116 años junto a cada tresarroyense

ST 16. 1°
Escasa nubosidad

Sociales

La visita del Ballet de la Costa

Un encuentro que no sólo fue danza

20|08|18 11:53 hs.

Esto del fin de semana pasado superó todo lo esperado por la gente de El Caldén. Es que se cumplen diez años de su creación -el 12 de diciembre- y coincidiendo con esto los 20 años del Ballet Internacional de la Costa. 


Es por ello que luego del evento que tuvo como protagonistas a ambos elencos, Héctor Somovilla estuvo contando en LA VOZ DEL PUEBLO aspectos y vivencias del mismo. 


Foto Germán Russi


Ya que no sólo se trataba del encuentro con la puesta en escena de “Por+Danza”, el espectáculo del Ballet de La Costa, sino que además de esto hubo un encuentro entre ambos elencos con una jornada de formación que se llevó a cabo el pasado domingo “a las 14.30, en el SUM del Club Español, que duró hasta las 16. Que fue una jornada donde se vio biodanza -una hora- y después tango. Pero en realidad fue muy positivo porque la clase de biodanza estaba dirigida a bailarines de todas las edades. Lo que nos permitió incorporar gente del ballet de adultos mayores y gente de español, también de adultos mayores. No sólo la típica clase de danzas para el bailarín activo sino que esto es muy interesante. Tiene que ver con el reconocimiento del cuerpo, la energía, con danzas circulares. La biodanza tiene que ver mucho por ese lado. Nosotros no estábamos muy acostumbrados a esto”. 


Video gentileza de Charlas de Café, programa emitido por la señal Somos Tres Arroyos


Esto fue dado por uno de los coreógrafos del Ballet de La Costa. Ya que este cuerpo además de tener integrantes bailarines ellos tienen cátedras a cargo: unos responsables de ritmos latinos, otros de danza tango, otros de folclore, otros de malambo, otros de contemporáneo. 

“Cada uno, aparte de ser un bailarín, tiene una especialización a cargo. Uno de ellos hizo esto de biodanza y luego la parte de tango. Esto fue muy bueno porque con la excusa del danza tango lo que ellos trabajaron fue romper un poco la estructura del compás, bailar el silencio, o contar de otra manera. Fue una clase especial porque estaba gente de español, de flamenco, de folclore, profesores de danza que nada tienen que ver con folclore, que están dando clases en escuelas de artística de la ciudad y se trabajó de una manera que sirvió para todas las disciplinas”.


Foto Germán Russi


El espectáculo “Por+Danza” 
En cuanto al saldo que queda de las dos noches del espectáculo “Por+Danza” que no sólo tuvo como protagonista al Ballet de la Costa sino que El Caldén tuvo dos cuadros a su cargo, “superó todas las expectativas –señala Héctor-. Pues como todo espectáculo y como toda obra de arte genera en la gente opiniones a favor y en contra de lo que vieron. Pero es el hecho artístico. Entonces tuvimos una parte del sainete folclórico y el sainete tango que la gente realmente quedó deslumbrada. Primero porque nosotros no estamos acostumbrados al formato sainete en la danza. Sí lo estábamos antiguamente en teatro, el grotesco, el humor. Pero esto llevado a la danza, sin diálogo, con escenas corporales es distinto. Ahí se pudo hacer escenas grotescas y cómicas pero en ese grotesco había una técnica de danza… Las seis parejas cuando bailaban deslumbraban, una ropa increíble. En un momento en el sainete tango la protagonista era una embarazada y su esposo la hace bailar al punto que cuando deja de bailar se mira la panza como diciendo ‘todavía la tengo’ y la gente se descostillaba de risa". 


Foto Germán Russi


"Fue magnífica la primera parte, la parte del sainete impactó, muy buena la puesta de luces, los arreglos y la segunda parte fue mucho más moderna, mucho más transgresora. Para mí fue la mejor, porque por ejemplo representaron el Himno Nacional Argentino con lenguaje de señas y con una coreografía más de rock y el mensaje en el espectador fue recibido de distintas maneras. Algunos interpretaron emocionados que finalmente el himno nunca lo escuchamos, que lo tenemos tan internalizado que con el lenguaje de señas bastaba ver los gestos y saber su traducción". 

"Otros interpretaron que llevar el himno al rock era una falta de respeto al himno y otros tenían ganas de ponerse de pie con la mano en el corazón mientras se bailaba. Cuando escuchás los comentarios en la gente pasa esto. Y después tuvimos una parte del cuarteto cordobés como música argentina, pero con pasos de tango y milonga. Entonces escuchábamos a los cuarteteros actuales, Ulises Bueno, con una coreografía de tango increíble, un vestuario alucinante, todo flúor. Muy positivo el espectáculo”.  


