116 años junto a cada tresarroyense

ST 12. 5°
Lluvia ligera

Interés General

CISMA

Las enfermedades del sistema respiratorio

27|05|19 21:36 hs.

Las enfermedades del sistema respiratorio representan una de las primeras causas de atención en el ámbito de la salud. La rinitis, la faringitis y otitis media aguda son los cuadros más frecuentes, y en su mayoría son de origen viral.




La correcta evaluación y valoración de los signos de infección respiratoria es fundamental para evitar el inapropiado y excesivo uso de antibióticos. 

La faringitis es una inflamación aguda de la mucosa de la oro faringe, también llamada bucofaríngea, situada por detrás de la boca. La inflamación se produce por muchas causas. Entre ellas, cabe destacar el consumo de sustancias irritantes como el tabaco o el alcohol, que alteran las células de la mucosa; las bajas temperatura ambientales, que provocan un enfriamiento del aire inspirado lo cual disminuye el movimiento ciliar de la mucosa nasal y altera la formación del moco, provocando una menor filtración de posibles agentes infecciosos, o simplemente por infección de gérmenes, frente a la cual se ven desbordados los sistemas inmunológicos. 

Dentro de las causas bacterianas, el EBHGA (Streptococcus beta hemolítico grupo A/Streptococcus pyogenes) es responsable del 30-40% de las Faringitis en niños de 3-13 años, del 5-10% en niños de 2- 3 años y solo el 3-7% en menores de 2 años.

Las características clínicas y epidemiológicas diferenciales entre faringitis bacterianas (por SGA) y virales a tener en cuenta son:



En la “población bacteriana habitual “que habita la mucosa faríngea, se encuentran entre otras bacterias, estos estreptococos beta hemolítico, que incluyen los del grupo A, grupo C y grupo G. Todos posibles agentes etiológicos de Faringitis. 

Durante mucho tiempo se consideró a los Streptococcus C y G colonizantes habituales de las vías aéreas superiores, es decir “no patógenos, no dañinos “incapaces de producir episodios de faringitis. Posteriormente estudios de brotes documentados de faringitis tanto en adultos como en niños fue cambiando este concepto, y el rol de los Streptococcus grupos C y G como agentes etiológicos de faringitis fue claramente establecido. 

El contagio de la faringitis se produce fácilmente a través de las gotas de saliva que se pueden expulsar al hablar o toser; por tanto, es muy frecuente en la edad escolar.

Desde el laboratorio se aporta al diagnóstico clínico de las mismas, con diferentes herramientas. Para el diagnóstico de faringitis el “Gold standard “es el cultivo. Se debe hisopar la zona posterior de las amígdalas y faringe evitando que el hisopo entre en contacto con otras partes de la cavidad oral, y debe ser tomado antes del inicio del tratamiento antibiótico. 

Desde el Servicio de Bacteriología CISMA se informaron durante el inicio del mes de mayo hasta la fecha 1-2 casos de faringitis cada dos días en niños de un rango etario que va de los 3-10 años.


Fotografía: cultivo hisopado faríngeo “Desarrollo de Streptococcus beta hemolítico grupo A”, Laboratorio CISMA Servicio de Bacteriología periodo Mayo 2019-Dra Quintana Karina-Dra. Ramos Cintia.

Otra herramienta a tener en cuenta, son las técnicas rápidas de identificación antigénica. Con una sensibilidad entre 70 y 90% y una especificidad entre 90 y 100%, cuyo resultado se obtiene en 30 a 60 minutos. La conducta frente a un test de identificación rápida negativa es solicitar cultivo. 

También se cuenta con técnicas serológicas que permiten desde el laboratorio aportar a la diferenciación de Streptococcus beta hemolítico grupo A, C o G. Diferenciación que también aporta a la correcta conducta terapéutica. 

Las razones que justifican el tratamiento con antibióticos incluyen disminuir la duración del cuadro y la intensidad de los síntomas; prevenir las complicaciones tales como otitis media aguda, sinusitis, absceso peri amigdalino o retro faríngeo; disminuir en un 80% la incidencia de fiebre reumática, aun cuando se inicie el tratamiento hasta 9 días después del comienzo de la enfermedad y prevenir la transmisión, de especial importancia en los niños. 

La Penicilina sigue siendo la droga de elección para el tratamiento de faringitis estreptocócica y no se han notificado ni documentado hasta la fecha resistencia a Penicilina. 

No está indicado realizar cultivo de fauces ni test rápido luego de completar el esquema antibiótico, como control post tratamiento. 

La única forma de prevenir es a través de una correcta implementación de hábitos de higiene. 

Lavarse las manos frecuentemente, no compartir utensilios, estornudar o toser en pañuelos descartables y desecharlos. 

Informarse es prevenir, prevenir es cuidarse. 

Servicio de Bacteriología CISMA Laboratorios Dra. Quintana Karina