Deportes

Entrevista con el ex DT de Las Leonas

La experiencia de Minadeo

16|08|18 11:14 hs.

El hockey sobre césped es una de las disciplinas que ha generado en la “Argentina deportiva” una de las mayores revoluciones de los últimos años. Las Leonas y todos sus logros, los Leones con la medalla olímpica de Río 2014, son las representaciones emblemáticas de este deporte, Y si bien hay muchas partes que han permitido este notable crecimiento, en la persona de Gabriel Minadeo hay una cuota importante de responsabilidad en todo este éxito. 


El entrenador ha sido una de las partes realmente importante en esta historia; y que Tres Arroyos lo haya tenido un día, brindando una clínica para los entrenadores de la Liga Regional y una jornada de campo para las chicas de estos lugares junto a las ex Leonas, Luchetti y D’Elía, marca el honor que tuvimos, el cual ojalá se traduzca en lo que él intento dejar: la mejor enseñanza. 

Tras la actividad en el campo de deportes de Huracán y luego de las fotos que se sacó junto a un importante número de chicas, a las cuales la “sonrisa no les entraba en la cara”, Minadeo aceptó, con la simpleza de un verdadero grande, charlar con LA VOZ DEL PUEBLO. 


Di Nardo y Minadeo se dirigieron a los entrenadores locales de hockey por la mañana


Y la primera reflexión o mensaje estuvo dirigida a esa felicidad que él compartió junto a las pequeñas. “La verdad que es así; yo disfruto mucho de la formación. Lo hago en mi club, lo hago donde me toca estar en cualquier momento. Yo soy un agradecido de haber llegado a Las Leonas pero creo que esa sólo fue una etapa; ahora pienso en devolverle al hockey todo lo que el hockey me dio. Eso se da a partir de estos encuentros; y tener la sonrisa de una chiquita o un chiquito cuando le sale una jugada o mete un gol, es lo que uno más disfruta. A mí esto me hace sentir muy bien, por ello mi predisposición para ir a distintos lugares a hacer capacitaciones porque, en definitiva, es lo que más me gusta”. 

Los entrenadores tienen un sentido natural para serlo, pero a ello le agregan estudio, capacitación y mucho trabajo. Después tratan de volcarlo en beneficio de sus dirigidos o del deporte; esto es algo que nunca pierden. “Yo creo que es así; es fundamental eso. Yo soy un agradecido de la vida por haber llegado donde llegué, entonces quiero devolver un poco de lo que a mí me han dado. Y eso es llevarlo a todos los lugares; nosotros tenemos la posibilidad de trasladar lo que aprendimos, y esto no quiere decir que tangamos la verdad de nada, sino que es dar lo que uno aprendió”. 

El tiempo en la cuestión de enseñanzas es fundamental, entonces la pregunta para Minadeo era saber con qué idea había llegado a Tres Arroyos para que en un solo día pudiera dejarle mucho a los chicos. Ante ello comentó: “Me pareció fundamental haber estado por la mañana con los entrenadores y decirles un poco lo que uno siente, lo que es el hockey moderno, lo que se está haciendo en Buenos Aires; muchas veces está el mito este que en Buenos Aires está el mejor hockey y no es así. Me quedo con lo de la mañana, aunque a lo de la tarde uno lo disfruta a pleno porque está con las chiquitas que sueñan ser Leonas, que admiran a Lucha (Aymar), y a ellas les decimos lo mismo: que Lucha es como ellas, que es normal, que empezó en un acancha de pasto como ésta; que se esforzó, se esmeró mucho para ser la mejor jugadora del mundo durante muchísimos años”.


Por la tarde, Luchetti y D’Elía se sumaron a la clínica en el Campo de Deportes de Huracán


- ¿Hubo algo que le llamó la atención o sorprendió de Tres Arroyos? 
- La verdad que sí, y fue cuando me dijeron que desde hace 3 o 4 años, que les puede parecer mucho tiempo pero no lo es, es que hoy ya tengan 1200 jugadoras, que hay varios clubes, que buscan la cancha sintética; creo que eso es lo fundamental y es lo que les va a permitir el gran despegue. 

Yo hablé de procesos y esos procesos son de 11-12 años; pero acá en Argentina cuesta mucho completarlos porque queremos resultados inmediatos, cuando hay que hablar de tiempos. Lo que sí me llevo es un gran entusiasmo de la gente, que se mostró abierta y deseosa de aprender y de las chicas que me demostraron su amor por el hockey.  

- ¿De cuestiones técnicas, ustedes pudieron aplicar algo en la jornada?
- Sí, por la mañana tratamos varias cosas. A la tarde les reflejamos que acá no hay secretos, lo que hacen ellas lo hacen en capital o con un seleccionado. Intentamos dejarles pasión, que tengan ganas y que con los sueños que ellas cobijan, Tres Arroyos pueda tener algún día una jugadora de selección. 

- La cancha sintética es un tema fundamental… 
- Creo que ese es el paso que tienen que dar. Porque pasa a ser otro deporte, no es lo mismo jugar en esas canchas que en una de pasto natural; la cancha sintética les dará un despegue increíble y ahí comprobarán que se acercará más gente. 

