Deportes

Torneo Apertura

Huracán estiró la definición

24|06|19 11:11 hs.

El Globo logró su premio en el último instante, como si se tratara del guión escrito para un final de película. Parecía que la chance de pelear por el título se le escurría, pero un cabezazo salvador de Juan Pablo Fritz en tiempo de descuento le permite aún soñar con la chance de quedarse con el Torneo Apertura de Primera, al forzar un desempate con Colegiales. 



Fotos Marianela Hut


Para conseguir la chapa definitiva del 1 a 0 a favor ante Boca, Huracán trabajó un poco mejor que su rival a lo largo de todo el cotejo. Fue más ambicioso, aunque también se expuso al peligroso contragolpe xeneixe, fundamentalmente en aquellos momentos en que el equipo de Leo Gómez salió a matar o morir en procura de la ventaja, con Mauro Zanel (el mejor de la defensa alba) ubicado como delantero y a la caza de un bochazo aéreo. 

Desde el inicio del juego se lo vio al Globo con ánimo de ser protagonista, monopolizando el dominio de la pelota y generando peligro en los últimos metros del campo oponente. Las escaladas de D’Annunzio por derecha, la pegada de Elizondo y la movilidad de Vannieuwenhoven complicaban por ese entonces a la visita, que contrarrestaba los intentos con la seguridad de su arquero Coronel y la solvencia en los cierres de sus dos defensores centrales. 


Fotos Marianela Hut


El trámite del cotejo se mostraba abierto, porque el local también regalaba espacios, no siempre bien aprovechados por Boca.

En el complemento, los dos salieron decididos a buscar el arco de enfrente, sabiendo que el empate los marginaba de la posibilidad de pelear por el título. Serén le ahogó el grito de gol a San Román en un mano a mano, pero Huracán respondió con un remate de D’Annunzio (cara a cara con Coronel) que se fue por arriba del travesaño. 

A partir de allí, el cotejo se hizo más cortado. En el cúmulo de infracciones el Globo dispuso de varias pelotas paradas, que no pudo aprovechar por falta de precisión o por la buena respuesta del arquero visitante. Y definitivamente el partido se quebró a falta de quince minutos para el desenlace; se hizo de ida y vuelta, sin transición de juego en el medio, con llegadas frente los dos arcos. 


Fotos Marianela Hut


En los instantes finales, las noticias provenientes del Bosque villense le daban vida a Huracán, pero el gol albo no llegaba. Cuando la ilusión estaba a punto de escaparse, un doble cabezazo en el área de Boca (primero Vannieuwenhoven, y el remate decisivo a cargo de Fritz) desató la alegría contenida, en tiempo adicionado.