116 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 5°
Despejado

Opinión

economía

Tiempos complejos

23|09|18 15:57 hs.

Por Martina Lasaga (*)


Es sabido que en la actualidad no estamos viviendo tiempos muy alentadores en materia económica. Lo cierto es que ante situaciones de alerta en diferentes variables uno debe apaciguarse, mantener la mente fría y tomar las decisiones correctas que luego nos dejarán en una mejor posición para cuando el ciclo económico se recupere. 

Muchas veces, ante escenarios de inestabilidad económica, la sociedad comienza a desesperar. En entornos caóticos la toma de decisiones tiende a tener mucho de componente emocional y poco de racionalidad… una suma de factores que rara vez en la historia argentina terminó ayudando a nuestro bolsillo. 

En un contexto donde reina la incertidumbre hay que intentar ser cautos y prepararnos para lo que se viene. En este sentido, lo primordial es tomar una posición estratégica y armar un plan integral que cubra el flujo real y financiero; que apunte no sólo a objetivos de corto plazo, sino que también tenga en cuenta horizontes de mediano y largo plazo. Esto significa ser previsores: por un lado, usar nuestra liquidez para cubrirnos tanto en materia inflacionaria como también realizar las coberturas devaluatorias pertinentes. Es decir, proteger nuestro capital ante un entorno que afecta las decisiones de ahorro-inversión. 

La clave en este tipo de escenario es diversificar nuestro capital desmitificando nuestras inversiones en dólares. No todas las opciones nos darán el resultado esperado, pero en este tipo de entorno estar posicionado en un único activo es jugar una carta a todo o nada con el ahorro de toda nuestra vida. En realidad debemos aprovechar los comportamientos del mercado para lograr resultados que a futuro sean alentadores. 

La clave hoy de cara al incremento del dólar está en movernos hacia inversiones en activos inherentes a cada sector y apalancarnos en pesos. Lograr un crecimiento sostenido camino a la sustentabilidad es nuestro mayor desafío. 

(*) La autora es licenciada en Economía. 
Asesora de la Cámara Económica de Tres Arroyos