116 años junto a cada tresarroyense

ST 15. 0°
Despejado

Deportes

Esta noche, en el Juego de las Estrellas

Fjellerup, una estrella más

22|07|18 17:40 hs.

Desde hace 30 años el básquet argentino tiene un fin de semana diferente con el Juego de las Estrellas, que esta noche tendrá su 30° edición en el polideportivo Roberto Pando, de San Lorenzo, en el barrio porteño de Boedo. Con los mejores jugadores de la temporada elegidos por el público, más algunas figuras internacionales, se disputará hoy el partido central desde las 21. 


Tres Arroyos contará una vez más con representación, ya que el jugador de Bahía Basket Máximo Fjellerup jugará su segundo Juego de las Estrellas, siendo el primero el disputado el año pasado. El valor surgido en Argentino Junior estará en el equipo Negro, que también tendrá a Maximiliano Stanic (base), Eric Flor (escolta), Franco Giorgetti (alero), Nicolás Romano (ala-pivot) y Roberto Acuña (pivot), con Guillermo Narvarte como DT, y Nicolás Laprovittola, José Vildoza, Luca Vildoza, Lucio Redivo, Javier Saiz, y Héctor Martirena como alternativas. 

El team blanco contará con Nicolás De Los Santos (base), Paolo Quinteros (escolta), Adrián Boccia (alero), Gabriel Deck (ala-pivot) e Ignacio Alessio (pivot), entrenados por Sebastián González, y acompañados por Facundo Campazzo, Juan Pablo Cantero, Leonel Schattmann, Bruno Barovero, Pablo Espinoza, Walter Herrmann, y Martín Leiva. El partido no será lo único, ya que la fiesta se completará con concursos especiales. 

Estará el Torneo de Triples con la participación de los cuatro jugadores de la Liga Nacional 2017/18 con mejor ubicación en el rubro “porcentaje de triples”, y los que quedaron son Lucio Redivo (campeón 2017), Nicolás Ferreyra, Manuel Buendía, Maximiliano Stanic y Juan Fernández Chaves. 

En el Torneo de Volcadas dirán presente Eric Flor, Leonado Lema, Francisco Messa y Leandro Cerminato. Mientras que se hará también la Carrera de Habilidad con tres equipos. El Rojo con Nicolás De los Santos, Andrés Nocioni y Sofía Castillo; el Azul con Facundo Campazzo, Juan Gutiérrez y Florencia Martínez; y el Rosa con José Vildoza, Walter Hermann y Julieta Alé.

Fjellerup: “Me quedo” 
Con la competencia de clubes aún lejos, los equipos están armando sus planteles, y San Lorenzo es uno de los que sufrió bajas sensibles con las salidas de Gabriel Deck (firmó en Real Madrid) y Selem Safar (a Comunicaciones). Buscando reemplazo, el último campeón posó su mirada en Máximo Fjellerup, pero en una entrevista a la CABB el jugador indicó que continuará en Bahía Basket una temporada más. 

Explicando su decisión de seguir en el conjunto bahiense, el tresarroyense afirmó: “Me quedo. Creo que el equipo que se va a armar va a ser con muchos jóvenes. Ahora nos estamos entrenando con muchos de la Liga de Desarrollo. En el Súper 20 vamos a ser varios chicos, y estamos cambiando varias cosas pensando en lo que viene. Está pensando para que los más jóvenes saquemos el equipo adelante”. 

La intensión de San Lorenzo de sumarlo a su plantilla siempre es tentadora, y hasta pudo haber sido una sorpresa. “Sabía que con la salida de Gaby Deck buscaban ocupar esa posición de U23 de buena manera, sobre todo porque hay muchos equipos que se están armando con todo y ellos no se querían quedar atrás. Me sorprendió que me buscaran tanto. De hecho, Pepe me preguntó qué quería hacer. Nos juntamos y le dije que no, que esta temporada me iba a quedar acá, que me iba a quedar un año más en Bahía”, reconoció Fjellerup. 

La decisión del ex jugador de Argentino pasó por la parte deportiva, y explicó: “El protagonismo y responsabilidades que voy a tener en Bahía generan una presión que me gusta, que me hace estar todo el día al 100%, dando el ejemplo. En San Lorenzo lo tenés que hacer igual, pero si en un partido no tenés tu noche, sabés que tenés otros 10 jugadores que pueden jugar, es otra cosa. Yo acepté el desafío de quedarme en Bahía”. 

El nivel de Fjellerup es cada vez más alto, con presencia en la selección argentina y en los ojos de muchos equipos, lo que puede determinar que sea su último año en el país. “Siento que puede ser la última. Y quiero que sea el último año para después irme, si da la posibilidad. Tengo muchas ganas de que sea el último. Me gustaría ir por un montón de cosas, por ejemplo en la ACB los partidos son súper intensos, y si jugás 6 ó 7 minutos, tenés que hacerlo al máximo en cada pelota, algo que quizás en la Liga Nacional no pasa tanto. Ir al exterior te obliga a crecer como jugador, y ya estar allá te hace crecer. Llega un punto que tenés que dar ese paso porque si no tu juego se estanca y sigue siendo siempre el mismo”.