116 años junto a cada tresarroyense

ST 17. 8°
Nubes dispersas

La Ciudad

POR LA INTENDENCIA MUNICIPAL

Empiezan a surgir posibles candidatos

11|01|19 09:37 hs.

 De un total de 39.108 votos (94,73 % positivos) de las 51.815 personas habilitadas en el padrón de la selecciones de octubre de 2017, el 36,97 % eligió a Alianza Cambiemos Buenos Aires que con estos resultados incorporó al Concejo Deliberante 3 concejales y los 3 consejeros escolares. 


El 22,29% optó por la Alianza 1 País y con estos resultados accedieron 2 concejales por este espacio político. En tercer lugar quedó el Movimiento Vecinal con el 18,60 % de los votos y en cuarto Unidad Ciudadana con el 16,85 %. 

 Los números desvelan a todos los políticos de éstos y otros espacios, que lograron porcentajes menores a los mencionados. 

 Tanto los que quieren mantener o sumar unos puntos más a los que sacaron hace dos años, como los que no están dispuestos a tener lugares con pocas expectativas. 

Las elecciones de este año pueden ser un momento de inflexión, porque si los números de la última elección se mantuvieran, el sillón de Camet cambiaría de color. Aunque cada comicio es distinto, sobre todo teniendo en cuenta que se van a elegir en esta oportunidad cargos ejecutivos; es otra decisión, con un contexto además que siempre se modifica en dos años. Factores que incidirán en el resultado final. 

 En concordancia con la provincia de Buenos Aires, la carrera por lograr la aceptación del electorado ya comenzó. Sin embargo, cualquier líder o posible candidato que sea consultado en este momento diría que “es muy temprano para definir candidaturas”. 

En nuestro territorio -por ahora- sólo Donato Callá y en alguna oportunidad del año pasado, Matías Fhurer, lanzaron abiertamente su carrera por la intendencia municipal. 

Mientras que seis candidatos se postulan para la gobernación bonaerense, una Comisión Bicameral –de la que forma parte Laura Aprile- comenzó a analizar la posibilidad de desdoblar las elecciones en nuestra provincia de las presidenciales. 

El verano y los meses que siguen -por lo menos hasta marzo- estarán signados por encuestas y mediciones de posibles candidatos. 

Todos los espacios políticos pondrán mucho en juego en nuestra ciudad, aunque sin dudas el que más tiene para perder y defender es el oficialismo, que puede llevar por última vez como candidato al actual jefe comunal Carlos Sánchez (la reforma votada en la Legislatura provincial así lo determina). 

Si bien se conocen los primeros resultados de algunas encuestas que encargaron los dirigentes de varios partidos, nada está definido y como siempre la última palabra la tendrá el ciudadano. 

Los “candidateables” 
En el contexto descripto, con los números sobre la mesa las fichas empezaron a moverse desde el año pasado. 

En el Movimiento Vecinal la disyuntiva vuelve a ser Sánchez sí o Sánchez no. Aunque no lo admiten abiertamente, varios funcionarios y miembros del vecinalismo activos reconocen dos líneas bien marcadas dentro del espacio político. Tanto es así que un grupo formado por Werner Nickel, Pablo Abraham, Guillermo Salim, Santiago Orfanó, Luis Aramberri mantuvieron algunas reuniones privadas cuyas conclusiones compartieron con el intendente municipal. Entre los datos que trascendieron, el más importante es que los “jóvenes, la renovación” como se autoproclaman le pidieron a Sánchez conformar listas y equipos de gestión en los que no aparecieran por lo menos algunos de los actuales integrantes del Ejecutivo, entre ellos, el jefe de Gabinete y mano derecha del jefe de la comuna, Hugo Fernández. 

En Cambiemos, el último período en el Concejo es fluctuante en cuanto a participación activa en los intereses de los ciudadanos, con logros y aspectos pendientes en el bloque de concejales, que se fortaleció en número con el triunfo de 2017. En la Legislatura, Rosío Antinori logró posicionarse con las energías renovables, mientras que Laura Aprile recibió una muestra de confianza de la gobernadora María Eugenia Vidal con su designación en la Comisión Bicamercal. 

La mencionada diputada, que fue asignada por los cuadros provinciales, ya participó de varios encuentros para futuros candidatos a intendentes del espacio político al que pertenece, aunque cuando la consultan expresa que “cualquiera puede ser”. Por ahora y, según encuestas y números que maneja Cambiemos superaría el 25% de intención de voto como candidata a jefe comunal. 

