. Vemos que los partidos políticos dejan de existir, pierden trascendencia, y de hecho ya no se utiliza más la palabra partido político sino que ahora son espacios políticos”. 

“Yo me preguntaba al respecto y no logré saberlo. Puedo caracterizarlos como un lugar donde entran y salen personas que no representan a ideales directos sino que se incorporan pensamientos diametralmente opuestos, como sucedió con la UCR y el PJ. Y veo también que quienes querían cambiar la vieja política han caído en esta actitud lamentable, donde se han integrado listas con partidos opositores que se han denunciado entre sí”, sostuvo. 

A modo de reflexión, Salim subrayó: “A pesar que todos acá defendemos la democracia, y en este contexto es donde la política se ha devaluado más que la moneda de curso legal en los últimos años, nos toca despedir a la persona que ganó las últimas elecciones. A título personal, sólo me resta desearte mucha suerte en lo personal y la actividad política”. 

Expresiones 
Tatiana Lescano, desde el Bloque de Todos, también tuvo palabras de elogio hacia Meo Guzmán. “No despedimos a un adversario sino que lo hacemos con un amigo. Sabemos de sus valores. Es una persona que abrió más las puertas del Concejo a la comunidad, despedimos hoy a quien supimos aceptar y respetar como presidente de este cuerpo”. 

Desde el mismo espacio, Andrea Montenegro se sumó a las expresiones. “Agradecerte el acompañamiento en el rol que tuviste y alentarte a que sigas en el espacio que elijas o sigas eligiendo. Sé que tu rol de presidente termina hoy -por el jueves- pero la política es lo que a vos te cabe y es lo que te gusta”, dijo. 

Matías Fhurer, posteriormente, se mostró en la misma sintonía que sus pares. “Más que nada quiero recordar tu actitud ante tu poca experiencia en el Concejo. Recalco que las decisiones de vida son importantes, sin importar la etapa, el año o la edad. Estás priorizando tu familia, tu proyecto de vida y entiendo que es una decisión muy difícil, más aún con las miserias que se viven en la vida. Reconozco a una persona que a Tres Arroyos le hizo muy bien a la política. No dejo de reconocer lo que has logrado en este Concejo”. 

“Me quedo con el Matías amigo”. Eso destacó Julio “Pity” Federico al pedir la palabra. “He tenido la suerte de tener a dos presidentes: a Luis Aramberri y vos. Siempre escuché tus consejos. Siento que se nos va un cuadro muy importante de la ciudad de Tres Arroyos. Vos elegiste y ojalá que la vida nos vuelva a encontrar”, dijo el concejal. 

Horacio Espeluse, su compañero de espacio, también destacó la figura de Meo Guzmán. “Para nosotros como bloque es un sentimiento encontrado por la felicidad de dar lugar a dejarte volar. Siempre hemos dicho que lo que valen son los valores familiares y luego la política. Ha sido un gran orgullo tenerte como presidente del Concejo y has pasado a ser un amigo”. 

El candidato 
A su turno, Sebastián Suhit le aportó una cuota de gracia -en el buen sentido- a la emotiva despedida. “Me parece que podríamos tener un candidato de unidad”, expresó en tono de humor. Y agregó: “Valoro la honestidad intelectual, la voluntad de construir políticas públicas que le resuelvan los problemas a la gente, más allá de lineamientos que se anteponían a tus creencias y creo que eso es destacable a la hora de fijar una posición. Decir también que siempre fuiste un excelente presidente, buscaste los consensos, y creo que fue efectivo, y en lo personal te conocí como un adversario político y luego de mucho tiempo en común, muchas charlas y debates despido un amigo”. 

Mensaje final 
Visiblemente emocionado por el momento, Matías Meo Guzmán dijo: “Sé que tenemos una relación personal linda con casi todos, me emocionan las palabras y sé que es un momento raro en la política”. 

Tras destacar y describir recuerdos con cada uno de los concejales mientras duró su mandato, el ahora ex edil afirmó: “Presidí el Concejo durante un año y medio. Cuando me tocó hablar al inicio de este año legislativo consideraba que debía tener confianza y consenso; creo que construyendo proyectos colectivos se puede modificar la realidad”. 

“Me tocó enfrentarme con el Pity, tipo mañero leal, actor teatral de quien extrañaré sus comentarios y charlas políticas. Me llevo un lindo recuerdo de las opiniones políticamente incorrectas de Fhurer, las bombitas del concejal Garrido, las Leliq del concejal Suhit, los reclamos en modo zen de la concejal Montenegro”, relató. 

 Y agregó: “Voy a extrañar mis discusiones en mi bloque, las discusiones con el ‘concejal londinense’, como le llamo a Espeluse por estar siempre de punta en blanco, las discusiones con la concejal De Grazia, la palabra tranquilizadora de Peto -Fabiano-, que hoy -por ayer- no está”, señaló en sus palabras finales como presidente del Concejo, quien, obviamente, no se olvidó de su familia. 

“Quiero agradecerle a mis viejos, que siempre han estado y han sido sostén fundamental en la vida en general y a quienes les debo mucho de mi vida profesional. Para ellos el amor de siempre”. 

Tras haber leído un escrito de Eduardo Galeano, Meo Guzmán se saludó afectuosamente con todos los concejales y puso a consideración su renuncia, la cual fue aceptada en forma unánime. 

Ya como presidente y desde el estrado, Enrique Groenenberg dio por terminada una sesión que, sobre el final, fue especial.   

Te interesaría leer