La Ciudad

Afirman que lo quieren mover

Garrido: “El municipio no cumplió su compromiso de licitar el Martín Reta”

14|01|19 10:02 hs.

En el marco de una entrevista donde realizó un análisis sobre la marcha de la temporada en playas del distrito, el concejal de Unidad Ciudadana/PJ, Martín Garrido, cuestionó que el gobierno municipal no haya cumplido con el compromiso de licitar, antes de fin de año, el camping municipal Martín Reta. “Está pendiente que salga a licitación el camping que era un compromiso que había asumido el municipio. Por eso nosotros acompañamos el pedido de prórroga para los actuales concesionarios, porque se había comprometido a sacar la licitación del camping a fines de diciembre, antes que finalice el 2018”, recordó. 


En este sentido expresó que “todavía la licitación no se sacó y hay gente muy preocupada en Reta. Hemos estado hablando con algunos particulares porque además el delegado (Oscar Toledo) ha comentado que todavía sigue firme la idea de moverlo a otro lugar”. 

El legislador municipal del interbloque peronista dijo además que “hay gente que está interesada en presentar proyectos a licitación, y nosotros con responsabilidad habíamos votado una prórroga pedida por el municipio para que Reta no se quede sin camping durante este verano, y el Ejecutivo no cumplió aún con el compromiso de sacar esa la licitación”, remarcó.

“Menos gente” 
En una entrevista que concedió a este diario y después de haber pasado por Reta y Claromecó, consideró que “hay muchísima menos gente en comparación con otros años, es lo primero que uno ve cuando recorre nuestras playas”. El concejal dijo que se esperaba una mayor afluencia, y también se mostró expectante con respecto a la segunda quincena.  


Martín Garrido, concejal de Unidad Ciudadana/PJ


“De manera irregular” 
Acerca de las ordenanzas de playa que no se cumplen, direccionó su primer crítica hacia Reta. “Llevamos varios días con un parador armado de manera irregular y donde el delegado no hace lo que tiene que hacer, y donde también uno siente que se ha pasado tanto encima de los funcionarios como del Concejo Deliberante”. 

En consecuencia resaltó que para armar un parador “se debe llamar a licitación y se debe autorizar”. Y en esta misma línea planteó “qué pasa si ahora otro parador no quiere pagar el canon, va a estar en todo su derecho, ¿qué va a hacer la Municipalidad si otro parador no quiere pagar?, como efectivamente no está pagando, como parador Pachamama”, se preguntó.

De todas maneras aclaró que sus críticas no son hacia el responsable del falso parador sino por el fracaso en el control de las autoridades, porque cree que resulta “necesario tener algún tipo de parador en esa zona de la albufera, pero en igualdad de condiciones”.    

“Bastante ordenada” 
En cuanto a Claromecó, contó que encontró una localidad “bastante ordenada”. Explicó que permaneció en la localidad durante el temporal, y que el delegado dio respuestas sobre un reclamo para la colocación de bombas en puntos críticos. “Puntualmente en la zona de la 27 y 40, y la colocación en 29 y 40 funcionó. Hubo calles anegadas pero no en la magnitud de otros años”, dijo. 

Sobre Carlos Avila, Garrido señaló que “siempre lo hemos apoyado, más allá de no aprobar el presupuesto por los famosos 12 millones de pesos que se gastan en la burocracia del ente descentralizado”. 

Según el concejal del interbloque del PJ, “le ha encontrado la vuelta, los paradores están funcionando bien, aunque siempre reclamamos por el trato preferencial que se ha tenido básicamente con Borneo, que también entendemos que no está en igualdad de condiciones que el resto porque ha tenido prórrogas ‘de palabra’ y algunas instalaciones que no correspondían. Pero entendemos que se prioriza que los paradores estén funcionando”, manifestó. 

Inspector de playa 
Otro aspecto sobre el que expresó su preocupación es por el inspector de playa, en Claromecó. “No es por la labor que está cumpliendo porque lo hemos visto y lo hace, pero hay gente que lamentablemente no la entiende. Ha sufrido maltrato en algunos casos, y como decimos siempre hay quienes buscan acomodarse las normas según su conveniencia”. 

Es por eso que resaltó que “uno incurre en una falta cuando pasa un semáforo en rojo, cuando baja un perro en la playa, cuando tiene mesa y silla donde no las puede tener, como Pachamama”. 

Afirmó Garrido en consecuencia que “no hay que poner excusas de ninguna manera, ni porque había mucha gente y entonces no se pudieron desarmar las sillas -en alusión al falso parador de Reta- ni porque no tenía dónde dejar el perrito lo tuve que bajar a la playa”. 

Nocturnidad 
Después de considerar que la nocturnidad de las costas tresarroyenses necesita de una mayor oferta y de haber visto con buenos ojos la experiencia de la Cacho Fest, también dijo que es necesaria una regulación para las actividades que se organizan desde el sector privado, sobre todo para un mejor control de las previas. 

Garrido también se expresó conforme con la marcha de la venta ambulante, actividad que cuenta con una ordenanza desde este verano, aunque reconoció no saber si la inscripción funcionó con normalidad. 

Cuatriciclos 
Finalmente sobre la falta de una ordenanza para el uso de cuatriciclos, actividad para la cual la Provincia reforzó una ley para acotar su utilidad, respondió que “era difícil poder normar algo con la temporada iniciada, y si esto se hubiera dado a principios de diciembre, deberíamos haber avanzado. Pero no estaba el proyecto hecho por el Ejecutivo”. 

Al respecto concluyó con que pudo hablar “con gente que ha elegido Claromecó por sobre otros distritos porque justamente no tiene regulado el uso de cuatriciclos. Entonces uno se pone en el lugar de una persona que tal vez alquiló una quincena en enero porque va a poder usar el cuatriciclo, y si nosotros el 10 de enero le cambiábamos las reglas, me parece que no era conveniente”.