Para el Frente Renovador-1 País el año pasado fue dispar, sufrió la baja del concejal Matías Fhurer que rompió inmediatamente finalizada la elección pasada con el líder del espacio, Pablo Garate, y conformó a mitad de 2018 un unibloque más cercano al vecinalismo que al interbloque peronista. 

En este espacio, los mejores números de apoyo son para el diputado provincial Pablo Garate y el concejal Julio “Pity” Federico, cara local visible del segundo lugar obtenido en 2017. 

Unidad Ciudadana tendrá su segunda experiencia electoral. Desde el Concejo, posee su lugar para exponer iniciativas, dentro de un trabajo más amplio del interbloque peronista. Para potenciar las chances, como ocurre con otros sectores vinculados al justicialismo, generar listas en común es un aspecto central. 

 Uno de los candidatos a concejales podría ser el actual edil Martín Garrido, que finaliza su mandato en diciembre. También desde el peronismo, estaría en carrera Mercedes Moreno. 

Últimamente el PJ local, presidido por Adriana Guerrero, mantuvo reuniones con miembros de La Cámpora como Guillermo Leguizamón y con el extrapartidario Alberto Ismael (a quien se lo vio colaborando en la entrega de insumos y elementos de ayuda para las familias damnificadas por el temporal). 

Pareciera que el candidato a intendente peronista podría salir de las PASO o de una interna partidaria –esta última opción si se adelantara la fecha de las elecciones- o se alinearían detrás de Garate-Federico o de Cuto Moreno y a quien él designe. 

La unidad y la generación de “una alternativa amplia” se plantea hacia adentro como el gran desafío, para contar con buenas posibilidades de aspirar a conducir el municipio. Al menos parte de los dirigentes, como ha sido señalado también a nivel nacional y provincial, entienden que con el PJ solo no alcanza. 

Por su parte, el Frente de Izquierda tuvo un desempeño ascendente desde su formación, aunque con un techo –al menos hasta ahora- que lo ubica lejos del ingreso al Concejo Deliberante.  

---0---

Las estadísticas en elecciones ejecutivas 

 En el año 2003, el Movimiento Vecinal obtuvo en la elección para intendente 12.086 votos, el 39,87%, guarismo que mostró la voluntad popular para que Carlos Sánchez dirigiera el destino de Tres Arroyos, reemplazando a Carlos Aprile del mismo partido. En esa oportunidad los votos positivos fueron 30.310, el 93.45% de los electores. 

En 2007, el actual intendente renovó su cargo con el 56,53% de los sufragios, que representaron a los 18.251 personas que volvieron a decir sí al Movimiento Vecinal. Hubo 32.284 votos positivos, el 91,11% del padrón. 

En 2011 el partido oficialista postuló por tercera vez a Carlos Sánchez, que obtuvo 17.670 votos, el 49,99%. Se registraron 35.350 votos positivos, el 93,14% de participación de los ciudadanos. 

 En el año 2015, en las urnas el acompañamiento mayoritario dio lugar al cuarto mandato del jefe comunal con 16.038 votos, el 43,09%. En este caso, los sufragios totales positivos fueron 37.222, el 93,12%. 

Los porcentuales más elevados del MV fueron obtenidos en 2007 y 2011. Los datos mencionados son de las elecciones generales y no de las PASO, que se comenzaron a implementar en 2013. 

---0---

Comicios legislativos 

En la primera prueba que enfrentó Sánchez para convalidar su gestión, obtuvo en 2005 la cantidad de 12.218 votos, el 42,73%, mejorando los guarismos que lo consagraron intendente. Los votos positivos fueron 28.595, el 86,09% del padrón. 

Las elecciones 2009 reafirmaron la supremacía vecinalista con 13.332 votos, el 41,82%. Hubo 31.880 sufragios positivos, el 90,67% del total habilitado para votar. 

En 2013 los resultados fueron contundentes respecto a sus contrincantes, con 14.562 votantes, el 40,1%. Ese año concurrieron a las urnas 36.311 personas, el 93,87% de quienes estaban habilitadas para participar. 

 Finalmente, el escrutinio legislativo del 2017 arrojó para el Movimiento Vecinal un resultado de 6891 votantes, el 18.6%. Votaron 37.048 tresarroyenses, el 94,73% del padrón. El oficialismo se ubicó tercero y perdió la mayoría que tenía en el Concejo Deliberante desde el año 2007. 

 Se trató de una caída muy dura, quizás la mayor desde que gobierna el municipio. Es cierto que también perdió en 2001, pero en un contexto de “voto-bronca” por una crisis nacional muy profunda que impactó en los resultados de todo el país. El resto de los espacios políticos intentarán convencer al electorado que en 2017 no acompañó al MV, cuyo desafío primordial y evidente es buscar recuperar el terreno perdido.