116 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 5°
Despejado

Opinión

Por María Ramona Maciel

Fomentar la cultura del trabajo

13|01|19 11:43 hs.

Hace unos días me vi gratamente sorprendida al recibir a un chico de nuestra ciudad que ya está en edad de votar (según la ley), pero no de trabajar, de acuerdo a lo que pregonaban en administraciones anteriores. 


Recuerdo las advertencias por el “trabajo infantil” de vender diarios; se consideraba “explotación infantil “y estaba prohibido bajo amenaza de hacerme una causa penal, multas, en fin, miles de problemas y dolores de cabeza, aparte de los que ya tenemos. 

Decidimos suspender todos los canillitas menores de edad y por ese motivo se terminaron los chicos que vendían cada verano en Claromecó para ganarse unos pesos, que ayudaban en el inicio escolar o para sus gastos, sin ocasionar otra erogación a la economía familiar. 

Esta vez, charlé con un muchacho de 16 años que se acercó al diario. Me dijo que si no hacía algo productivo para ayudar a sus padres, se quedaba en la casa todo el día viendo televisión. Le pregunté si estaba emancipado (podría ocurrir), me dijo que le explicara que significaba porque no entendía. 

Luego de la explicación, miré alrededor y los empleados que escuchaban la charla me miraban como diciendo: ¡vale la pena darle la oportunidad! Le dije que a mí me comprometía por su edad, pero que me trajera una autorización de sus padres y el reparto era suyo. 

Tal fue su entusiasmo, que al día siguiente la autorización firmada llegó a mis manos. Así que, a pesar de sentirme en falta a medias, porque ahora, aprendí que a los 16 años es la edad mínima para admitirlo para hacer un trabajo, siento la esperanza de que haya chicos que en vez de esperar un plan o un subsidio, madruguen, quieran hacer algo productivo y llevar unos pesitos a casa.

¿Está mal fomentar la cultura del trabajo? Es la única manera que tenemos de levantar a este país: más gente que trabaje y menos que vivan del Estado. Ojalá este ejemplo de hijo que quiere colaborar en la casa y padres que le dan su apoyo, sirva para que muchos quieran hacer lo mismo. 

Por María Ramona Maciel 

María Ramona Maciel, directora de LA VOZ DEL PUEBLO