La Ciudad

Diferencias entre payadores

“Con dialogar hubiera alcanzado”

01|06|19 11:51 hs.

Cuatro de los vecinos que formaron parte de las iniciativas tendientes a construir el Monumento al Payador, inaugurado en diciembre de 2005, se contactaron con este diario y visitaron nuestra redacción para hacer una aclaración sobre la comisión que actualmente trabaja en este tema. 


Luis Barrionuevo, Américo Lohin, Martín Oñatibia y Carlos Ravella plantearon que no hubo diálogo, participación previa y tampoco una transición entre la comisión histórica y quienes actualmente están desarrollando actividades. 

Luis Barrionuevo recordó el origen de la idea de contar con el Monumento al Payador en Tres Arroyos, a mediados de la década del ’90. “Al entrar en Lavalle, me encontré con la sorpresa de que estaba el Monumento a Santos Vega. Digo ¿por qué no lo podemos tener en Tres Arroyos? Empezamos a trabajar y luego formamos la comisión Pro Monumento al Payador, conseguimos una ordenanza para hacerlo”. 

Además mencionó que “con Américo Lohin y Jaime Gonard viajábamos todos los fines de semana a Claromecó, donde Sergio Caraduje estaba haciendo en una herrería el Monumento”. En este sentido, Barrionuevo destacó que “todos los payadores que han llegado a Tres Arroyos se arrodillaron y se persignaron, dijeron ‘¡Esto es un Monumento!’”. 

Comentó que “en charlas con Sergio Caraduje y Graciela De Leo, surgió la propuesta de incorporar en el pedestal la imagen de los reseros. No hacíamos nada si no lo tratábamos en comisión. Con mucho sacrificio fuimos los creadores”. 

Barrionuevo puntualizó que “el Monumento fue roto en tres oportunidades y lo arreglé con la ayuda de Martín Oñatibia. Desde 2005 lo pinté dos veces a pincel y con una escalera que me consiguió Oñatibia”. 

En sus argumentaciones, dijo que “sentimos dolor primero por el (uso del) nombre. Fuimos los creadores de la Agrupación Pro Monumento al Payador y del Monumento. Levanté muy alto la bandera del payador, la llevé por el mundo con cariño, con amor y con respeto”. 


Martín Oñatibia, Américo Lohin, Carlos Ravella y Luis Barrionuevo


“La forma” 
Por su parte, Américo Lohin señaló ante una pregunta de este diario que “no hubo transición o diálogo entre nosotros (en referencia a las dos comisiones). La finalidad es buena. Lo que veo mal es haber tomado algo que corresponde a otro, sin haber tenido un diálogo, en definitiva esta gente nunca ha participado con la comisión. Al margen de lo que ellos planean hacer, que la finalidad es buena –reiteró-, resulta mala la forma”. 

Sobre este aspecto, Carlos Ravella expresó que “sería bueno que lo hagan de la manera que lo hicimos nosotros. Venir a consultar. ‘Quisiéramos participar con ustedes’ ¿nos dan lugar? ¿qué opinión tienen?”. Consideró que es incomprensible que suceda esto en Tres Arroyos, donde “nos encontramos todos los días en la calle y nos conocemos todos”. 

Y agregó que “es cómico dentro de la bronca que te da. Hay lugares que no pueden formar una comisión, pueblos más grandes que nosotros, y acá tenemos que andar discutiendo”. 

Lohin observó que “utilizan un nombre como si Luis (Barrionuevo) lo hubiese aprobado, no es así. No nos queremos pelear, simplemente aclarar”. Es el autor de un blog que incluye “todo el historial, es lo más amplio que hay sobre los payadores, mucha gente ha colaborado, también está en Facebook. Lo sigo teniendo yo, he puesto las efemérides de todos los payadores que he podido, es un elemento que valoran mucho otros payadores”. 

En similar línea de argumentación, Barrionuevo expresó “si hubieran venido a hablar. Con diálogo hubiera alcanzado”. En 2017 “se hizo algo en común”, contó y opinó que “hubo algunas cositas que no estuvieron bien”. 

Definió a Graciela De Leo como “la madre del Monumento” y valoró la rápida respuesta que brindó en las gestiones cuando era senadora provincial. Lohin indicó que “tampoco tenemos que dejar de lado la Municipalidad. El intendente Sánchez nos apoyó con toda la obra civil y el Monumento se hizo con los fondos que logró De Leo”.

Como parte de una evaluación detallada, Barrionuevo subrayó que “jamás lucré con esto. Tuve la primera escuela de payadores en Argentina”. Respecto a las diferencias enumeradas, dijo que “queremos charlar, porque para pelear están los perros. Buscamos que nos respeten, tanto a nosotros como al arte del payador, porque la verdad es que nos costó”. 

A modo de ejemplo, sostuvo que “Martín Oñatibia hizo el corralito para que los animales que andaban caminando por el lugar o se rascaban no accedieran al Monumento. Él lo donó”. Mientras que Lohin elogió a Jaime Gonard, ya fallecido, quien “se movió muchísimo”. 

Oñatibia, al igual que los otros tres entrevistados, afirmó que no coincide con la forma en que incursionó en este tema la actual comisión. “No vamos a ir en contra de nadie, pero sí nos interesa aclarar”, concluyeron.