Policiales

Tras el acuerdo para solicitar un juicio abreviado

Crimen de Jara: se realizó la audiencia con Jonathan Lepez

09|05|19 09:25 hs.

Jonathan Lepez, uno de los dos acusados por el crimen de César “Chupa” Jara, fue trasladado ayer desde la unidad penal de Villa Floresta al Tribunal Oral Criminal de Tres Arroyos. Su llegada se produjo a media mañana, alrededor de las 10, para la audiencia con la jueza Verónica Vidal. 


Este procedimiento tuvo lugar debido a que la defensa de los imputados, a cargo de la doctora Elisa Hospitaleche, y el fiscal de juicio, Carlos Facundo Lemble, alcanzaron un acuerdo para solicitar un juicio abreviado. En tanto, en la mañana de hoy llegará también desde Villa Floresta, custodiado por personal del Servicio Penitenciario, Juan Carlos Lepez, padre de Jonathan, también acusado por el mencionado hecho. 

El artículo 398 del Código Procesal Penal de la provincia establece que previo a decidir si acepta o no el juicio abreviado, “el juez o Tribunal interviniente tomará contacto de visu (con los propios ojos) con el imputado y lo impondrá de las consecuencias de la vía adoptada”.

Uno de los efectos del acuerdo mencionado, es que los imputados -así le fue indicado ayer a Jonathan Lepez- renuncian al derecho de tener un juicio por jurados.

Próximos pasos 
Una vez que se realice la segunda audiencia, fijada para hoy, la doctora Vidal tendrá un plazo de cinco días, para aceptar o negar que la causa se dirima en un juicio abreviado. Según el Código Procesal, puede desestimar el acuerdo “únicamente en caso de demostrarse que la voluntad del imputado se hallaba viciada al momento de su aceptación o cuando hay discrepancia insalvable con la calificación legal aplicada en el acuerdo, respetando el principio de congruencia. Dicha resolución será inimpugnable”. 

Si avala la propuesta de las partes, tendrá luego otros cinco días para dictar sentencia. En caso de prosperar, en un plazo breve quedará definida la situación judicial de los imputados. No podrá imponer una pena superior a la solicitada por el fiscal o modificar el modo de ejecución acordado entre las partes en perjuicio del imputado. También podrá establecer la absolución, cuando así correspondiera. 

El hecho 
La muerte de César Jara, un recolector de residuos a quien sus conocidos llamaban “Chupa”, ocurrió el 13 de junio de 2017 en la intersección de la avenida Leandro N. Alem y Pueyrredón, cerca de la casa de la familia Lepez. 

Trascendió por entonces que acudió al lugar para exigir la devolución de un perro raza Pitbull de su propiedad, que presuntamente Lepez habría tomado como parte de pago de una deuda. 

Familiares de los acusados se acercaron ayer a nuestra redacción, aseguraron que no conocían a Jara y que el perro “se agregó” el día anterior. La víctima recibió al menos una puñalada certera y quedó tirado en la calle. 

Jonathan Lepez fue detenido esa misma noche, mientras que su padre quedó en similar condición en abril, hace poco más de un mes. “Acudieron dos policías de la DDI a la casa, para decir que tenía que firmar una notificación y lo traían de vuelta. Más tarde, avisaron que quedaba detenido para que no se fugue”, señalaron familiares, tras negar que haya sido sorprendido en la calle cuando se produjo la detención. 

Sobre ambos la acusación en la causa es por “homicidio”, si bien no se supo la carátula y pena que las partes proponen a la jueza Vidal en el requerimiento de llevar adelante un juicio abreviado.