- Desde el año 2000 se puede decir que el despegue del hockey ha sido notable, que su crecimiento ha sido sólido y constante. ¿Pero, el hockey sigue creciendo, cómo se mantiene y prolonga ese crecimiento?
- Se sigue creciendo, sin dudas, en el 2000 se produjo la gran explosión, y hoy se juega en todo el país. Sí creo que ahora es el momento de crecer desde la dirigencia; entiendo que los jugadores y los entrenadores superaron a los dirigentes. Hubo cuestiones políticas en la Confederación que no le hicieron bien al hockey, me parece que tendríamos que volver a las raíces porque el potencial en Argentina es notable. Hay jugadores por todos lados, canchas por todos lados, y el crecimiento es incesante. 

- Los buenos resultados ayudan a los crecimientos, esto también ha sucedido en el hockey sobre césped… 
- Totalmente. Eso pasó en Argentina en el 2000, pasó con Lucha Aymar que dejó una huella para que todas las jugadoras soñaran en grande. Entonces, cada vez que hay un éxito se está ayudando al deporte.  

- En el último Mundial de Londres, Las Leonas perdieron en cuartos de final. Esto aparece como un resultado que no es bueno, ¿cuál es su análisis? 
- No es bueno, es cierto. Argentina es una potencia y tendría que estar entre los 4 mejores por el potencial y por la cantidad de jugadoras que hay. Creo que no hay excusas, hay que sentarse a analizar qué no se hizo bien. Hay tiempo de crecer y recuperarse, faltan dos años para los próximos Juegos Olímpicos y tendríamos que salir del lugar donde hoy lamentablemente estamos. Esperemos que esto nos sirva de lección y que Las Leonas vuelvan al lugar que tenían. 

- Para fin de año está el Mundial Masculino de la India. Argentina es campeón olímpica tras el furor causado en Río. ¿Cómo ve Minadeo este nuevo desafío…? 
- Los veo muy bien a los varones; les gustó el hecho de ganar y se hicieron mucho más profesionales. Siento que en el Mundial tienen muchas ganas y posibilidades de mantener el Nº 1 del ranking que ostentan. Ojalá se les dé; pero el hockey de caballeros siempre es muy difícil, extremadamente competitivo, Argentina cuenta con un gran equipo, ojalá lo puedan sostener. 

- Ese equipo dejó en Río el convencimiento o la certeza que con trabajo y esfuerzo se pueden alcanzar los grandes objetivos. No podemos olvidarnos que durante muchos años estuvieron a la sombra de Las Leonas, pero estuvieron fuertes y esperaron su momento… 
- Es así, siempre fueron atrás de Las Leonas y de sus éxitos. Pero los varones trabajaron mucho, siempre con un gran nivel. Yo vengo del hockey masculino, nací ahí, y puedo asegurar que con un trabajo silencioso y con gran capacidad llegaron donde llegaron. Obtuvieron algo que Las Leonas no pudieron, ser campeones olímpicos, entiendo que es lo más valioso que un deportista amateur puede conseguir y lo lograron. Es difícil repetir, no sé si alguna vez se volverá a dar, pero lo de Río fue increíble. Esto también hizo que se conociera el hockey de los varones y ese es otro logro.  

- ¿Cómo se sostiene este crecimiento? 
- Hay mucho para mejorar, como dije antes, los jugadores han superado a los dirigentes; nos falta bastante pero siempre se sigue intentando. Entiendo que es una cuestión de prueba y error; tras este Mundial de Las Leonas habrá que sacar alguna conclusión de lo que se hizo mal. A mí me parece que el cambio de entrenadores puede haber influido, a las jugadoras no les ha hecho bien. 

- El mayor logro en todo este proceso, más allá de esa medalla dorada, para ustedes debe ser que la sociedad reconozca a este deporte como una disciplina masiva, de su expansión, que haya canchas y equipos por todos lados… 
- Yo creo que sí. A mí me tocó estar en ese seleccionado donde nacieron Las Leonas y si uno mira para atrás no puede creer todo lo que se ha crecido. Antes era un deporte de bastante elite, hoy es un deporte que llega a todos los rincones del país, hasta es un deporte sociabilizador porque se juega en las villas, en las cárceles de mujeres; antes era exclusivo o para pocos, hoy se juega en cualquier lado. Y sí, creo que ese es el mayor logro, porque a veces hay que dejar las medallas de lado para pasar a ver cómo millones de niñas y niños pueden salir de la calle y acercarse a un deporte. Ese es un campeonato del Mundo ganado…  

- Recuerdo que en el Panamericano de Mar del Plata de 1995 mucha gente iba a ver el hockey femenino de Argentina porque “eran chicas lindas”, desconociendo sus capacidades como deportistas… 
- Es verdad, Argentina era una marca de belleza en el mundo porque las chicas nunca perdieron su feminidad; pero después la gente se dio cuenta que jugaban bien, que se entrenaban duro, que había mucho sacrificio bajo la lluvia, con frío, y por eso creo que se metieron en la gente. 

- ¿Minadeo, si tuviera que dejar un mensaje o recomendación para el hockey de Tres Arroyos, que diría? 
- Creo que tienen la gran base que es tener la cantidad de chicas. Me parece que tienen que hacer un gran esfuerzo, tienen que unirse y conseguir la cancha sintética. Ahí se les va a cambiar el deporte y van a ganar un lugar para que el deporte sea conocido. Muy cerquita de acá, como Monte Hermoso, Mar del Plata y Bahía Blanca, han sacado varias Leonas y quizás era impensable. Lo mismo puede suceder en Tres Arroyos; pero me parece que ese debe ser el puntapié inicial.