Foto Germán Russi


Dos días a pleno 
Esto de “Por+Danza” se repitió los dos días exactamente en el mismo forma, lo que al ballet local le permitió no sólo recibir al de La Costa sino que además esto era riesgoso desde el punto de vista económico. Algo que realmente colmó las expectativas ya que “a nosotros nos quedó una pequeña ganancia que se compartió con el Ballet de La Costa, algo que nos pareció de parte de ellos más que positivo porque ambos celebrábamos. Si bien el teatro tiene capacidad para hacer una sola función en la que lo hubiéramos llenado, el objetivo era otro: el compartir una cena, la que fue realizada por la gente del ballet de adultos de El Caldén, el sábado a la noche, después de la gala. Algo que llevó a bailar luego de la cena de manera informal y ahí surgió lo de hacer la clase de biodanza y tango al otro día". 


Foto Germán Russi


"El sentido de la llegada del Ballet de La Costa era éste, hacer el intercambio cultural que involucró a la parte bailarines, a la parte producción y de dirección. Porque pudimos mantener mientras se desarrollaban los talleres de bailarines, quienes estamos en la parte que no se ve del espectáculo, reuniones con el director del Ballet de La Costa y charlar sobre puestas en común, futuros espectáculos. Un montón de inquietudes que teníamos sobre esto que ellos resuelven muy rápido, como el cambio de ropa, algo tan simple pero difícil a la vez. Más allá de lo del espectáculo, esto sirvió mucho".

Experiencias 
Y además de esto, el haber podido capitalizar experiencias que tiene el Ballet de La Costa. Algo que se refleja en el aprendizaje, que el artista va más allá del baile. Va en la previa, cómo me preparo, cómo me maquillo, cómo preparo mi vestuario para el cambio de ropa entre uno y otro baile.


Video gentileza de Charlas de Café, programa emitido por la señal Somos Tres Arroyos


“Toda una previa que se empieza a disfrutar porque después el hecho artístico pasa muy rápido. Eso es lo que aprendimos a disfrutar. También el poder intercambiar ideas, porque estoy viendo cómo poder llevar a la danza la historia de la Pampa Rosa y nunca encontraba el canal y cómo resolverlo. Osvaldo me hizo pensar en hacerlo como un hecho actual. Insertando en esta historia de Rosa Messé muchas de las cosas que hoy se reflejan, no sólo contar la historia de una mujer india, la última araucana en nuestra zona, es algo más. Pero contarlo con algo actual, hablar del aborto, hablar de la vida, hablar del derecho a la identidad. Temas que hoy por hoy están muy candentes en la sociedad”, dice Héctor Somovilla en el final. 

El Caldén y su puesta
Vale también la parte de reflexión sobre la participación de El Caldén en el show por sus diez años, juntándose con un ballet de este tipo con veinte años de trayectoria y otra experiencia. Héctor Somovilla se refiere a esto diciendo que “la participación de El Caldén fue marcada con dos cuadros de estilo. Uno homenaje a Los Chalchaleros y otro, uno salteño, que fue muy aplaudido y muy valorado por la gente del ballet de La Costa. 


Foto Germán Russi


Martín Rodríguez Blanco se destaca por un muy buen vestuario también, presentó uno muy bueno sobre el escenario, algo que el director del Ballet de La Costa lo hizo saber al público. Y presentó otro tipo de coreografía. Esto sirvió para demostrar que un ballet del interior de la provincia, con bailarines amateurs al lado de uno integrado por profesionales, a sueldo y que han viajado por el mundo, no han notado diferencia ni humanas, ni de técnica; sí de experiencia escénica. 

Fue muy positivo para El Caldén como ballet local darse cuenta que “trabajando como lo hacemos no estamos lejos de ellos”. Además de haberlo valorado ante el público su director, Osvaldo Uez. “A tal punto llega esto que nos han invitado a presentar allá un espectáculo nuestro. Para que La Costa vea lo que hacemos”, además de la nueva convocatoria para esto que queda de 2018 y 2019 de Martín Rodríguez Blanco como bailarín del elenco de ellos. 

“El vuelve a viajar hacia allá en pocos días para comenzar a armar sus coreos y está la posibilidad de poder incorporar nuevos bailarines de nuestra ciudad al elenco del ballet de La Costa”. Esto surge de la visión que se llevó Osvaldo Uez de algunos integrantes de El Caldén. Martín siempre ha basado su experiencia en la técnica de la danza clásica, algo que ha transmitido a sus alumnos y esto se ve más allá de la fuerza del folclore. 


Foto Germán Russi


Esto de llegar a los diez años se va a poder ver en la gala del 12 de diciembre en el Teatro Municipal con nuevas coreografías y varias de los diez años de trayectoria, con la presencia de bailarines y ex bailarines de El Caldén. “Va a ser un espectáculo muy emotivo, algo que vamos a llevar a salas de la región que ya se han contactado con nosotros: Laprida, Lobería, De la Garma, San Cayetano.

En Punta Alta tenemos comprometida una fecha en el Teatro de la Sociedad Española, y en Monte Hermoso en abril de 2019. Es impresionante como se va abriendo el abanico y las posibilidades de actuar”, señala, feliz del tiempo transcurrido junto a El Caldén, Héctor Somovilla.