116 años junto a cada tresarroyense

ST 30. 8°
Despejado

Policiales

La víctima tenía 32 años

Imputan al cirujano de una trágica “lipo”

21|08|18 11:54 hs.

BUENOS AIRES.- Romina Candia Flores, de 32 años, se sometió a fines del año pasado a una liposucción en una clínica de Belgrano. Tras la intervención la joven mamá de tres hijos, quedó internada en grave estado y un mes más tarde finalmente falleció. Su familia denunció mala praxis y el cirujano que realizó la operación fue imputado por homicidio culposo. Fueron las ganas de Romina de recuperar la figura que había perdido tras el nacimiento de sus tres hijos, lo que motivó la operación. 


Durante meses se sometió a una dieta estricta, bajó ocho kilos y cumplió con todos los requerimientos médicos que le exigieron para realizarse la intervención. Tras mucho esfuerzo y privaciones, logró ahorrar finalmente los 50 mil pesos que costó la cirugía. Pero el día de la operación nada salió de acuerdo a lo planeado. 

Las dos horas que debía durar la intervención se extendieron a ocho y Romina terminó sufriendo un shock hemorrágico. Romina abandonó inconsciente el quirófano y ya no volvió a reaccionar. A partir de su estado fue trasladada al Hospital Güemes y 32 días más tarde, el 16 de diciembre de 2017, murió. 

Según la familia la Clínica Matienzo, donde realizaron la intervención, no estaba habilitada para esta clase de cirugías. Para la Justicia hubo mala praxis por parte de Armando Donati, el cirujano, ahora imputado por homicidio culposo. El médico próximamente será citado para una indagatoria, al igual que el anestesiólogo y el director de la Clínica Matienzo. 

Tras declaraciones de Donati a la prensa asegurando que Romina abandonó la clínica sin riesgo de vida y de apuntar en sus dichos al Hospital Güemes, Jésica Candia, hermana de la mujer de 32 años fallecida, respondió con un mensaje en redes sociales, donde aseguró tener pruebas de su acusación y subrayó sus sospechas sobre el cirujano Donati. (INFOBAE).